En busca de la primera corona

(Foto: Catherine Kõrtsmik)

Francia y Uruguay han demostrado que lo importante no es empezar con buen pie una competición, si no llegar bien al tramo decisivo. Ambas fueron segundas de grupo y han ido creciendo a medida que avanzaba el torneo. Especialmente la selección francesa, que arrasó en octavos ante Turquía y en cuartos contra Uzbekistán. Por lo tanto, su condición de merecidos finalistas es indiscutible. Dicho esto, vamos a centrarnos en sus puntos fuertes y débiles de cara a la final del Mundial sub-20.

Seguridad defensiva

La selección charrúa sólo ha encajado tres goles durante el torneo, lo cual demuestra su buen trabajo defensivo. No obstante, dos de los tres tantos encajados (ante Croacia y Nigeria) llegaron a través de conducciones del rival que empezaron en el perfil izquierdo y finalizaron en el derecho. Aunque, a pesar de ello, el nivel del sistema defensivo uruguayo es notable. La línea de zagueros es sólida y el doble pivote formado por Gino y Cristóforo dificulta las recepciones rivales entre líneas. Además, Laxalt y Pais se sacrifican en banda y ayudan a sus laterales, dejando a De Arrascaeta y Nico López arriba para ejercer una primera presión que suele ser bastante tímida. Sin embargo, el equipo uruguayo no es tan rocoso como la Portugal finalista en la última edición, que no encajó ningún tanto hasta el último encuentro del torneo.

Pero la defensa francesa, que también se ha mostrado bastante segura a lo largo del torneo, ha fallado más que la uruguaya. Ante Estados Unidos, Ghana (en la fase de grupos) o Turquía, los franceses se relajaron en los últimos minutos del partido y recibieron varios goles, aunque sólo el tanto de Estados Unidos fue relevante en el marcador final. La superioridad física de la selección francesa hace que resulte muy difícil de superar por velocidad, sorprenderles con balones a su espalda o mediante combinaciones por el centro. Umtiti (sancionado), Zouma y Sarr son fiables cuando el rival llega de cara y meten la pierna para robar el balón o usan el cuerpo ganar la posición sin problemas. Sin embargo, la zaga blue sufre más cuando la amenaza llega desde una de las bandas. Casi todos los goles encajados en Francia han seguido un mismo patrón: un extremo rival encara cerca del área y atrae al lateral de su banda y al central más cercano, entonces centra y un atacante llega antes que el central del perfil opuesto, que ha perdido de vista a su adversario durante unos instantes. Así marcaron Alcácer, Boakye y Bakis. Además, Thauvin y Bahebeck no siempre bajan a ayudar al lateral de su banda, por lo que parece más fácil dañar por esa zona que por el centro, donde la presencia de Kondogbia y Pogba también intimida al rival.

Umtiti, sancionado, se perderá la final (Foto: Ronnie Macdonald)
Umtiti, sancionado, se perderá la final (Foto: Ronnie Macdonald)

Circulación en el centro del campo

Ni Francia ni Uruguay son equipos virtuosos en la circulación de balón en el centro del campo, aunque funcionan bastante bien en ataque. Los franceses tienen a Pogba y Kondogbia, que en cualquier momento pueden arrancar desde atrás, superar a un par de rivales y buscar el disparo desde lejos o al compañero que ha quedado libre. Además, Veretout suele ser una opción de pase en la zona de tres cuartos de campo. En cambio, Uruguay no tiene a dos futbolistas de la potencia física de Pogba y Kondogbia en esa parcela del campo. La solución para llevar el balón al campo contrario suele aparecer a través del criterio de Cristóforo y su preciso pase en largo o en el juego por las bandas de los siempre activos Laxalt y Pais, a menudo acompañados por los laterales, sobre todo con las incorporaciones de Guillermo Varela por la derecha.

(Foto: Jimmy Baikovicius)
Cristóforo, el “20” en Peñarol, clave en Uruguay (Foto: Jimmy Baikovicius)

Armas ofensivas

Uruguay tiene un repertorio ofensivo menor que Francia. Más allá del juego por los costados y lo que pueda generar Cristóforo, De Arrascaeta lleva la manija en tres cuartos de campo. Es el futbolista capaz de inventar ese último pase cerca del área rival. Además, delante tiene a Nico López, un punta que se mueve muy bien por todo el frente de ataque, aunque le gusta más caer por el costado izquierdo. Sus desmarques a la espalda de la zaga rival suelen ser una buena opción cuando Uruguay se atasca, aunque Francia defiende bien estas jugadas. Y si los recursos del once inicial no dan el resultado deseado, Verzeri puede meter al alto Avenatti y optar por el juego directo, colocar al desequilibrante Rolán en la banda derecha o apostar por la frescura de Gonzalo Bueno en la izquierda.

Sin embargo, el potencial ofensivo de Francia es incluso mayor. Los laterales Foulquier y Digne llegan constantemente hasta la línea de fondo. Son dos atacantes más. Especialmente en el caso del lateral zurdo del Lille, cuyas incorporaciones son una pesadilla para la defensa rival. La profundidad de los carrileros aleja a los extremos de la banda y permite que Bahebeck y Thauvin se muevan por la zona de tres cuartos. El primero carga el área y el segundo desequilibra mediante su regate: Thauvin parte desde la derecha, conduce hacia dentro y busca finalizar la jugada; así clasificó a Francia para la final. El juego de espaldas de Yaya Sanogo también es muy útil para su equipo. Fija a los centrales y siempre es una opción para rematar los centros laterales. Además, Francia es un equipo potente en las jugadas a balón parado, sobre todo en los córners. Aunque, pese a la enorme cantidad de recursos ofensivos de que dispone, a menudo les ha costado transformar sus ocasiones en goles. La primera media hora ante Uzbekistán o la primera parte contra Ghana son buenos ejemplos de ello.

(Foto: Catherine Kõrtsmik)
(Foto: Catherine Kõrtsmik)

Después de tres largas semanas de fútbol en Turquía, el Mundial sub-20 llega a su fin. Francia goza de más recursos para superar a su rival, pero Uruguay ha demostrado saber competir como pocos. Siete integrantes del equipo charrúa ya perdieron una final de un Mundial hace un par de años y no querrán dejar escapar la oportunidad de resarcirse. También pueden mejorar la actuación de la generación uruguaya de 1997, que se tuvo que conformar con la medalla de plata. Aunque los franceses también buscan su primer entorchado mundial en la categoría sub-20. En unas horas tendremos un nuevo campeón.

Alineación prevista en Francia
Alineación prevista en Francia
Alineación prevista en Uruguay
Alineación prevista en Uruguay

 

 

 

 

 

 

 Foto de portada: Catherine Kõrtsmik

El restaurante barcelonés Zurna, especializado en cocina turca, patrocina #MarcadorInturkey

zurna

Related posts

1 comments

Partido realmente interesante el de hoy, con una Uruguay que compite como muy pocos y unos franceses que, pese a la derrota contra España, es la gran sensación del torneo.

En lo futbolístico, veo ligeramente superior a Francia porque a día de hoy, con permiso del combinado español, poseen el mejor centro del campo de la competición, con un Paul Pogba y un Kondogbia que se están saliendo.

Otro aspecto que me parece clave son las jugadas a balón parado, ya que los franceses poseen auténticas Torres para rematarlos y creo que por ahí pueden generar ocasiones.

Un duelo muy bonito y apetecible de ver será el que tengan Giménez y Sanogo, ya que el francés se mueve muy bien y juega muy bien de espaldas aunque creo que aún le falta calidad y calma para finalizar todo lo que se crea el mismo o su equipo.

Como digo, partido muy interesante y apetecible de ver, aunque veo ligeramente favoritos a los franceses, a pesar de que los uruguayos compitan como muy poquitos.

Deja un comentario

*