Venezuela sigue soñando en el Mundial sub-20

Yangel Herrera, capitán de Venezuela sub-20. Foto: Agencia de Noticias ANDES

La generación venezolana de 1997 está haciendo historia en el Mundial sub-20. En su tercera participación en un certamen planetario, siempre en categorías inferiores, la selección vinotinto se ha plantado en los cuartos de final tras derrotar a Japón en un choque equilibrado que decantó un cabezazo de Yangel Herrera a la salida de un córner, en la prórroga. El combinado dirigido por Rafael Dudamel ha dado continuidad a las buenas sensaciones transmitidas en el Sudamericano sub-20 y ha roto su techo hasta el punto de encontrarse a un solo paso de las semifinales del campeonato celebrado en la República de Corea. Tras cuatro partidos, nadie le ha marcado un gol.

Venezuela cuenta con un elenco de jugadores talentosos que además está bien organizado sobre el césped. Los de Dudamel son un equipo rocoso a nivel defensivo, con un doble pivote que trabaja muy bien para evitar recepciones entre líneas. Yangel Herrera es inteligente para colocarse en el lugar oportuno para tapar potenciales pases entre líneas y es intuitivo a la hora de estirar la pierna para recuperar el esférico, pero además está bien protegido por Ronaldo Lucena, mediocentro posicional que le guarda la espalda y barre las jugadas de peligro por delante de los centrales. Así, Lucena permite que Herrera se asome al borde del área cuando Venezuela ataca. Resulta muy poco habitual sorprender a la vinotinto en un contragolpe. El doble pivote venezolano dota de estabilidad al equipo y además cuenta con dos futbolistas de buen pie para que el esférico llegue en condiciones a los jugadores del frente ofensivo.

Soteldo Venezuela sub-20 Agencia de Noticias ANDES
Soteldo. Agencia de Noticias ANDES

Es en el último tercio donde más ha brillado Venezuela en el Mundial sub-20, con futbolistas eléctricos capaces de marcar las diferencias. Sobre todo en tres cuartos. Adalberto Peñaranda parte desde la banda izquierda y es desequilibrante por su zancada. Siembra el pánico cuando Venezuela puede contragolpear, pero también desborda cuando la Vinotinto ataca bloques encerrados. La presencia del futbolista del Watford supone un salto de calidad para su equipo respecto al Sudamericano sub-20. Peñaranda no siempre toma la mejor decisión con el esférico, pero al menos cuenta con un fantástico socio en Yeferson Soteldo. El mediapunta de Huachipato firmó ante Japón una de sus mejores actuaciones en el Mundial sub-20, cayendo por el sector izquierdo para juntarse con Peñaranda y en ocasiones cubriéndole la espalda cuando el ex de Deportivo La Guaira no llegaba a tiempo para defender su zona. Escurridizo con el balón y explosivo en los primeros metros de carrera, Soteldo es la pieza con mayor potencial para abrir zagas cerradas. Aunque no suma tantos goles como Sergio Córdova, que parte desde la banda derecha y aparece casi siempre en el área para rematar. Como el lateral derecho Ronald Hernández se basta para recorrer la banda entera, Córdova acaba la mayoría de jugadas en el corazón del área. Fuerte físicamente para proteger la pelota y para imponerse a los defensas en los choques, Córdova ha sido un atacante más peligroso que el delantero Ronaldo Peña, que juega bien de espaldas y se mueve para abrir huecos para los futbolistas que se incorporan desde atrás pero al que a menudo se le critica -con cierta razón- que carece de gol.

La buena sintonía de los hombres de ataque de Venezuela les permitió anotar 10 dianas en la fase de grupos, pero al mismo tiempo es otro de los motivos que explica el rendimiendo defensivo del equipo. En ocasiones los jugadores del frente ofensivo son los primeros defensores, sobre todo por el desgaste de Peña en la presión y la solidaridad de los extremos -en especial Córdova- a la hora de recular cuando el adversario ataca. La solidez de Herrera y Lucena desvía a menudo el juego del rival hacia los flancos, y los centrales vinotintos se sienten más cómodos cuando defienden una parcela de terreno concreta. Aunque quien manda atrás es el arquero Wuilker Faríñez, que domina el área con autoridad, baja los balones laterales con naturalidad y transmite muchísima seguridad entre palos. De momento, Faríñez ha sido un obstáculo insalvable.

Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES.

Related posts

Deja un comentario

*