Sin delanteros

Brandt disparó al larguero a los 10 minutos. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Alemania ganó el Europeo sub-19 con tal autoridad que se convirtió automáticamente en candidata a alzar el Mundial de Nueva Zelanda. Sin la competencia de varias de las potencias dominantes en Europa y con Argentina fuera en la fase de grupos, el favoritismo teutón seguía vigente tras la primera ronda del torneo. Sin embargo, en realidad su candidatura queda mermada por la ausencia de dos de los pilares en el triunfo del pasado verano en Hungría: Joshua Kimmich disputará el Europeo sub-21 y Davie Selke ha preferido descansar y estar a punto para la pretemporada con el RB Leipzig.

Sin Kimmich el centro del campo alemán es peor, pero al menos hay piezas para sustituir al flamante fichaje del Bayern. Por ejemplo, Weigl, futuro futbolista del Borussia Dortmund, pinta bastante bien. En cambio, la baja de Selke en la delantera es más preocupante, pues no hay ningún punta de un nivel y unas características similares. Por ejemplo, dos futbolistas que militan en clubes de media tabla de la 3.Bundesliga han ido convocados al Mundial sin apenas impacto: Köpke (Unterhaching) y Kleindienst (Energie Cottbus). Así que Alemania ha apostado por jugar sin delanteros, una fórmula que le valió para golear a Fiyi, Uzbekistán y Honduras en la fase de grupos.

XI Alemania U20

XI inicial de Alemania en el partido de octavos contra Nigeria. Infografía: sharemytactics.

El enfrentamiento de octavos contra Nigeria fue una buena vara para medir esta alternativa. Como venía siendo habitual, Hany Mukhtar actuó como el hombre más adelantado en Alemania. El extremo del Benfica, sin embargo, se movía constantemente, caía a bandas y tiraba desmarques de apoyo para atraer a los centrales y permitir que los futbolistas de tres cuartos sorprendieran llegando desde atrás. Casi nunca permanecía estático, para fijar a los defensas. Así pues, Alemania exhibió un ataque especialmente dinámico, con constantes permutas entre los hombres que ocupaban la zona de la media punta que desconcertaron a la zaga nigeriana.

Mukhtar Hertha Berlin Alemania Edu Ferrer Alcover

Cuando marcó el gol de la victoria en el Europeo sub-19, Mukhtar no se imaginaba jugar el Mundial sub-20 como falso 9.

Así se edificó un dominio notable del juego y una circulación de balón fluida en campo rival. Sobre todo llamó la atención la velocidad a la que combinaron los cuatro miembros del ataque teutón, asociándose a menudo al primer toque para trenzar jugadas rápidas. Alemania generó ocasiones de gol, aunque sólo transformó una. Öztunali apareció por sorpresa dentro del área después de que Stendera recuperara la pelota en campo rival y tirara una buena pared con un compañero para asistir al centrocampista de origen turco. Además, Julian Brandt estuvo especialmente participativo a lo largo del partido: regateó en ambas bandas y se movió en el eje horizontal del campo para ofrecerse entre líneas como una alternativa de pase. El extremo del Leverkusen en ocasiones atrajo la atención de varios rivales, lo que le permitió dejar a sus compañeros en ventaja en reiteradas ocasiones. Entre él y Mukhtar agitaron la zaga africana, que no transmitió demasiada seguridad a lo largo de todo el partido. Por detrás, la defensa se mantuvo firme ante las acometidas de Awoniyi, el delantero centro de Nigeria, que no paraba de buscar la espalda de los centrales teutones. La fórmula propuesta por Frank Wormuth funciona a nivel de juego y genera múltiples ocasiones de gol. Ahora falta que los atacantes sean más efectivos de cara a puerta y las transformen.

Öztunali Bayer Leverkusen Alemania Edu Ferrer Alcover

Öztunali apareció por sorpresa para anotar el 1-0 de la victoria alemana.
Fotografías: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*