Milagro “guadalupano”, el Tri a Octavos

5931281892_7e8129a4c9_o
Firma invitada: Pepe del Bosque.

México llegó a Turquía con altas expectativas. Lo hecho hace dos años en el Mundial Sub20 de Colombia y que parte de la generación campeona del Mundial Sub17 en 2011 estuviera presente eran argumentos para confiar.

El camino no ha sido fácil. El primer partido ante Grecia despertó los fantasmas de épocas pasadas. El “Tri” no jugó mal. Tampoco bien, pero no mereció perder. Los errores defensivos y la falta de contundencia costaron caro y Grecia, a su estilo, ganó bien. El señalado fue el capitán, el Pollo Briseño. El central mexicano no ha evolucionado dos años después de aquella victoria ante Uruguay en un pletórico Estadio Azteca. Se muestra lento, falto de lectura, torpe en la marca y su liderazgo no debía ser argumento para justificar su titularidad ante sus evidentes errores.

Algunos miembros destacados de la México sub 17 campeona del mundo en su país en 2011 están en Turquía con la sub 20. Foto: Noticias de tu Ciudad

La sensación de que no todo estaba perdido después de la derrota ante el cuadro helénico era gracias a los argumentos ofensivos. El “Tri” no atacó siempre de manera organizada pero tuvo ocasiones de peligro, mismas que fueron contadas en su segundo encuentro contra Paraguay. México mostró su peor cara contra el equipo sudamericano: de nuevo mal en lo defensivo, y ahora, poco productivo en lo ofensivo. El técnico azteca Sergio Almaguer fue claro: “dimos el peor partido de todo el proceso”. Las alarmas estaban encendidas, la palabra “fracaso” estaba cerca. México necesitaba golear y esperar la combinación de otros resultados para avanzar a la siguiente ronda. La afición mexicana se encomendaba a la Virgen de Guadalupe.

El milagro llegó. México goleó a Mali –que ganando se clasificaba–, superó en diferencia de goles a Ghana y, más tarde, con la contundente victoria de Colombia sobre El Salvador, la difícil clasificación se convirtió en realidad.

En su historia, México ha necesitado jugadores diferentes, que marquen diferencia. En esta selección encontramos jugadores únicos en su especie.  Espericueta –que no ha debutado en Liga MX–, Jesús Corona, y Marco Bueno son, al momento, el mayor argumento de un equipo que ha mostrado un nivel lejos del esperado. Dependen de lo individual más que de lo colectivo. Sus actuaciones han sido clave para que la selección mexicana siga soñando en un Mundial en donde el milagro se consumó y el hambre de triunfo persevera. Los Octavos de Final esperan.

2 comments

No sé si es que se contradice, o que yo lo entendí mal, pero en el último párrafo pone que nunca ha tenido figuras destacables y dos o tres frases después dice que dependen más de lo individual que de lo colectivo.

Agradecería que alguien me aclarara eso, si pudiese ser. Gracias

Él mismo lo especifica:

"EN SU HISTORIA, México ha necesitado jugadores diferentes, que marquen diferencia."

Y después:

[Pero] "En ESTA SELECCIÓN encontramos jugadores únicos en su especie."

Deja un comentario

*