La generación de 1997 conquista el primer Mundial sub-20 de Inglaterra

Inglaterra sub19

La generación inglesa de 1997 ha plasmado en títulos todo el talento de un elenco de futbolistas excepcionales. Ya lo hizo en 2014 cuando alzó el Europeo sub-17, y ha repetido tres años más tarde en Corea del Sur, en un campeonato aún más relevante en el que no partían entre los favoritos pero del que se han acabado proclamando campeones. Lo han hecho varios jugadores distintos a los que integraron la primera plantilla en edad sub-17, pero con una columna vertebral que todavía perdura y que evidencia que sigue progresando, que esas jóvenes promesas están dispuestas a aprovechar cualquier oportunidad que se les presente para demostrar su calidad técnica. Con solo dos titulares con más de 300 minutos de Premier en sus piernas, Inglaterra fue capaz de derrotar a Venezuela en la final del Mundial sub-20 y conquistar su primer título de carácter planetario desde el hattrick de Geoff Hurst ante Alemania en 1966.

Futbolistas con más minutos en la Premier League (toda su carrera):

Lewis Cook (Bournemouth): 431 minutos

Sheyi Ojo (Liverpool): 397 minutos

Dominic Calvert-Lewin (Everton): 346 minutos

Adam Armstrong (Newcastle): 332 minutos

Ademola Lookman (Everton): 287 minutos

Inglaterra dominó a Venezuela con claridad en el primer tiempo, pero sufrió mucho más en el segundo para mantener la portería a cero. Sin embargo, la apuesta de Paul Simpson por controlar el choque mediante la posesión del esférico salió bien. Inglaterra quiso marcar el tempo del choque con largas fases de balón, aunque estas fueran en zonas poco peligrosas, para ir desgastando a un cuadro venezolano que había encadenado tres prórrogas. En Inglaterra, la única novedad fue el regreso del sancionado Josh Onomah, que acompañó a Lewis Cook en la medular y fue uno de los más destacados en el equipo europeo. El jugador del Tottenham pidió la pelota, se ofreció cerca de los centrales para iniciar el juego y distribuyó el balón con criterio. A menudo sobó el cuero más de la cuenta y daba algún que otro toque extra antes de soltar el esférico, pero aun así su exuberancia física y calidad técnica permitió a Inglaterra ganar metros. Con Onomah gestionando la base de la jugada, el equipo europeo contó con un futbolista capaz de ganar metros con conducción, regatear a la primera línea de presión y luego capacidad técnica para soltar el pase hacia Lookman o Dowell, que partían desde las bandas para participar por dentro.

Venezuela 0
Inglaterra 1 (Calvert Lewin 35′)

Inglaterra vs Venezuela - Football tactics and formations

El principal socio de Onomah fue Ademola Lookman, particularmente activo en la primera parte. El extremo del Everton es uno de los jugadores más desequilibrantes de la selección inglesa gracias a su cambio de ritmo y electricidad para eliminar a rivales como si de conos se tratase. Lookman apareció por dentro, alejándose de Ronald Hernández y adentrándose en el territorio custodiado por Yangel Herrera, que debía dividir su atención entre las apariciones del extremo inglés y las caídas de Solanke para recibir entre líneas. Por esa banda izquierda Inglaterra creó bastantes problemas al equipo Vinotinto, con dificultades para frenar las conducciones de Lookman y Walker-Peters al mismo tiempo que Calvert-Lewin alejaba a los centrales del doble pivote con constantes movimientos de ruptura y caídas a banda. El dinamismo de los atacantes ingleses hizo que Venezuela pareciera peor en el apartado defensivo que en las tres eliminatorias previas.

¿Se asentará Onomah en el Tottenham de Pochettino?
Onomah fue uno de los jugadores más destacados en la final. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Inglaterra logró asentarse en campo contrario con cierta facilidad y frecuencia, y luego en esa parcela logró robar a una altura considerable que imposibilitaba las opciones de Venezuela para salir al contragolpe. El primer tiempo fue complicado para el equipo dirigido por Rafael Dudamel, que casi nunca recuperaba la pelota en zonas peligrosas. Peña y Córdova no marcaron la diferencia ante los defensores ingleses, ante los que no pudieron imponer su físico, y la única vía de escape fue Adalberto Peñaranda. El jugador del Watford fue el futbolista de mayor protagonismo en el cuadro sudamericano, pero no aprovechó las pocas oportunidades en las que gozó de situaciones ventajosas para dirigir la contraofensiva venezolano. Peñaranda abusó de la jugada individual, buscó disparos desde posiciones imposibles o ralentizó demasiado las transiciones vinotinto al esperar mucho más de lo debido a la hora de soltar el esférico hacia el compañero que trazaba el desmarque.

En el apartado defensivo, Venezuela también se mostró menos expeditiva de lo que había acostumbrado a lo largo del Mundial sub-20. Los centrales sufrieron en las pugnas físicas con Solanke y Calvert-Lewin, que nunca rehuían el choque, y fue Fariñez quien dio un par de vidas a Venezuela con intervenciones importantes a lo largo del primer tiempo. Los dos delanteros europeos fallaron dos ocasiones claras en la media hora inicial, pero el atacante del Everton no perdonó ante el guardameta sudamericano en el minuto 35, cuando ganó un balón largo frente a Ferraresi y disparó en dos ocasiones ante la presencia de Fariñez. El venezolano detuvo el primer lanzamiento, pero no pudo evitar que el segundo acabara dentro de la portería. Al descanso, la Vinotinto perdía por 0-1 y solo se había acercado en dos faltas directas: una de Lucena en el minuto 23 que se topó con la madera a pesar de haberlo intentado casi desde el centro del campo y otra de Peñaranda que se marchó rozando el poste.

Soteldo Venezuela sub-20 Agencia de Noticias ANDES
Soteldo revolucionó la segunda parte. Foto: Agencia de Noticias ANDES

Sin embargo, Rafael Dudamel había reservado un as en la manga. A los pocos minutos del segundo tiempo, el técnico venezolano dio entrada a su futbolista de mayor talento, Yeferson Soteldo. La Vinotinto juntó a Peñaranda y a Soteldo en punta a cambio de sacrificar a Ronaldo Peña, que pasó a trabajar en la banda izquierda y vivió sus mejores minutos. La entrada del menudísimo mediapunta sudamericano renovó la cara de su equipo y revolucionó por completo la final. El choque se rompió, el ritmo aumentó e Inglaterra sufrió para contener a ese pequeño futbolista que no paraba de regatear adversarios. El primer balón que pasó por las botas de Soteldo se convirtió en un pase al espacio fantástico que dejó solo a Sergio Córdova frente a Woodman, que evitó el gol del empate con una salida rápida a los pies del delantero rival. Mientras Venezuela inclinaba el campo hacia la portería de Inglaterra, recuperando la pelota cada vez más arriba, Ronaldo Lucena y Yangel Herrera se encargaron de evitar que Inglaterra rematara la final al contragolpe. Sobre todo el primero, que firmó una final descomunal y se encargó de barrer todas las transiciones europeas e incluso permitir que su compañero en el doble pivote se asomara al balcón del área para presionar la pérdida pocos segundos después de que esta se produjese.

Soteldo se fue apagando con el paso de los minutos y su efecto efervescente se disipó como las burbujas de la gaseosa, pero Dudamel reforzó la frescura de su frente ofensivo con la introducción de Samuel Sosa, un extremo zurdo de buena calidad técnica y particularmente explosivo en el regate. Con Sosa, Venezuela recuperó la figura del regateador y siguió acosando el área inglesa hasta provocar un penalty, en una jugada en la que Clarke-Salter picó ante el amago de tiro de Peñaranda y arrolló al atacante venezolano. Sin embargo, Freddie Woodman paró el lanzamiento de Peñaranda desde los once metros y en el tiempo de descuento evitó que los sudamericanos forzaran la prórroga al volar para detener un despeje envenenado del propio Clarke-Salter.

Woodman Newcastle Inglaterra sub19 MarcadorInt
Woodman paró un penalty. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Venezuela hizo todo lo posible por provocar la prórroga en la última media hora de partido, pero Woodman sostuvo a los ingleses incluso cuando Tomori y Clarke-Salter se convirtieron en dos enemigos más, nerviosos ante el acoso sudamericano. Inglaterra supo gestionar bien el tiempo de descuento, a diferencia de lo acontecido en la final del Europeo sub-17 del pasado mes, con Onomah y Cook rutilantes en la destrucción y Calvert-Lewin y Solanke escondiendo la pelota en campo rival ante una selección venezolana exhausta tras el esfuerzo realizado en las últimas tres semanas. La historia recordará a la generación de 1997 como el equipo campeón, una hornada que acumula éxitos y que espera haberse ganado en este campeonato la oportunidad de disfrutar de más minutos en la élite en los próximos meses, pero Venezuela también ha ganado en experiencia competitiva al más alto nivel que será muy valiosa para una generación de futbolistas que deberá liderar al fútbol vinotinto en la próxima década. Faríñez, Ronald Hernández, Lucena, Herrera, Soteldo, Peñaranda y compañía ya han demostrado que están entre los mejores chicos de su edad tanto en Sudamérica como a nivel mundial.

Foto de portada: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

1 comments

Buenas Tomas,
Onomah ha jugado este mundial sub-20 en una posicion más retrasada de lo que ha echo cuando salia en los spurs verdad? Cual crees que es la posicion el la que mejor puede rendir?

Deja un comentario

*