Cristóforo y Nico López, los perfiles diferentes

(Foto: Jimmy Baikovicius)

Tiene esta Uruguay que se mide a España en cuartos de final del Mundial Sub-20 en Bursa algunas características similares a las de la absoluta celeste. Y no hablamos sólo de la competitividad, la fe o el orgullo nacional, que son conceptos que suenan tan tópicos que casi han perdido ya el valor de su significado -pero ojo, el significado sigue estando ahí y es real-. El equipo charrúa juvenil es también un conjunto que se maneja mejor con espacios que sin ellos; su estructura, en situaciones de desesperación, se rompe con facilidad (5 atacan, 5 defienden), y su dominio del área propia es extraordinario.

La pareja formada por Giménez -jugador firmado por el Atlético de Madrid- y Gastón Silva -capitán, pese a ser un año menor, y aún en el Defensor Sporting- es, en este sentido, tremendamente complementaria. El primero es puro ímpetu. Vehemencia, efervescencia, exhuberancia juvenil. Sus facultades físicas -rapidez, agresividad, potencia de salto- son tan sobrenaturales que se atreve con todo. A veces, esa osadía le lleva a equivocarse, pero tiene detrás a Gastón Silva, que es exactamente el central opuesto en cuanto a características: temple, inteligencia posicional, colocación fabulosa, dominio preciso de las distancias. Son tan distintos que el ejercicio de observarlos a fondo puede resultar, por momentos, lo más interesante de un partido de este Uruguay sub-20.

Sin embargo, detectamos dos diferencias notables con respecto a la absoluta. La primera, la presencia de un centrocampista que piensa rápido y siempre elige bien: Cristóforo, joyita de Peñarol. Su pase al primer toque es asombroso, incluso en situaciones de presión. La segunda, la ausencia de un killer físico. El nueve elegido es el menudo Nico López, el zurdo de la Roma, más un segundo punta que no un delantero centro. Nico se asocia bien y combina con los compañeros con criterio, pero le falta esa contundencia que a Uruguay le sobra en los mayores. El partido ante Nigeria fue paradigmático: en una hora de superioridad numérica, la celeste generó muy pocas ocasiones. Acabó ganando por dos errores del portero africano, pero demostró que si tiene que dominar el encuentro le cuesta mucho. Afortunadamente para ellos, ante España no le tocará dominarlo.

(Jimmy Baikovicius)
Cristóforo, con el dorsal número 20, en el Clásico contra Nacional (Foto: Jimmy Baikovicius)

Related posts

5 comments

Me alegro de este artículo sobre mi país de nacimiento, ojo con José María Giménez su polivalencia de poder jugar de lateral o central sumado a su fortaleza me hace recordar a Martín Cáceres y encima creo q tiene el liderazgo de Diego Lugano. Hoy contra España dependemos mucho de lo que haga Giorgian De Arrascaeta (increible q ningun europeo lo haya fichado aun), Nico Lopez y en menor medida Diego Laxalt!!!

Pues hace unos meses nos extrañabamos e incluso nos mofabamos del fichaje de Gimenez, olia a comisiones, a lo de siempre.

Y ahora parece ser que tenemos el jugador sub20 más interesante en cuanto a la posición de central.

El Cholo quería un central y ahora si Simeone esta viendo el torneo quizá le da la posibilidad de que en la pretemporada la pueda convencer para ser el tercer central.

Cata Diaz parece fuera pero Pulido y Gimenez pueden ser defensas suplentes decentes.

Manquillo en mi opinión es otro que ha hecho un torneo espectacular, que potencia, que velocidad y que entrenado tiene lo de poner centros. La temporada de Juanfran ha sido entre nefasta y muy normalita, si Manquillo se lo curra espero que Simeone tenga huevos a ponerle por delante de Juanfran.

Y Saul Ñiguez me encanta, debe ocupar en la plantilla el puesto de Tiago, y como al muerto del portugues le han renovado, pues el puesto de Toulalan ahora que ha fichado por el Monaco. Saul esta ya formado futbolisticamente y puede competir al máximo nivel. Es un pivote defensivo que llega al ataque y puede jugar en mil posiciones.

Y Oliver Torres supongo que este año jugará minutos y partidos, pero yo no le veo ni de lejos titular, creo que aún debe mejorar y su puesto debería estar en el banquillo, jugando unos 20 o 25 partidos esta temporada.

Deja un comentario

*