Once ideal del Mundial sub-20 de Nueva Zelanda 2015

Genk Serbia Milinkovic-Savic Foto:Edu Ferrer Alcover

Serbia ha ganado el Mundial sub-20, pero no ha sido el único equipo que nos ha llamado la atención a lo largo de la competición. El combinado balcánico es el más representado en el once ideal (4 miembros), seguido por el subcampeón, Brasil, que aporta dos integrantes a la alineación del torneo. El resto lo componen una amalgama de jugadores de distintos equipos que han completado un torneo notable.

XI Mundial U20

Infografía: footballuser.com

Predgag Rajkovic (Serbia/Estrella Roja)

El mejor portero del Mundial según la organización, y de forma merecida. Sobre todo después de la exhibición del guardameta de Estrella Roja en la final contra Brasil, en lo que fue su mejor partido en el campeonato y seguramente la mejor actuación de un portero en la cita neozelandesa. Rajkovic, capitán serbio, es un arquero de enorme personalidad y carácter, que sale bien en el juego aéreo y que ha mostrado una notable potencia en las piernas para estirarse y tapar todas las esquinas de su portería. Al mismo tiempo, resulta complicado superarle en situaciones de uno contra uno, no suele conceder segundas oportunidades y reacciona como un felino en disparos cercanos.

Rajkovic Serbia sub-19 Partizan MarcadorInt

Predgag Rajkovic. Foto: MarcadorInt.

Marlon (Brasil/Fluminense)

Brasil alcanzó la final del Mundial sub-20 sin encajar ningún tanto en octavos, cuartos y semifinales. Parte de la responsabilidad fue de Marlon, central brasileño, que junto a Lucao fue mejorando sus prestaciones a medida que su selección superaba rondas y ganaba en confianza. Fuerte y poderoso físicamente, Marlon es un central que impone e intimida, y con más de una docena de partidos de experiencia con el Fluminense a sus espaldas. No es excesivamente rápido, pero su zancada es portentosa y su lectura más que correcta para anticipar acciones de peligro y prevenir los problemas antes de curarlos. Fue bastante contundente en los choques decisivos. Empezó mal contra Nigeria y Hungría, pero terminó jugando a buen nivel.

Milos Veljkovic (Serbia/Tottenham)

Pertenece al Tottenham y ha asomado la cabeza en un par de cesiones al Middlesbrough y Charlton Athletic, pero a diferencia de la mayoría de compañeros de selección casi no ha disfrutado de minutos en la élite. Sin embargo, apenas se notó a lo largo del Mundial, porque fue el mejor defensor de una Serbia muy sólida y contundente en defensa. Veljkovic, nacido en Suiza pero internacional serbio en categorías inferiores, anticipa el peligro de maravilla. Lee muy bien las intenciones de sus oponentes, se mantiene concentrado durante todo el partido y es pegajoso en la marca. Mete el pie con clase, sin arriesgar más de la cuenta, y solo ha visto una tarjeta amarilla tras 750 minutos de campeonato. Además, trata bien el balón, sabe salir jugando y transmite seguridad porque su sobriedad viene acompañado de poquísimos errores.

Matt Miazga (Estados Unidos/NY Red Bull)

Formó pareja en el eje de la defensa estadounidense con otro futbolista del Tottenham, Carter-Vickers, pero el que más destacó fue este central de origen polaco pero internacional con la selección de Estados Unidos. Miazga llamó la atención por su poderío aéreo, avalado por sus más de 190 centímetros de altura, y la seguridad que eso transmitía al resto de compañeros. Pese a su corpulencia, es un defensa que coordina sus movimientos, que lee bien el juego y que aparece en el lugar adecuado para rechazar el balón, con contundencia, antes de que llegue el delantero rival. No es rápido, así que debe compensar esta limitación con inteligencia y buena colocación.

Nemanja Maksimovic (Serbia/Astana)

Decidió la final, que no es poco. Seguramente fue el mejor futbolista en el partido definitivo contra Brasil, el que más aportó tanto en faceta ofensiva como defensiva. Lleva varios años destacando en las categorías inferiores del fútbol serbio, pero sin embargo su trayectoria a nivel de clubes resulta desconcertante. Después de proclamarse campeón de Europa a nivel sub-19, siendo una pieza básica en ese bloque, fichó por el Domzale esloveno. Meses más tarde recaló en el fútbol kazajo. No obstante, pese a su exótico club de origen, Maksimovic es una garantía de trabajo defensivo en el centro del campo. Tapa muy bien agujeros a su espalda, dificulta las recepciones entre líneas y recupera balones a menudo. A esto le suma una inteligencia táctica fuera de lo común para atacar los espacios cuando Serbia tiene el balón. Se desmarca muy bien y aparece por sorpresa en el hueco vacío, a menudo dentro del área. Así asistió a Mandic ante Brasil y así apareció para darle el título a su país.

Nemanja Maksimovic Serbia Edu Ferrer Alcover

Nemanja Maksimovic. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Danilo Barbosa (Brasil/S.Braga)

Sin lugar a dudas, la estrella de la selección brasileña. Capitán y Balón de Plata al término del Mundial, Danilo es un centrocampista de enorme clase. A nivel técnico es soberbio, pues aúna varias características de especial valor. Por un lado, mueve bien el balón, con pases tensos y precisos, tanto en corto como en largo, y es capaz de superar líneas rivales. Por otro, sabe proteger el esférico, resistir cuando el adversario busca el choque, y evita pérdidas en zonas comprometidas. Pero, además, es un activo importante a la hora de defender, tanto por su presencia física como por su capacidad para robar. En un partido, contra Hungría en la fase de grupos, hasta llegó a jugar de central para mejorar la salida de balón de su selección. Más allá de sus virtudes, es un futbolista constante en el juego y nunca se esconde.

Sidy Sarr (Senegal/Mbour Petite Côte)

Este altísimo interior zurdo ha mostrado una tremenda polivalencia durante el campeonato y se ha revelado como el mejor futbolista de la sorprendente Senegal. Aunque en su club de la liga local actúa como medio centro defensivo, donde más ha brillado en el Mundial ha sido como media punta, casi un segundo delantero que llegaba partiendo desde la zona central. Su físico le permite ganar muchos balones aéreos y Senegal lo buscó de manera recurrente para que “hiciera de Fellaini”. Sin embargo, cuando Ndiaye estuvo sancionado frente a Uzbekistán, jugó como pivote y nos demostró que domina perfectamente la posición desde un punto de vista táctico. Su pierna izquierda es excelente: posee un golpeo tremendo desde fuera del área y se asocia con sorprendente facilidad teniendo en cuenta su corpulencia. Fue el único jugador de su equipo que compitió a buen nivel en la debacle de New Plymouth contra Brasil.

Adama Traoré (Mali/Lille)

El Balón de Oro del Mundial Sub-20 llamó la atención desde el primer día (la sorprendente victoria contra México) hasta el último (cuando cuajó su mejor encuentro en la final de consolación ante Senegal). Nos vamos aún sin saber si es zurdo o diestro. Aunque parece más lo primero, el golazo que anotó con la derecha en el partido por el tercer puesto nos obliga a revisar esa consideración. Pongamos que es ambidiestro. Esa facilidad para irse hacia los dos perfiles y armar la pierna o conectar el pase con cualquiera de los dos pies lo hace adaptable a las tres posiciones de la media punta: puede ser extremo por los dos lados o enganche. Aunque es potente, si por algo sobresale es por su toque exquisito y su finura. Es mucho más que el clásico atacante africano que destaca por velocidad y fuerza. Mucho, mucho más.

Artículo relacionado: El otro Adama Traoré

Sergej Milinkovic-Savic (Serbia/Genk)

Más rápido que nadie, el Genk belga ató el pasado verano a este potente centrocampista que ya viene llamando la atención con las categorías inferiores serbias desde hace dos veranos. Se ha consolidado como media punta, aunque por físico puede parecer un mediocentro rocoso. Ancho de espalda y fuerte para chocar, Milinkovic-Savic es un jugador muy activo sobre el césped. Trabaja en tareas defensivas, sobre todo tapando líneas de pase en la presión, y robará el balón si choca con el oponente. Pero, además, goza de calidad en sus botas. Es preciso en la asociación, sus pases suelen ser tensos y aporta dinamismo entre líneas: ayuda a una banda, baja a recibir, aparece por sorpresa en la frontal del área… es peligroso en el juego aéreo y en los disparos lejanos, aunque solo ha marcado un gol en el Mundial. En contra, no es demasiado hábil en el regate ni rápido, y de hecho desequilibra más por su potencia. Su rendimiento a lo largo del torneo, donde seguramente ha sido el jugador más regular de Serbia, le ha servido para ganarse el Balón de Bronce.

Genk Serbia Milinkovic-Savic Foto:Edu Ferrer Alcover

Sergej Milinkovic-Savic. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Gelson Martins (Portugal/Sporting CP)

El elemento más desequilibrante de la selección portuguesa a lo largo del campeonato. Rindió a buen nivel y apareció en los encuentros decisivos ante Nueva Zelanda y Brasil, aunque no lo hizo después porque la Canarinha les apeó en la tanda de penaltis. Es un extremo con el sello de la factoría del Sporting CP, muy rápido y eléctrico. Lo más llamativo, sin embargo, es su polivalencia. Martins puede jugar en ambas bandas, indistintamente, y regatear hacia ambos perfiles. Se gira con una facilidad asombrosa y es muy ágil con el balón en los pies. Sus piernas se mueven a gran velocidad y vuela sobre el césped, por lo que sus fintas suelen despistar al oponente. Además, es muy visual en las conducciones, su acción favorita. En una selección portuguesa muy coral, con nombres destacados como Joao Nunes (central), Podstawski (medio centro), Marcos Lopes (media punta) y André Silva (delantero), él fue el mejor. Sobre todo en los días importantes. No solo son fuegos artificiales.

Bence Mervo (Hungría/Györ)

Una de las apariciones del torneo, por número de goles anotados y juego, en un futbolista desconocido que desempeña el rol de delantero centro desde hace apenas unos meses. Centrocampista llegador de formación, sorprendió como ariete en este Mundial desde el primer día, cuando emergió con fuerza al anotar un hat-trick contra Corea del Norte. No es que fuese el rival más temible, pero nos dejó sobre la pista de un jugador llamativo. Mervo se mueve muy bien, aparece por sorpresa donde nadie lo espera y es suficientemente corpulento para proteger el balón ante la oposición de los centrales rivales. Aunque no es un delantero estático, sino que cae a bandas y abre huecos para que los jugadores de segunda línea pisen el área. Y ha dejado acciones técnicas de una dificultad alta, aunque su mayor virtud es estar en el lugar donde cae el balón antes que nadie. No interviene mucho en el juego, pero es eficaz de cara a portería.

Artículo relacionado: La reconversión de Mervo

Otros jugadores destacados:

Porteros: Sarnavskiy (Ucrania) y Steffen (EEUU).

Defensas: Tuiloma (N.Zelanda), Joao Nunes (Portugal), Joao Pedro y Jorge (Brasil), y Hamidou Maiga (Mali).

Centrocampistas: Podstawski (Portugal), Kovalenko (Ucrania), Gbackle (Mali), Andrija Zivkovic (Serbia) y Y. Yeboah (Ghana).

Delanteros: Ángel Correa (Argentina), André Silva (Portugal), Brandt (Alemania), Gabriel Jesus (Brasil) y Rubin (EEUU).

Related posts

6 comments

Rajkovic es una bestialidad de portero y me encanto lo de Maksimovic. Lastimosamente no pude ver ningun partido, salvo la final pero gracias MI por informar sobre este Mundialito.

Me gustó Marlon, Danilo me pareció una bestia para mí el mejor, Rony Lopes de Portugal tiene mucha calidad. Maksimovic estuvo muy bien.

Podría entrar en la lista de jugadores destacados, sí. El “problema” de Alemania fue que se encontró con una fase de grupos bastante plácida y luego en eliminatorias estuvo bien, pero tampoco brillante.

He visto prácticamente todo el Mundial y en general estoy de acuerdo con el 11. Sólo echo en falta a Souleymane Coulibaly, el defensa central de Mali, que tendría que estar en el once del mundial.

Coulibaly fue en todos los partidos de lo mejor de su equipo. Fuerte, alto, rapidísimo, contundente, anticipándose, atento a los errores (muchos) de sus compañeros, ni rifó un balón… Y sólo 18 años.

Deja un comentario

*