Una España contragolpeadora

La generación del 93 de la selección española está profundamente marcada por la presencia de Gerard Deulofeu y Jesé Rodríguez. Son dos jugadores de una naturaleza diferente al paradigma de futbolista español de los últimos tiempos. Son distintos al arquetipo del pasador que toca, elabora y busca el gol con una cadena prolongada y estética de pases. Deulofeu y Jesé son veloces, desbordantes, eléctricos, muy móviles y finalizadores. Vertiginosos y verticales. Se salen tanto de lo común que siquiera la presencia de jugadores más “canónicos” como Suso u Óliver Torres impiden que el fútbol de esta España sub 20 sea un fútbol muy acorde a su estilo. De hecho, Jesé y Gerard marcan el estilo.

Gerard Deulofeu, junto a Jesé Rodríguez, define el estilo de esta España sub 20. Foto: Gerard Reyes

Se ha notado en el debut en el Mundial de Turquía ante Estados Unidos. Victoria por 1-4 con muchos detalles de diverso tipo que merecen la pena. De entrada, la disposición táctica de Julen Lopetegui, casi recién llegado de Israel. 4-3-3 con Jesé y Deulofeu en las bandas, Suso de falso ‘9’ y Saúl Ñíguez con Óliver Torres en los interiores. La intención inicial parecía ser que el mediapunta o volante del Liverpool se introdujese en el centro del campo para generar superioridad junto a los interiores Ñíguez y Torres y que Jesé y Deulofeu, jugadores con capacidad definidora, se encargasen de los remates llegando en carrera en fuera-dentro justo por delante. Los Estados Unidos de Tab Ramos salieron con la clara intención de presionar muy arriba e impedir que España les sometiese con el dominio casi infernal de la posesión, como acostumbran a hacer las distintas selecciones españolas en los últimos tiempos. Organizados en un 4-2-3-1, no dispusieron de forma evidente líneas de presión como tal, pero sí que obstaculizaron con éxito la salida de España por el medio. Hasta incluso la de los laterales. Y llevaron la iniciativa por momentos.

España no podía utilizar la conexión centrales–José Campaña, y a los laterales (Bernat adaptado y Manquillo) se les tenía especial vigilancia para que no profundizasen. Ante este escenario, los de Julen Lopetegui aprovecharon la presencia de los cuchillos que caracterizan a esta generación: Jesé y Deulofeu. A los 4 minutos, Manquillo logró superar la vigilancia estadounidense, coló un pase por el costado derecho a Deulofeu que se plantó en el borde del área, asistió pese a la presencia de Torre delante de él y Jesé entrando desde la izquierda marcó el 0-1. Los laterales estadounidenses, especialmente Ocegueda, habían dado síntomas demasiado pronto de que no iban a poder mantener un control solvente de sus bandas con los iconos de esta España sub 20, y menos si tenían que replegar desde campo rival. Eso era un filón que España pudo aprovechar, más todavía si se tiene en cuenta lo adelantada que estaba la defensa de Estados Unidos.

Estados Unidos no cambió de plan. Presión alta para tener robos a buena altura e intentar tener posesiones largas. Lopetegui era consciente de que el equipo no tenía salida de balón, pero la opción del juego directo dio resultados. Y no precisamente porque hubiese un perfil de delantero clásico para bajar los balones colgados, sino porque Jesé y Deulofeu castigan a cualquiera con su velocidad. Mandar un balón arriba era prácticamente generar una ocasión de peligro con los dos referentes de este equipo. Costaba definir con Suso teniendo que llegar desde la medular hasta el área, y España cambió las demarcaciones del gaditano y de Jesé Rodríguez, y muy pocos minutos después, las de Suso y Deulofeu. Seguía el 4-3-3 pero con Jesé en punta y Deulofeu en la izquierda.

Los minutos pasaban y a Estados Unidos le costaba cada vez más volver a campo propio tras pérdidas en el campo de España. El partido era muy Jesé-Deulo y en ese contexto tenían que aparecer los jugadores más parecidos a ellos. En un partido vertical, en el que la velocidad es una virtud más importante de lo habitual para generar peligro, tenía que aparecer Javier Manquillo. El lateral del Atlético de Madrid dejaba rivales atrás con suma facilidad cuando Estados Unidos no podía retroceder por el desgaste acumulado. En ese contexto, Manquillo fue feliz, y dañó al perfil izquierdo de la zaga estadounidense de una forma mucho más machacona de lo que Suso es capaz de hacer. Los de Tab Ramos definitivamente dejaron de llegar a tiempo a campo propio. Y España lo castigó con dos goles casi seguido al borde del descanso. 0-2 de Deulofeu, un golazo que dejó mirando al perfil izquierdo de la zaga. 0-3 de Jesé tras galopada imparable de Manquillo. Goleada de la España contragolpeadora.

A Lopetegui le preocupaba en cierta manera la salida de balón. La incapacidad de sobreponerse a la presión alta del rival. Y aunque España se había entregado al fútbol de Jesé y Deulofeu con éxito, buscó en todo momento que el mediocentro lograse empezar jugadas de las “canónicas”. Estados Unidos se mantuvo fiel a su idea y el técnico vasco dejó 25 minutos del segundo tiempo a Campaña para que buscase espacios. El mediocentro del Sevilla, ante la imposibilidad de tocar para Saúl y Óliver, buscaba balones largos que siguieron dando beneficios. Jugó al son del fútbol de Jesé y Deulofeu. Con una genialidad de pase, larguísimo pero preciso, encontró al segundo de los mencionados, que se había cambiado de carril con Suso. El barcelonista se fue por velocidad en la parte derecha y metió el 0-4 dejando atrás a Cropper. Poco después metió al granota Rubén García por Campaña, para que Saúl fuese el mediocentro generador y Suso participase más por dentro. Acabó con Alcácer de ‘9’ puro quitando a Jesé. Se intuía que la intención era dinamizar el juego interior pero saliendo bien desde atrás, y la segunda premisa siguió sin cumplirse.

El Team USA no se rindió, pero fue bajando el ritmo al verse a 4 goles de diferencia. La salida de balón española no mejoró,  y en una jugada iniciada desde campo propio una desafortunada pérdida provocó el golazo de Luis Gil en jugada individual. Aun así, la sensación que queda tras el choque es que se puede jugar a lo que marquen Jesé y Deulofeu. Su personalidad y la esencia de su juego ha sido impregnada en el conjunto de Lopetegui. Esta España sub 20 asume algún riesgo pero juega rápido, vertical y contragolpeando bien. Y, por ahora, gana bien.

Related posts

4 comments

No me he posicionado en el tema del estilo vertical de esta sub 20 en el artículo. Lo noticiable es que esta España sea distinta porque el resto siguen un mismo patrón.

Un saludo.

Creo que en realidad lo noticiable es la capacidad de el equipo y del cuerpo técnico de cambiar de guión. Este equipo en su mayoría ganó el Europeo sub19 del verano pasado jugando como las categorías superiores: mucha posesión y cambios de posición de los jugadores de ataque (parecido a lo visto en el Euro sub21 de hace unos días). Y sin embargo no se les caen los anillos por cambiar de estilo y aprovechar las concesiones del rival cuando éste quiere "deshacer" el ataque de España y su punto fuerte: la posesión desde atrás. Me pareció muy inteligente la jugada, y muy suicida la actitud de USA, no dándose cuenta que dejando tanto espacio a su espalda premiaba las condiciones optimas de los jugadores españoles más resolutivos: Jesé y Deulofeu. Aun así creo que en los siguiente partidos se volverá a ver una España más "clásica" en la que los extremos no tendrán tanto espacio y la jugada deberá ser más elaborada para llegar a gol.

Solo felicitaros por la web. Es una pasada para los que nos enganchamos hace años a Marcador Internacional. Un saludo

Deja un comentario

*