Un anfitrión que no conecta

turkey

Que 23 de las 24 selecciones participantes en el Mundial sub’20 jueguen en estadios con una paupérrima afluencia de público quizás no deba ser una gran sorpresa -sin que esto signifique que algo no haya fallado en la organización y/o en la FIFA-, pero que ni siquiera el equipo anfitrión sea capaz de generar una buena atmósfera en los campos ya resulta más significativo. El juego del equipo turco se ha contagiado del escaso ambiente que rodea a sus partidos. O eso o que los aficionados otomanos se aburren con su selección, que también pudiera ser. Desde luego que no han dado muchos motivos para la diversión ni el martes ante Colombia ni este viernes ante Australia.

El caso es que de Turquía, tanto por su condición de anfitriona como por la nómina que atesora de notables futbolistas, se esperaba más en este Mundial sub’20. Y se sigue esperando más. Han comprado su billete para los octavos de final, sí, pero hasta ahora han insinuado menos de lo que son y no han explotado, ni se han acercado a ello, todo su potencial. O esa es la sensación desde la distancia.

Se enfrentarán el próximo martes a Francia en octavos, un duelo entre dos selecciones europeas que, por nombres, podrían llegar realmente lejos en el torneo, aunque tendrán que mejorar y despejar las dudas causadas durante esta semana.

El anfitrión no conecta, de momento, con su gente. No obstante, el golazo de Okay Yokuslu ante Australia vale una entrada. No pasó mucho más en el partido, pero lo poco que ocurrió fue una maravilla, un escándalo de gol de Yokuslu. Mientras tanto, seguimos esperando a Salih Ucan, Hakan Calhanoglu o Kerim Frei, que continúan interviniendo con cuentagotas. Y así es difícil eliminar a la Francia de Pogba y Kondogbia.

Related posts

1 comments

Genial artículo, pero discrepo en varias cosas:

-Cierto que se espera más de Kerim Frei, pero hoy ha aparecido la mayor parte del partido. No paraba de regatear y no lo podían parar. Le dio además un gol hecho a Ibrahim Yilmaz, que se echó una siesta antes de chutar.

-Muy buen gol también de Çalhanoglu, que está siendo infrautilizado por Feyyaz. Ejemplo, ponerlo en la banda izquierda contra Colombia.

-Ha aparecido Cenk Sahin. Desconocido esta temporada en Istanbul BB, hemos descubierto un gran extremo que necesita mejorar sus centros y peca de individualismo.

Esto último, el individualismo, es el gran problema de la selección. No se apoyan, no son solidarios y parece que cada uno busca más su gloria personal que la de la selección. Y eso es algo que debe erradicar el entrenador Feyyaz. Además de las pájaras defensivas típicas de cualquier equipo turco y de un delantero goleador. Si el entrenador consiguiera eso, sería uno de los candidatos sin duda al título.

Deja un comentario

*