Brasil-Uruguay: siempre una batalla

New Plymouth Taranaki Stadium Brasil Uruguay Sub-20 Foto MI

Da igual que se juegue en el invierno neozelandés, al otro lado del mundo y bajo una tormenta de lluvia, viento y frío. Da igual que sea en categoría sub-20 y no en la de mayores. El esperado partido de octavos de final del Mundial Sub-20 entre Brasil y Uruguay fue la clásica batalla entre dos equipos que se conocen bien y que tienen cuentas pendientes desde siempre. Sin ir más lejos, esta generación de futbolistas ya protagonizó dos duelos en el último Sudamericano. Entonces sonrió el cuadro charrúa; ayer, en la noche de New Plymouth, lo hizo el combinado verdeamarelho después de que una tanda de penaltis con un único error decidiera un partido tenso en el que hubo ocasiones para que todo se resolviera antes.

BRASIL 0-0 URUGUAY (5-4 PENALTIS) – PLANTEAMIENTOS INICIALES

Brasil sub-20 vs Uruguay - Football tactics and formations

Uruguay empezó fuerte. Su capitán Nahitán Nández se colocó encima del organizador rival, Danilo Barbosa, y lo siguió casi en una marca al hombre. A Brasil le costó acomodarse, ya que su otra vía de salida por dentro, el dinámico Jajá, era controlado de cerca de manera muy similar por parte de Arambarri. De los tres centrocampistas charrúas, Diego Poyet, el hijo de Gustavo, era el más retrasado, y el que tenía más responsabilidad en el inicio de la jugada. Gastón Pereiro y Báez se mostraron incisivos por los costados y el muy móvil Franco Acosta, del Villarreal B, provocó dolores de cabeza a la pareja LucaoMarlon. En la primera media hora, Uruguay parecía mejor.

Hincha Uruguay Brasil Sub-20 Mundial Nueva Zelanda New Plymouth Foto: MIDe las 4.300 personas que asistieron al partido en New Plymouth, la mayoría alentaron a Uruguay (Foto: MarcadorInt).

Entró luego el partido en un contexto de tensión absoluta. Las constantes interrupciones, las entradas a destiempo y la agresividad excesiva lo llevaron a un terreno no especialmente agradable para el espectador, que ya de por sí sufría en la grada la dureza del invierno de New Plymouth. A estos episodios, especialmente reiterados en el cuarto de hora final del primer tiempo, se refirió luego en conferencia de prensa Fabián Coito, seleccionador uruguayo: “Hay cosas que se nos escapan. El número 5 de Brasil (Danilo) ha pegado y pegado y ha podido acabar el partido sin amonestación. Debió ser expulsado. Es un jugador fantástico, pero es clave en su esquema y que siguiera en el campo condicionó el partido. Nosotros hacíamos buenas transiciones, y si él no hubiera estado en el terreno de juego seguramente habríamos tenido más facilidades para aprovecharlas. Supongo que hay intereses y que conviene que determinados equipos continúen en la competición. Ya estamos viendo estos días cómo funciona esta organización. Pero bueno, que Brasil pegue y pegue no me sorprende. Los conocemos de hace rato”.

Su homólogo brasileño, Rogerio Micale, respondió con más diplomacia, aunque su tono dejó entrever esa cierta suficiencia del que se sintió superior en el juego: “Estoy dispuesto a aceptar que Danilo pudo ser expulsado, pero si nos ponemos a mirar la cantidad de faltas que hubo, creo que ellos hicieron muchas más y también deberían haber acabado con menos jugadores. Nuestro delantero centro, Judivan, se marchó lesionado tras un golpe muy fuerte y no va a poder participar en lo que queda de torneo. Lo único que puedo decir es que lamento profundamente que haya habido tantas entradas duras. Para el espectáculo no fue nada bueno. Considero que el fútbol es un arte y tanto ellos, en mayor medida, como nosotros, lo ensuciamos un poco. En cualquier caso, habría sido muy ruin que Brasil hubiera quedado eliminada después de todo lo que propusimos. Fuimos el equipo que fue a por el partido, que buscó ganarlo, que entendió el juego de una manera artística. Esta selección está intentando recuperar los valores del fútbol brasileño de antaño, con todo lo que representó desde un punto de vista estético. Y creo que es lo que mostramos esta noche aquí. Jugamos nuestro mejor partido del torneo, por mucho que fuera el único en el que no conseguimos marcar”.

En efecto, Brasil fue superior a partir del descanso, y aunque Uruguay siempre mantuvo la amenaza del contragolpe y el balón parado, la mayoría de situaciones de peligro las creó el conjunto de Micale, que mejoró considerablemente en la prórroga cuando ingresó el habilidoso media punta del Manchester United Andreas Pereira. Sin embargo, nada se resolvió hasta la tanda de penaltis, en la que sólo falló el delantero de Nacional de Montevideo Rodrigo Amaral. “Las tandas de penaltis tienen estas cosas. Yerran los que nunca yerran”, apuntó resignado Fabián Coito. A Brasil le espera en cuartos de final un duelo lusófono frente a Portugal (que superó por 2-1 a Nueva Zelanda, no sin apuros). De nuevo, le tocará protagonizar el partido de mayor cartel de la ronda.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

3 comments

¿Quiénes son los jugadores más prometedores de Brasil, a nivel técnico y/o ofensivo. ¿Alguno pinta bien para poder asociarse con Neymar de aquí a unos años?

Andreas Pereira del Manchester United me parece el mejor. Aunque no es una selección brasileña especialmente brillante en ataque. Lleva dos rondas pasando por penaltis tras 0-0.

Deja un comentario

*