Un cruce envenenado

Spain U19

España, la única selección que ha ganado los tres partidos que ha disputado en el Mundial sub-20, se enfrenta a México, el 15º mejor equipo durante la fase de grupos. Los mexicanos han sufrido mucho para clasificarse para los octavos de final, pero se metieron tras golear por 1-4 a una muy débil selección de Malí. Sin embargo, pese a las dificultades, las eliminatorias son una historia muy diferente.

La selección mexicana llega bastante reforzada en el apartado anímico. Jesús Manuel Corona anotó un gol y regateó tanto como quiso a la defensa rival. Bueno, Escoboza (sancionado) y Luna también inauguraron su particular cuenta goleadora. No obstante, jugaron con muchísimos espacios por delante y ante una defensa muy permisiva, algo que no se encontrarán en la tarde de hoy. Ante Grecia o Paraguay, selecciones que se repliegan bien, les costó bastante llegar al área rival. México dependía del toque preciso de Espericueta (cuidado con sus faltas) o de lo que podía generar Corona gracias a su regate. Pero el balón no llegaba en condiciones a los delanteros mexicanos. Los extremos no estuvieron demasiado finos en los dos primeros partidos y los laterales aportaron poco en ataque. Y cuando llegaban al área rival les faltó definir mejor. De ahí que México confíe en haber afinado su puntería en el último encuentro de la fase de grupos.

En la parcela defensiva, la selección mexicana también tiene varios defectos. Ha encajado goles en los tres encuentros que ha disputado y no es difícil generarles varias ocasiones por partido. Además, su zaga no ha sido rápida ni contundente hasta ahora, por lo que Jesé y Deulofeu serán una gran amenaza a su espalda. Tampoco han tenido que defender nunca ante un rival que llevara la iniciativa de inicio, aunque la selección española sea un equipo bastante vertical al que no le gusta demasiado retener el balón en su propio campo. Espericueta puede ser un magnífico lanzador de contraataques, pero prefiere intervenir más a menudo.

Spain U19
(Foto: Catherine Kõrtsmik)

Sin embargo, España tendrá más argumentos que Jesé y Deulofeu para dañar a la selección mexicana. Suso ejerce de pasador y en cualquier momento puede dejar completamente solos a Jesé o Deulofeu; Óliver Torres está cuajando un magnífico Mundial y supone un peligro tanto por sus pases como por su conducción; Manquillo se incorpora con tanto peligro como frecuencia por la banda derecha; y Lopetegui dispone de varias alternativas en el banquillo como Alcácer o Denis Suárez. Además, la defensa española se ha mostrado bastante segura hasta el momento. El equipo funciona bien.

Pero esto son los octavos de final y enfrente está una generación mexicana con ganas de emular a los campeones de los Juegos Olímpicos en Londres, dar continuidad al triunfo de los sub-17 de hace dos años o al menos quedarse cerca de la actuación del anterior grupo en el Mundial sub-20 de hace un par de temporadas, cuando México alcanzó la tercera posición. En ese mismo Mundial sub-20, la selección de Isco, Canales y compañía ya necesitó la tanda de penaltis para eliminar en octavos a Corea del Sur, que también había sido tercera en su grupo. Ahora poco importa lo hecho en la primera fase. Un error puede dejar fuera a cualquiera.

Related posts

2 comments

Gran previa para el partido. Únicamente señalar que los Juegos que ganó México no fueron los de Pekín, fueron los de Londres. Se qué lo saben y sólo fue un error. Saludos desde el DF.

Totalmente cierto, un lapsus. Fueron los del año pasado, efectivamente. Ya está corregido. ¡Muchas gracias por el apunte, Luis!

Deja un comentario

*