Mucho más que poderío físico

8437072813_843a426bc7_o

Ya antes de que comenzase el Mundial se veía a Francia como una candidata clara al título. Tiene a jugadores de nivel consolidados en el panorama del fútbol europeo, es más que correcta física y técnicamente y sus jugadores menos conocidos dan la talla y aportan al colectivo. Ha superado un grupo de nivel en el que coincidió con otra clara candidata al título como España y con una selección que podía causar problemas a cualquiera en cualquier momento como Ghana. En Octavos de Final se van a ver las caras con los potentes anfitriones: Turquía. Comenzaron arrollando a El Salvador, sucumbieron ante el golazo de Quintero en el duelo contra Colombia y necesitaron de dos obras de arte en forma de goles para remontar ante Australia y clasificar como segunda de grupo.

Francia

Francia recupera para el partido al interior bianconero Paul Pogba tras la sanción que le impidió jugar ante España. Su vuelta permitirá que el seleccionador Pierre Mankowski vuelva a utilizar el esquema para el que está concebido el juego estándar de su equipo, el 4-3-3. Con ese dibujo, Francia puede elegir entre la gran salida lateral que le permiten los laterales Lucas Digne y Dimitri Foulquier o la conexión entre los centrales y el mediocentro, que garantiza la posterior activación de los indiscutibles interiores Pogba y Geoffrey Kondogbia. De cara al partido contra Turquía se espera que Mankowski disponga su once de gala con la única ausencia del central Samuel Umtiti, que causa baja por acumulación de tarjetas. Se espera que Zouma y Sarr sean la pareja de centrales, que el nuevo delantero del Arsenal Yaya Sanogo juegue como ‘9’ y que Thauvin esté presente en el costado derecho. Ahora bien, las correctas actuaciones de teóricos suplentes hacen que sea difícil anticiparse a la decisión de Mankowski para dos demarcaciones: el mediocentro y el volante izquierdo.

El mediocentro es muy importante en el juego de esta Francia. En el 4-3-3 es quien inicia la jugada bajando a recibir de los centrales y quien tiene que darle continuidad siendo preciso en el contacto con Pogba-Kondogbia o con los hombres de banda. Es por eso por lo que Jordan Veretout parte con ventaja para jugar en ese puesto. Mediocentro puro que cumple a la perfección en esas tareas y también es bueno en fase defensiva. Compite por su puesto Mario Lemina, que es interior pero ha jugado minutos en esa demarcación sin estar aparentemente adaptado al 100%. Es alocado tras la recepción, busca el área prácticamente desde que recibe de centrales e incluso busca sorprender intercambiando su posición con la de Pogba. En el volante izquierdo los aspirantes sí son jugadores parecidos: Bahebeck y Bosetti. Ambos han aportado profundidad y peligro en el área, pero el primero ha sido más regular durante sus minutos en lo que va de torneo. Hay que considerar también la figura de Axel Ngando. El mediapunta del Rennes es el comodín favorito de Mankowski. Tiene menos impacto partiendo desde la derecha, pero es un jugador que genera mucho peligro en la zona del ‘10’. Puede desatascar partidos y alterar el esquema táctico (como ante Ghana).

Once previsto en Francia sub 20.

Paul Pogba, de nuevo disponible tras sanción, será titular ante Turquía. Foto: Romana Correale

Turquía

Turquía tiene un nivel físico medio bastante alto, aunque no todos los miembros de la escuadra que dirige Feyyaz Uçar son portentos como los delanteros o el mediocentro titular Alpaslan Öztürk, que es de largo el ‘5’ más rocoso del Mundial. Es una escuadra estructurada casi siempre en un 4-3-3 diferenciado futbolísticamente del francés por algunos matices. Su mediocentro, Alpaslan, tiene mucha más trascendencia en fase defensiva que en salida de balón, aunque su constancia en la segunda labor es importante para activar a los interiores, Hakan Çalhanoğlu y Salih Uçan, que son más estetas y algo más asociativos que los franceses. Francia tiene la opción de salir lateralmente si lo desea gracias a sus dos laterales de calidad, pero Turquía tiene en esa demarcación su punto más débil. İlkay Durmuş, el lateral izquierdo, es correcto desdoblándose en ataque, pero sus actuaciones en fase defensiva son mejorables. En la derecha el nivel es bastante más bajo: Fatih Turan apenas sube y atrás tiene problemas cerrando, y su teórico sustituto, Cumali Bişi (mediocentro “adaptado”), no ha demostrado tener mecanismos de lateral –ni en ataque ni en defensa–. Thauvin y su homólogo de banda izquierda, e incluso Ngando si tiene minutos, tienen aquí un filón. Pueden marcar diferencias en el juego exterior.

En el ataque por los costados son protagonistas dos futbolistas muy diferentes. En la izquierda acostumbra a ser titular el cottager Kerim Frei, volante puro que opera prácticamente por toda la frontal del área dejándole la banda al lateral. Su pronunciado abandono de la banda para sumar en el área o por dentro recuerda al juego de Pedro Rodríguez en la selección absoluta de España. En la derecha juega Enver Şahin, un atacante de banda mixto que alterna gestos de volante con acciones de extremo desbordante y solidario en defensa. El estilo prevaleciente de Turquía es el asociativo. Alpaslan juega con los interiores y estos se asocian con los tres más adelantados e incluso buscan el gol desde segunda línea. Ahora bien, como se vio ante Australia, también utilizan juego directo sobre el delantero. Hay pocas dudas sobre la titularidad en ese puesto de Artun Akçakın, pues İbrahim Yılmaz está sancionado. En cualquier caso, fuese quien fuese, ambos son muy fuertes físicamente y tienen muchas papeletas de ganar a los centrales. Si logran girarse tras ello, generan peligro. Ambos son puntas móviles que se involucran en fase defensiva buscando el robo y presionando.

Sin balón, el equipo se vale del poderío físico para presionar en dos líneas (no varía el esquema base) y para incordiar al rival. Aparentemente solo hay dos dudas en el once de Feyyaz: el eje de la zaga (al que optan Ethem Pülgir, Ahmet Çalık y Hakan Çinemre) y Okay Yokuşlu, el jugador “número 12” de este equipo. Okay es un interior al uso, con llegada desde segunda línea y bueno técnicamente, que puede jugar de mediocentro posicional y que viene de marcar el golazo ante Australia que certificó el pase a Octavos. En la Fase de Grupos parece haber quedado claro que, al igual que le pasa a Mankowski con Ngando, Okay le gusta mucho a Feyyaz. No obstante, en su demarcación están Hakan Çalhanoğlu y Salih Uçan, insustituibles y muy valiosos, por lo que será un hombre a tener en cuenta solo en el transcurso del partido. Su única titularidad (ante Colombia) alteró mucho al equipo, pues Hakan jugó escorado a la izquierda y apenas apareció.

Once previsto en Turquía sub 20.

El componente mixto de Turquía (físico-asociación, elaboración-juego directo) es una amenaza para una Francia que tiene que renovar su candidatura tras haber dejado algunas dudas ante selecciones inferiores a ella como Estados Unidos, con quien empataron 1-1. El favoritismo es ligero en favor de los franceses, pero el cruce es más igualado de lo que se puede pensar.

Related posts

Deja un comentario

*