El penútimo paso de Venezuela

Soteldo Venezuela sub-20  Agencia de Noticias ANDES

Venezuela siempre ha sido la hermana pequeña de las diez selecciones sudamericanas. La Vinotinto es la única que nunca ha jugado un Mundial a nivel absoluto y, junto a Ecuador, es la única que no ha ganado nunca una Copa América. Ni siquiera ha podido disputar la final del torneo sudamericano. Sin embargo, las cosas están cambiando. En 2009 Venezuela se clasificó para su primera fase final de un torneo FIFA, cuando se metió en el Mundial sub-20 que se disputó en Egipto, y dos años más tarde se coló por primera vez entre las cuatro mejores de la Copa América. Este año Venezuela ha dado un paso más en su camino por participar en la fase final de un Mundial absoluto. Tras superar a Uruguay en una tanda de penaltis trepidante, Venezuela disfrutará de la oportunidad de ganar el Mundial sub-20 si derrota a Inglaterra. La demostración definitiva de que cuenta con una base de futbolistas capacitada para dar el salto a la absoluta y competir contra los mejores.

Uruguay 1 (De la Cruz 49′)
Venezuela 1 (Sosa 90′)

Venezuela vs Uruguay - Football tactics and formations

El relevo generacional será incluso más fácil porque al frente del equipo sub-20 está el entrenador de la selección absoluta, Rafael Dudamel, que ya dirigió al equipo en el Sudamericano de principios de año. Wuilker Fariñez, Yangel Herrera, Yeferson Soteldo o Adalberto Peñaranda han debutado con los mayores y pronto habrá más compañeros de generación que sigan su estela. Dudamel ha inculcado al equipo sub-20 una mentalidad ganadora y lo ha dotado de una identidad reconocible: es un bloque fiable en defensa, bien organizado y luego con descaro en el último tercio para intentar generar ocasiones de gol. No es perfecto, porque sufre cuando le presionan arriba o tapan a los futbolistas capaces de abastecer de balones a sus mejores atacantes y le falta contundencia en el área rival, pero aun así Venezuela se ha convertido en un equipo muy difícil de batir. En el Sudamericano sub-20 la Viontinto perdió solo dos encuentros (ante Brasil y Argentina) y el segundo ya llegó en la última jornada, cuando la Albiceleste necesitaba ganar para cumplir con su objetivo y los venezolanos ya habían conquistado la clasificación mundialista. En el Mundial nadie les ha ganado y solo han encajado dos goles.

Yangel Herrera, capitán de Venezuela sub-20. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Yangel Herrera, capitán de Venezuela sub-20, es uno de los que ha debutado con la absoluta. Foto: Agencia de Noticias ANDES

La semifinal contra Uruguay fue el choque en el que más dificultades se encontró Venezuela. La Vinotinto empezó con buen pie, presionando arriba y saltando al césped con personalidad para asentarse en campo rival y poner a prueba a Santiago Mele en un par de ocasiones, pero pronto Uruguay rebajó las revoluciones de un choque que acabó siendo muy canchero, con mucho juego subterráneo e interrupciones. Muchos golpes, muchas exageraciones, amonestaciones y parones largos que frenaron el ritmo de la semifinal. Poco a poco Uruguay llevó el partido a su terreno e insistió en atacar por la banda derecha, defendida por dos futbolistas poco habituados a jugar juntos a lo largo del torneo. Venezuela no pudo contar con los sancionados José Hernández (lateral izquierdo) y Williams Velásquez (central izquierdo), así que el central diestro Ferraresi jugó en el perfil zurdo de la zaga y el lateral Quero sufrió para contener las apariciones de José Luis Rodríguez, lateral derecho muy profundo en ataque. En esa zona se juntaron Nicolás de la Cruz y Schiappacasse, aunque al descanso seguía el 0-0 en el marcador.

Un penalti indicado con la ayuda del VAR (se vieron pocas repeticiones para valorarlo, aunque técnicamente quienes deciden cuentan con más imágenes de las que mostró la realización televisiva) nada más arrancar la segunda parte permitió a Nicolás de la Cruz adelantar a Uruguay, que bajó aún más el ritmo del choque con la ventaja en el marcador. Uruguay cedió la iniciativa y reculó, aunque supo tapar los principales focos de peligro de la Vinotinto. Canobbio trabajó a destajo en el carril central para minimizar el impacto de Yangel Herrera, y Lucena tampoco lució ante una selección charrúa que defendió bien en su campo. Uruguay permitió que Venezuela dispusiera de la posesión, pero apenas dejó que su contrincante moviese el esférico en las zonas de peligro.

Bentancur gana una disputa aérea. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Bentancur trabajó mucho en defensa. Foto: Agencia de Noticias ANDES

Rafael Dudamel quiso agitar el árbol dando entrada a Yeferson Soteldo, que empezó por el carril zurdo para juntarse por dentro con Peñaranda, y luego la introducción de Sosa en la derecha dotó a Venezuela de un poco más de chispa en ataque. Sin embargo, Uruguay se sentía cómoda mientras observaba el reloj y esperaba que corriera el tiempo ante una selección que parecía acusar la fatiga acumulada en las dos últimas eliminatorias, resueltas ante Japón y Estados Unidos en la prórroga. No obstante, Venezuela sacó fuerzas de donde no las había para provocar la tercera prórroga con un golazo de falta directa de Samuel Sosa. Ya en el minuto 90, Uruguay cometió una falta en la frontal del área y Peñaranda (diestro) colocó el balón con mimo e inició la carrera para disparar. Sin embargo, fue Sosa (zurdo) quien le pegó buscando el palo del portero, con potencia, y sorprendió a Santiago Mele por su palo.

El gol dotó a Venezuela de una energía extra que le permitió dominar los treinta minutos suplementarios. Ronald Hernández aún guardaba combustible en el depósito para recorrer la banda derecha y pisar línea de fondo, aunque le faltó precisión para que sus envíos supusieran un problema para la firme zaga charrúa, que apenas concedió ocasiones de gol. Tanto Bueno como sobre todo Rogel se mostraron particularmente contundentes en todas sus acciones defensivas, ayudados por el sacrificio de los abnegados Valverde y Bentancur, mucho más presentes en las tareas de destrucción que en las de creación. En la prórroga la mejor ocasión la desperdició Hurtado en el minuto 119, cuando se anticipó en el primer palo para rematar un centro de Sosa desde la derecha. Se topó con la madera.

La tanda de penaltis enfrentó a dos de los mejores porteros del campeonato. Santiago Mele, que venía de protagonizar una actuación épica frente a Portugal, no tuvo opción de detener alguno de los lanzamientos venezolanos. Solo falló Soteldo, que disparó al larguero. En cambio, en Venezuela brilló la figura de Wuilker Fariñez, que adivinó la dirección de cuatro de los cinco penaltis charrúas y detuvo los lanzamientos de Juan Luis Rodríguez y Nicolás de la Cruz para impulsar a Venezuela en la final del Mundial sub-20. Inglaterra será el último obstáculo.

Rafael Dudamel. Foto: Agencia de Noticias ANDES.
Rafael Dudamel es uno de los nombres propios del Mundial sub-20. Foto: Agencia de Noticias ANDES.
Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*