Siempre creyeron

Serbia Mundial sub-20

Aquellos detalles que parecen anecdóticos en ocasiones toman una relevancia inusitada con el paso del tiempo. Así caí a mediados de julio de 2013 en una pequeña localidad del interior de Lituania, Marijampole, dispuesto a ver un Portugal-España sub-19. Sin embargo, en esa misma sede se disputaba, horas antes, un duelo de carácter más secundario con Turquía y Serbia como protagonistas. Predgag Rajkovic, Milos Veljkovic, Sergej Milinkovic-Savic y Nemanja Maksimovic formaban parte de la columna vertebral de esa selección serbia que, dirigida por Drulovic, alzó por primera vez un torneo europeo de categorías inferiores ese verano de 2013. Dos años más tarde, estos cuatro futbolistas se han convertido en los pilares del nuevo campeón del Mundial sub-20, con el permiso de Andrija Zivkovic. Dos años más tarde, Rajkovic se ha convertido en el mejor portero del torneo, Veljkovic se ha exhibido en el eje de la zaga cada partido, Milinkovic-Savic ha recibido el Balón de Bronce y Nemanja Maksimovic, ese mediocentro inteligentísimo que llegó sin equipo al Europeo de Lituania y solo ha jugado en el Domzale esloveno y el Astana kazajo, se ha convertido en un llegador sensacional que ha dado el triunfo a su selección con una asistencia y el gol decisivo en el minuto 118 de la prórroga. Esos partidos que aparentemente no tienen muchos alicientes siempre terminan sirviendo.

Genk Serbia Milinkovic-Savic Foto:Edu Ferrer Alcover

Milinkovic-Savic, tercer mejor jugador del Mundial sub-20 según la FIFA.

Serbia derrotó a Brasil en la final del Mundial sub-20 tras un partido de enorme sufrimiento. Necesitó de una prórroga, como en los tres cruces anteriores, algo excepcional en torneos de este tipo. Su resistencia fue prácticamente un acto de fe, de creer en que era posible aguantar ante la selección brasileña pese a los minutos acumulados en sus piernas; un acto de fe en su sólida estructura táctica, que apenas concede espacios entre líneas. Brasil llevó la iniciativa, quiso el balón y buscó la portería rival, consciente de que Serbia llegaba mermada a la final. Aunque por otra parte nunca quiso exponerse en exceso, pues un partido largo a priori iba a beneficiar a la Canarinha por la erosión que sufría la defensa balcánica. Sin embargo, Brasil también padeció algunas de las limitaciones que hemos visto a lo largo del torneo, como la falta de contundencia en el área rival. Entre su dominio, poca puntería y la exhibición de Rajkovic bajo palos se explica que Serbia siguiera viva en el partido y que no fuera en ningún momento por detrás en el marcador. Cerró huecos en la primera mitad, Zdjelar y Makismovic barraron el paso por el carril central para anular a Boschilia, y únicamente las incorporaciones de los laterales o las acciones individuales de Gabriel Jesus parecían capaces de desestabilizar el entramado defensivo de Paunovic. Serbia salía poco, pero con Saponjic (única novedad del once), Mandic y Zivkovic disponía de velocidad en punta para castigar al contragolpe si Brasil se descuidaba. Aunque al descanso únicamente había inquietado en una ocasión, a la salida de un córner.

Brasil vs Serbia - Football tactics and formations

Disposiciones iniciales.

Para romper la estructura balcánica, Brasil dio entrada al más talentoso de sus atacantes y habitual revulsivo, Andreas Pereira, aunque el choque no se abrió hasta avanzada la segunda mitad. Poco a poco Serbia se fue desplegando para acercarse al área brasileña, sobre todo a través de Andrija Zivkovic. El extremo de Partizan se clavaba en la banda derecha, aguantaba el balón y lo soltaba para el lateral que lo doblaba por fuera o hacia el desmarque de un extremo o centrocampista. Así se acercó Serbia con peligro, exponiéndose un poco más en busca de la victoria, y así llegó el tanto de Mandic. Zivkovic retuvo la pelota lo justo para pasársela a Maksimovic, que trazó un profundo movimiento hasta la línea de fondo; el 8 centró y Mandic remató solo en el segundo palo al anticiparse a Joao Pedro y aprovechándose del movimiento previo de Saponjic, que había vaciado el corazón del área pequeña al arrastrar a Marlon. Una jugada académica para abrir la lata en el minuto 70.

Mandic Serbia Sub-19 MarcadorInt

Mandic abrió la lata con un gol en el minuto 70.

Sin embargo, la reacción brasileña fue prácticamente inmediata. Dudó la defensa serbia durante un segundo, perdió un balón dividido cerca de su área y hizo el resto Andreas Pereira al inventarse una jugada individual de fantasía en el pico izquierdo del ataque sudamericano. El mediapunta del Manchester United se giró varias veces y mareó a los zagueros rivales para después clavar el balón al palo más alejado, fuera del alcance de Rajkovic. Seguramente el gol del campeonato por belleza e importancia del momento. Fue un golpe duro para la selección serbia, que ya había hecho lo más complicado al adelantarse en el marcador, y animó incluso más a Brasil, que generó problemas con la entrada del explosivo Malcolm en el extremo derecho. Pero Serbia se aferró a la figura de Veljkovic, inexpugnable en el eje de la zaga, y a las paradas de Rajkovic para mantener a raya los mejores minutos de Brasil.

Nemanja Maksimovic Serbia Edu Ferrer Alcover

Maksimovic, autor del gol de la victoria.

Ya en la prórroga, se mantuvo el mismo guion, con Brasil llevando la iniciativa y Serbia encajando las estocadas de su adversario con un Rajkovic espectacular bajo palos. Pero los de Paunovic se desplegaron en una ocasión y castigaron a los brasileños cuando el partido parecía destinado a decidirse en la tanda de penaltis. Una vez más fue clave la figura de Maksimovic, que en los últimos meses se ha transformado en un soberbio llegador después de mostrarse por primera vez con la selección serbia en verano de 2013 como un mediocentro posicional inteligentísimo para realizar coberturas e interceptar pases. Con la inestimable ayuda de Ilic y Zivkovic, Maksimovic leyó perfectamente dónde quedaban los espacios libres, como cuando observa a su alrededor para controlar que nadie se cuela a su espalda en fase defensiva, y trazó un desmarque de ruptura perfecto, con el timing adecuado para no caer en fuera de juego. Maksimovic se quedó solo ante Jean y definió con frialdad para superar al meta brasileño y llevar su país a la gloria. Rajkovic, Veljkovic, Milinkovic-Savic, Maksimovic, Zivkovic y compañía sucederán a la generación yugoslava de 1987, con nombres como Jarni, Boban, Mijatovic, Suker o Prosinecki. Palabras mayores.

Veljko Paunovic Serbia Foto: Edu Ferrer Alcover

Veljko Paunovic, seleccionador de Serbia sub-20.
Fotografías: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados). Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

6 comments

Adama Traoré (Mali) Balón de oro
Danilo (Brasil) Balón de plata
Milinkovic-Savic (Serbia) Balón de bronce.
Si me equivoco que me corrijan pero creo que están bien.

Ok gracias por la informacion. Quizas Maksimovic tambien podia haber entrado o Andreas Pereira..

Andreas Pereira fue suplente en la mayoría de partidos. Si bien es cierto que rindió bien cuando entro, creo que no le alcanza para esas cotas.

Deja un comentario

*