Una exhibición incompleta

Portugal Edu Ferrer Alcover

Portugal exhibió en cuartos de final su mejor fútbol. Jugó de maravilla. A un nivel inalcanzable para casi cualquier selección de categoría sub-20. Ante Brasil, uno de los principales candidatos a ganar el campeonato, el combinado luso controló la pelota y los tiempos del partido, impuso el tipo de juego que le interesaba, neutralizó las principales amenazas ofensivas del adversario y penalizó todos y cada uno de sus defectos. Empujó y encerró a Brasil en su mitad de campo, no le permitió salir gracias a su posicionamiento, presión y coordinado repliegue y generó multitud de ocasiones de gol. Llegó por las bandas, cabeceó en el área pequeña varias veces y también percutió por el carril central. En ataque estático y al contragolpe. En el minuto 1 y en el 105′. En un momento u otro aparecieron sus mejores individualidades para desequilibrar y rajar el sistema defensivo del adversario. Su portero pasó inadvertido, sin trabajo durante todo el encuentro. Pero Brasil jugará las semifinales y ellos verán el desenlace del torneo desde casa.

Helio Sousa Portugal Edu Ferrer Alcover

Portugal cayó eliminada pese a ser muy superior a Brasil.

Portugal planteó el partido con prudencia. Helio Sousa reforzó el centro del campo con la entrada del poderoso Estrela en el mediocentro, lo que desplazó al habitual centrocampista de contención, Podstawski, al interior zurdo de la selección lusa. Así Portugal ganó empaque en el carril central con la incorporación del jugador nacido en Angola, que ejerció de ancla, guardó la posición y permitió que sus compañeros se descolgaran en campo rival porque él siempre estaba por detrás, con la escoba a punto para barrer toda amenaza de contragolpe brasileño. A su vez, al fortalecer el centro del campo Portugal terminó desplazando a Marcos Lopes, habitual mediapunta, a la banda derecha. El jugador propiedad del Manchester City participó bastante en el juego luso y permutó a menudo con Gelson Martins, extremo de mayor velocidad y explosividad.

A estos ajustes iniciales hay que sumar que Portugal arrancó el partido con buen pie, con un saque de banda a los 90 segundos que remató Joao Nunes con peligro. En los primeros 15 minutos, el conjunto europeo ya había cabeceado tres veces con verdadero peligro. La inseguridad de la zaga brasileña, horrible a la hora de defender los centros laterales de los lusos, ayudó a que se consolidara un escenario en el que Portugal dominaba y Brasil resistía como podía. Sin el lesionado Judivan, la Canarinha no podía salir en largo, pues Duarte y Nunes se impusieron en la mayoría de duelos, y de hecho la buena colocación de Portugal -junto a una presión notable en campo rival a la que Brasil dudaba- obligó a la selección latinoamericana a rifar el balón a menudo.

Portugal vs Brasil - Football tactics and formations

Onces iniciales.

Asustó Brasil en un saque de esquina que remató al fondo de la red Danilo justo después de que el árbitro pitara falta en ataque, pero su bagaje ofensivo se limitó a esa acción y a alguna que otra duda a la espalda del lateral derecho Riquicho. Gabriel Jesús se centró más en el trabajo defensivo que en dañar al oponente, Boschilia estuvo inédito entre líneas y Jean Carlos, desconectado y sustituido al descanso. En cambio, en Portugal emergieron dos de sus estrellas. Como los lusos estaban casi siempre en campo rival, aparecieron Gelson Martins y André Silva. Martins es un extremo muy hábil y explosivo, de peligroso cambio de ritmo y dirección. Lo mejor es que es casi imparable cuando arranca y es capaz de salir hacia cualquier lado cuando encara. Apareció a menudo, regateó y centró con peligro. Cerca siempre tuvo a Silva, el delantero que mejor se asocia del campeonato. El ariete portugués se mueve sobre el césped con una sensibilidad fuera de lo común, entrega el balón casi siempre de primeras y fue indetectable entre líneas para los centrales brasileños. Silva siempre anda cerca para echar una mano y devolver una pared, o presto para tirar un desmarque de ruptura. Todo lo que hace tiene muchísimo sentido, más allá de los cuatro tantos que ha anotado en el torneo. Sin embargo, André Silva fue incapaz de anotar ante Brasil. Cabeceó fuera en varias ocasiones y demostró que debe pulir su definición en el juego aéreo.

En la segunda mitad Brasil introdujo a Andreas Pereira por Jean Carlos e intentó ganar presencia en el centro del campo alineando a dos mediapuntas arriba, con el jugador del Manchester United y Boschilia como los jugadores más adelantados de la Verde-Amarela. Sin embargo, Pereira se ganó una tarjeta amarilla a los pocos segundos de ingresar en el terreno de juego y pasó absolutamente desapercibido, a diferencia de otros encuentros en los que se mostró muy participativo, desequilibró y refrescó el caudal ofensivo de la selección brasileña, hasta el punto de que sorprendiese su suplencia ante Portugal. Los lusos arriesgaron más, pues se destaparon en el carril central a falta de 25 minutos para el final con la entrada de un extremo como Nuno Santos por el impecable Estrela, clave para limitar a los jugadores más ofensivos de la selección brasileña. Con este movimiento Sousa ganó la presencia de Marcos Lopes en el carril central, devolvió a Podstawski a la posición de mediocentro y ganó a un extremo de preciso golpeo de balón como Santos en el flanco izquierdo, por donde puso buenos centros ante una defensa brasileña con muchas dudas a la hora de repeler este tipo de envíos. Al término del partido Portugal había cabeceado más de media docena de centros. Casi todos en buena posición, pero fuera de los tres palos.

André Silva Portugal Edu Ferrer Alcover

André Silva falló un penalti en la tanda.

Pero el gol de llegaba. Lo rondaba a menudo y los atacantes portugueses llegaban a zona de remate en ventaja, pero les faltó puntería en la definición. No paró demasiado el guardameta Jean, sino que a menudo fue cuestión de la poca precisión en los tiros del combinado luso. Gelson Martins hizo todo lo posible para acercar a su selección a la victoria, regateó en todos los sectores del campo, puso buenos centros, asistió, provocó faltas y dejó en evidencia a los zagueros rivales en más de una ocasión con bonitos movimientos de cadera. Pero no sirvió su exhibición para trasladar el dominio portugués al marcador. Incluso en el minuto 84 Marcos Lopes estrelló la pelota en el poste después de que André Silva lo asistiera con un pase picado que lo dejó casi solo en el área. Nuno Santos también participó mucho en el rato que estuvo sobre el césped e incluso Marcos Lopes desequilibró en el tramo final en su posición de mediapunta.

Así se llegó a la prórroga, la segunda seguida para Brasil en el torneo, y posteriormente a la tanda de penaltis. Portugal pudo ganar en los 30 minutos suplementarios, pero Gelson Martins mandó fuera un mano a mano clarísimo en el 105′, en la última ocasión verdaderamente clara para Portugal, que se descompuso en el tramo final de la prórroga y vio como Brasil se desplegó con peligro al contraataque y pudo haber puesto en problemas Moreira de haber gestionado mejor estas transiciones ante una selección portuguesa desesperada por su propia falta de puntería. No sólo Portugal había sido muy superior en cuanto a juego y ocasiones, sino que había neutralizado prácticamente por completo a uno de los favoritos a ganar en el Mundial con una actuación casi impecable. Pero el partido, que pudo terminar 0-3 perfectamente, se decidió en el punto de penalti. En Brasil solo falló Lucao, que estrelló un lanzamiento a la madera. En Portugal, como no podía ser de otra forma, el punto de mira siguió desviado: Guzzo intentó tirar su penalti a lo Panenka y quedó en evidencia, André Silva lo cruzó demasiado a su izquierda y Nuno Santos disparó el definitivo al cielo de Hamilton.

Fotografías: Edu Ferrer Alcover.

Related posts

4 comments

Antes de leer el artículo solo había podido ver un resumen muy sintetizado del partido, pero veo que las sensaciones que tenía eran acertadas: mucho y bueno de Portugal y muy poco de Brasil. Me parecieron muy significativas y demostrativas las declaraciones del seleccionador brasileño, Rogério Micale, admitiendo que los portugueses “merecieron ganar, fueron superiores”. También valoró el cansancio tras la prórroga ante Uruguay.

Es posible que afectara la prórroga. Son pocos días para recuperarse, una exigencia importante y se acumulan muchos partidos a estas alturas de campeonato. Aunque para mí también es un fiel reflejo de lo que han sido estos dos conjuntos en el torneo y los campeonatos clasificatorios para el Mundial: Brasil ha funcionado a chispazos tanto en Nueva Zelanda como en el Sudamericano sub-20. Aunque compite.

Yo creo que pita una falta en el área por el agarrón de un brasileño (creo que Marlon) sobre el jugador que debía seguir a Danilo en la marca. Hay varios contactos en el bloqueo y creo que señala eso.

Deja un comentario

*