Irán arrasa a Alemania en India

jann-fiete-arp Alemania sub17 Marcadorint

Si de algo sirve una competición como la Copa del Mundo sub 17 es para presentarnos generaciones tan maravillosas como la que ha traído Irán a India y cortar con el prejuicio de que sólo en las ligas de más tradición y seguimiento salen grupos de futbolistas del más alto nivel, como haría Georgia en el Europeo sub 19 de Croacia o Venezuela en el pasado Mundial sub 20. Al fin y al cabo, la pasión por el fútbol es universal en todo el globo y a medida que se va ampliando la profesionalización de la detección y del desarrollo del talento, las posibilidades de producir cracks se equilibran por todo el territorio. El conjunto asiático arrasó a Alemania, semifinalista europea, como hacía tiempo que no lo hace nadie en ninguna categoría y selló con brillantez su billete a octavos de final. 

Iran 4 (Delfi 6′ 42′, Sayyad 49′, Namdari 75′)
Alemania 0

Iran U17 vs Germanu U17 - Football tactics and formations

La Mannschaft saltó al césped de Margao con la voluntad meridiana de establecer el dominio posicional que está habituado a ejercer en todas las categorías. Situó a sus centrales en la línea del centro del campo y los abrió, proyectó a sus laterales muy adelantados y colocó a casi todos sus futbolistas por delante de la línea de balón. Su organización ofensiva, sin embargo, nunca funcionó. Wück rotó a Aboubachaka y Kühn, quizá sus dos mejores centrocampistas, y los encargados de sustituirles nunca se acabaron de entender. Alemania se exponía muchísimo, pero no lograba someter a una Irán que tenía clarísimo cuál era su plan para hacer daño y lo siguió a rajatabla. Y vaya si funcionó.

Irán castigó con crueldad la lentitud de los centrales y la distancia que existía entre ellos con constantes balones largos a su voraz doble punta formada por Sayyad y Hassein-Zadeh, dos potentes atacantes con mucha capacidad de remate. Primero replegaba saliendo a morder al primer receptor, manteniendo a los peligrosísimos Arp y Yemoah a raya, y cuando lo recuperaba, sus dos exquisitos centrocampistas, Sharifi y el capitán Ghobeishavi, superaban la primera presión teutona y enseguida armaban el desplazamiento en largo entre zagueros en la búsqueda de su pareja delanteros. Y aquello fue una sangría.

Alemania no dejó de cometer errores en salida durante todo el partido e Irán no dejó de plantar a sus atacantes ante Plogmann. Tan cierto es que el conjunto germano presentó un juego muy deficitario como que su rival asiático mostró una excelente calidad individual a la hora de aprovecharlo. Sus dos extremos, tanto el diminuto y habilidoso Ghaderi como el más directo Delfi, acompañaban con su velocidad los contraataques y entre todos dejaron tocadísima a la selección alemana, que nunca pudo hacer pie en el partido y se limitó a aguantar como fuera el chaparrón. Al final fueron cuatro, como pudieron ser ocho o nueve, que supusieron la constatación de que esta selección iraní tiene mucho que decir en esta competición.

Foto de portada: MarcadorInt/Tomàs Martínez

Related posts

Deja un comentario

*