Senegal hace historia en Wellington

Senegal Uzbekistan Wellington MI

Cuando Joseph Koto pronunció en la sala de prensa esas frases que sonaban tan grandilocuentes, no estaba exagerando. “Dakar no duerme hoy. El partido se ha jugado a las cuatro de la madrugada en nuestro país y os puedo asegurar que todo el mundo se ha quedado despierto para vernos jugar. La semifinal contra Brasil va a ser un partido tan grande como si fuéramos la selección absoluta. De hecho, quiero agradecer públicamente al presidente de la federación que se haya quedado aquí con nosotros y no haya regresado a Senegal pese a que el equipo mayor empezaba su fase de clasificación para la Copa de África. Él ha sido el primer presidente que ha apostado por las categorías inferiores y con este gesto lo ha vuelto a demostrar. No es casual que dos equipos africanos hayan logrado hoy acceder a semifinales. Por fin hemos entendido en nuestro continente que para ganar un Mundial absoluto hay que trabajar bien la cantera. Hasta ahora no lo hacíamos, y se empiezan a recoger los frutos.”

SENEGAL 1-0 UZBEKISTÁN: PLANTEAMIENTOS INICIALES

Senegal vs Uzbekistan - Football tactics and formations

En efecto, la victoria por 1-0 ante Uzbekistán alcanzaba dimensiones históricas. Senegal jamás había participado en un Mundial Sub-20, pero es que además el acceso a la penúltima ronda es un logro que no había logrado ninguna de sus selecciones de cualquier categoría. Supera pues el equipo juvenil al absoluto, que en Corea y Japón 2002 llegó hasta cuartos de final, quedando eliminado por Turquía. La semifinal frente a Brasil en Christchurch el próximo miércoles se va a vivir en el país del noroeste de África como un acontecimiento absolutamente histórico. Y aunque el favoritismo va a recaer en el glamouroso rival verdeamarelho -por mucho que tuviera una enorme fortuna en su partido de cuartos ante Portugal, en el que fue inferior-, Koto está logrando convencer a todos con la firmeza de sus palabras. “Cuando nos fuimos de Senegal todos pensaban que perderíamos todos los partidos por siete goles. Ahora ven que es posible. Yo estoy muy tranquilo porque el equipo ya sabe lo que tiene que hacer. Nos vino bien perder por 3-0 ante Portugal el primer día. Si no hubiésemos perdido ese partido, hoy probablemente no estaríamos aquí. Nos dio tiempo para corregir lo que hacíamos mal y ahora los jugadores entienden perfectamente nuestro plan de juego.”

Pub Wellington Nueva Zelanda MIDecenas de aficionados siguiendo de manera simultánea en un pub cercano al estadio el desenlace de las tandas de penaltis del Mali-Alemania y del Brasil-Portugal (Foto: MarcadorInt).

Koto decidió reemplazar a su fantástico medio centro Mamadou Ndiaye, sancionado por acumulación de amarillas tras jugar un gran partido en octavos de final frente a Ucrania, retrasando la posición del goleador precisamente en el duelo frente a los europeos, Sidy Sarr. El seleccionador razonó su decisión, que le permitió además dar entrada a Alhassaneh Sow, media punta del Real Zaragoza: “Sidy juega en esa demarcación muy a menudo en su club (el Mbour Petite Côte) en la liga de Senegal, así que para él fue sencillo reubicarse como pivote recuperador. Tenemos la suerte de contar con una plantilla muy polivalente”. Más daño le hizo a Uzbekistán la ausencia de su goleador Dostonbek Khamdamov, autor del doblete ante Austria que había clasificado al conjunto de Asia Central para sus segundos cuartos de final consecutivos en el Mundial Sub-20. El seleccionador Ravshan Khaydarov recompuso al equipo como pudo, con el más defensivo Khurshid Giyosov actuando de extremo derecho en un esquema 4-2-3-1 en el que se intercambiaban constantemente sus posiciones los dos delanteros móviles Urinboev y Shomurodov, que alternaban entre la banda izquierda y la zona del nueve.

Estadio Regional Wellington MIEl Senegal-Uzbekistán fue el último partido de este Mundial Sub-20 que acogió el Wellington Regional Stadium, el complejo con mayor capacidad de todos los que se han utilizado en el campeonato (Foto: MarcadorInt).

El partido no ofreció un espectáculo demasiado estimulante a los más de 10.000 espectadores que acudieron al Regional Stadium de Wellington -una muy buena entrada teniendo en cuenta el cartel del partido, por mucho que aparentemente se viera bastante vacío debido a la gran capacidad del campo-. Uzbekistán, bien ordenado y bastante conservador, se dedicó a protegerse, pero prácticamente no tuvo ni una sola ocasión a la contra. Su medio centro Javokhir Sokhibov pareció el más talentoso con la pelota. El guardameta Khamraev hizo dos buenas paradas en las únicas aproximaciones peligrosas del encuentro antes de que llegara el tanto que desequilibraría el encuentro. Joseph Koto acababa de sustituir a Sow por un segundo delantero, Malick Niang, pasando a un más ofensivo 4-4-2. Tener a otra referencia en el área acompañándolo benefició a Mamadou Thiam, que remató a la red de primeras la asistencia de Nassalan después de su clásica maniobra de desborde. Quedaban 13 minutos y fue entonces cuando despertó Uzbekistán. Khaydarov hizo hasta tres cambios en los últimos diez minutos, incorporando siempre a jugadores de ataque. Ya era demasiado tarde, sin embargo.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*