El último obstáculo para el hexacampeonato

Veljko Paunovic Serbia Foto: Edu Ferrer Alcover

Este sábado, en Auckland, Brasil puede alcanzar a Argentina como país que más veces ha ganado el Mundial sub-20 (6 títulos). Aunque antes deberá superar a la competitiva selección serbia de Veljko Paunovic, un obstáculo cuanto menos complicado. El camino hasta la final no ha sido cómodo para la Canarinha, sobre todo en las duras eliminatorias de octavos y cuartos que Brasil superó gracias a sendas tandas de penaltis. Sin embargo, la contundente goleada a Senegal (5-0) en semifinales y la mejoría de la selección verdeamarela en los últimos ocho meses suponen argumentos de peso para que afronten la final como favoritos.

El caso de Brasil es bastante curioso, pues se clasificó sin brillo alguno como la peor de las cuatro selecciones sudamericanas que accedían al torneo. En enero y febrero el seleccionador era Alexandre Gallo, que fue destituido en mayo, apenas unas semanas antes de que arrancara el Mundial sub-20. Rogerio Micale ocupó su lugar y con él se ha renovado tanto la plantilla como el juego de la selección brasileña. Solo tres de los miembros del bloque que acudió al Sudamericano han jugado con regularidad durante el Mundial (Joao Pedro, Marlon y Marcos Guilherme) mientras el resto o no ha ido convocado o apenas ha participado. Esta renovación ha matizado el juego de Brasil, con la presencia de Boschilia entre líneas, un extremo más fino que físico en la banda derecha (Gabriel Jesús) y el refuerzo del centro del campo con el capitán Danilo Barbosa. Sin ser una maravilla, la selección brasileña atesora mayor calidad en sus filas y menos jugadores que únicamente aportan músculo en el centro del campo.

Brasil - Argentina U20

Once de Brasil ante Argentina en el antepenúltimo partido del Sudamericano sub-20. Solo tres de los jugadores se han mantenido en las alineaciones del Mundial sub-20. Infografía: sharemytactics.

Y pese a los cambios, Brasil no ha sido ninguna maravilla porque dejó dudas en los dos choques más exigentes de la fase de grupos y en los distintos cruces hasta alcanzar las semifinales. Superó con dificultades a Hungría pese a jugar durante muchos minutos contra 10, se mostró muy blanda ante Nigeria, le costó horrores marcar ante Uruguay en octavos y fue superada con claridad por Portugal en cuartos. Sin el lesionado Judivan en la delantera Brasil ha perdido a su principal referencia en el área rival, a un rematador nato con cierta capacidad para tocar de espaldas. En su lugar ha entrado Jean Carlos, quizás con un perfil más adecuado para asociarse pero menos dañino en el área rival. En cambio, recuperará a Jajá en el centro del campo, después de que se perdiera el choque de semifinales por unas molestias físicas.

XI Base Brasil

Once base de Brasil durante el Mundial sub-20. Foto: sharemytactics.

Una de las claves de la final puede estar en el sector derecho del ataque brasileño, su flanco más poderoso. En ese carril se juntan las incorporaciones de Joao Pedro desde el lateral, las conducciones y regates de Gabriel Jesús, con sensibilidad para alternar los movimientos entre líneas y las apariciones exteriores, y también el apoyo de Boschilia, talentoso mediapunta brasileño que suele marcar diferencias gracias a su disparo portentoso. Con el paso de los partidos Boschilia se asentó en el once titular, aunque Andreas Pereira también ha funcionado como revulsivo entrando desde el banquillo, con la excepción del choque contra Portugal en cuartos, pues es un centrocampista algo más dinámico y participativo. Por ese mismo perfil también actúa Danilo Barbosa, principal sostén del centro del campo de la Canarinha. El jugador del Sporting de Braga no solo es fuerte y se hace notar por su físico, sino que también se coloca sobre el césped con inteligencia gracias a una buena lectura del juego que le permite interceptar pases y carreras rivales. Otra virtud de Danilo es su capacidad para filtrar pases entre líneas para los jugadores de tres cuartos y el envío largo cruzado que le permite conectar con las incorporaciones de Jorge y Marcos Guilherme por el carril zurdo. Ágil con el balón, es un futbolista completo que también aporta en las acciones a balón parado como potencial rematador y seguramente la pieza de mayor potencial de la generación brasileña.

En contra, la zaga brasileña ofrece más dudas. Pese a no haber encajado ningún tanto en las rondas eliminatorias, Brasil no es una selección especialmente sólida. Marlon y Lucao no siempre se coordinan bien y más de un equipo ha encontrado espacio a su espalda con relativa facilidad. En ocasiones los defensores cometen errores groseros e inesperados, a menudo por falta de contundencia o de concentración, que han estado cerca de costarle un disgusto a la verdeamarela. Además, son dos centrales bastante pesados, aunque a cambio poderosos en el juego aéreo. La espalda de los laterales también puede suponer un punto débil si Joao Pedro y Jorge no miden bien sus incorporaciones en ataque.

Veljko Paunovic Serbia Foto: Edu Ferrer Alcover

Veljko Paunovic, entrenador de Serbia sub-20. Foto: Edu Ferrer Alcover.

Serbia es una selección capacitada para explotar las limitaciones de Brasil y ganar la final. La selección de Veljko Paunovic es uno de los equipos más competitivos del torneo. Con una serie de características que acotan su potencial, pero que aprovecha al máximo sus virtudes. Así se explica, por ejemplo, que la generación serbia de 1995 sólo haya perdido un partido oficial en los dos últimos años, desde que empezó a competir en otoño de 2013 para clasificarse para el Europeo de Hungría. Cayó ante Portugal en la tanda de penaltis de la semifinal de dicho torneo y en el Mundial sólo la superó Uruguay en el debut, en un choque en el que Serbia hizo méritos de sobra como para sumar algún punto.

Así pues, el técnico serbio ha logrado construir una selección sólida, muy trabajada a nivel táctico. La base suele ser una defensa formada por cuatro hombres que se han compenetrado a la perfección a lo largo del torneo, con dos laterales bastante profundos en fase ofensivas (Gajic y Antonov) y dos centrales sobrios y contundentes. Especialmente acertado se ha mostrado Veljkovic en el Mundial, pues ha evitado varias ocasiones de gol por su lectura de las situaciones de peligro. Además, sabe jugar el balón y es bastante fuerte en el juego aéreo. Forma pareja con Babic en el eje de la zaga, desplazando así de la titularidad a Vukasin Jovanovic, uno de los mejores del combinado serbio en el Europeo de Hungría. Por detrás Rajkovic ha demostrado ser un buen guardameta, que sale bien en situaciones de uno contra uno y que llega a tapar todas las esquinas de su portería.

Rajkovic Serbia sub-19 Partizan MarcadorInt

Rajkovic, portero de Serbia. Foto: MarcadorInt.

Sin embargo, las principales virtudes serbias las encontramos cuando la selección balcánica tiene el balón. Esta es su intención y se siente más cómoda cuando somete a su rival a través de la posesión, aunque la estructura defensiva es suficientemente rocosa para resistir los tramos en los que los adversarios más le exigen. Entonces es habitual ver a un Zdjelar que se mete entre los centrales para ayudar en salida, dos laterales proyectados en ataque y dos llegadores como Maksimovic y Sergej Milinkovic-Savic en el centro del campo, posición de partida aunque terminen la mayoría de acciones cerca del área rival. Maksimovic resulta indetectable en este tipo de acciones, cuando aparece por sorpresa desde la segunda línea, y Milinkovic-Savic se convierte en una suerte de mediapunta que baja a apoyar abajo y que al mismo tiempo se manifiesta como un elemento dinámico en tres cuartos, con sensibilidad para recibir entre líneas y capacidad para disparar desde lejos. Pese a lo que pueda indicar su físico portentoso, el 20 de Serbia es un futbolista muy participativo, que se relaciona bien con el juego y de habilidades técnicas notables.

Genk Serbia Milinkovic-Savic Foto:Edu Ferrer Alcover

Sergej Milinkovic-Savic. Foto: Edu Ferrer Alcover.

Arriba, el equipo transmite más dudas. Por un lado cuenta con dos extremos desequilibrantes. Por la derecha se asoma Andrija Zivkovic, zurdo de calidad contrastada. El jugador de Partizán es muy rápido en carrera, especialmente vivo en el cambio de ritmo, y muy hábil con el balón en los pies. Arranca con peligro, es capaz de regatear a varios rivales y después goza de una buena zurda para asistir y, sobre todo, disparar. También a balón parado. Aunque en ocasiones conduce el balón en exceso o no toma la mejor decisión posible. Incluso es clave en los saques de banda, pues los puede enviar al corazón del área sin problemas. En el flanco opuesto suele jugar Gacinovic, un futbolista menos explosivo en el regate y las largas distancias pero también hábil para zafarse de los adversarios en espacios reducidos.

Aunque el principal problema de Serbia lo encontramos en la delantera. No es que Mandic (titular habitual) y Saponjic (suplente) hayan jugado mal, pero al equipo le falta algo de mordiente y agresividad en el área rival. Los dos delanteros se mueven bien y sobre todo generan espacios con sus desmarques de ruptura y caídas a bandas para que Maksimovic, Milinkovic-Savic y compañía los exploten llegando por sorpresa desde atrás, pero al mismo tiempo no son grandes rematadores. Aunque agitan a la defensa rival, se asocian, son técnicos y bastante precisos en el toque, en el área no se imponen. Complementan a sus compañeros y son claves para que luzcan los demás, pero al mismo tiempo les falta mejorar de cara a portería. Sobre todo a Mandic. Porque Saponjic, pese a sus limitaciones, su edad (18 años) y la habitual condición de suplente, ha marcado dos tantos en momentos clave para Serbia en el Mundial sub-20.

Mandic Serbia Sub-19 MarcadorInt

Mandic. Foto: Edu Ferrer Alcover.

Todos estos componentes convierten la final de este sábado en Auckland (07:00 hora peninsular española) en un encuentro atractivo pero de pronóstico incierto. Serbia ha demostrado que maneja bien el balón y que sabe sufrir, pero viene del lógico desgaste que supone haber afrontado tres prórrogas en una semana con un equipo que apenas ha rotado a lo largo del torneo, también porque arrancó en el grupo más complicado, junto a México, Mali y Uruguay. Todo lo contrario que una selección brasileña que necesitó dos tandas de penaltis para superar los octavos y los cuartos de final pero a la que sobraron 45 minutos del último encuentro. La competitiva Serbia intentará que no sobre ninguno.

Alineaciones probables:

Brasil vs Serbia - Football tactics and formations

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover.

Related posts

Deja un comentario

*