Una noche en Beyoglu: viejos locales de café turco y discotecas en áticos en Galatasaray

foto-17

Es la noche previa a las semifinales del Mundial Sub-20, pero, con Turquía eliminada y el país debatiéndose entre el islamismo y el laicismo, Estambul disimula perfectamente que el sábado será sede de uno de los partidos más importantes del año en el calendario FIFA. Sólo algún voluntario, esperando en el aeropuerto de Atatürk a viajeros foráneos identificándose con el uniforme oficial del torneo, te lo podría hacer sospechar. Pero la ciudad es tan enorme que los acontecimientos deben ser de una magnitud exagerada para hacerse notar. Incluso cuesta adivinar que, hasta hace pocos días, el caos se apoderaba de la zona próxima a la plaza de Taksim: sólo quedan algunos activistas cenando sentados en el suelo de la calle delante de la universidad de Galatasaray, y algún furgón policial dando vueltas por la zona para controlar que todo esté en orden. Y sí: todo está en orden. O en el orden que Estambul ha inventado para gustarse a sí misma y para fascinar a los visitantes. Aunque los acontecimientos políticos hacían presagiar un descenso notable del turismo, los restaurantes están llenos de extranjeros y la efervescencia de la noche se impone tras la caída del sol.

Los enviados especiales de www.marcadorint.com se aventuran por callejuelas ascendentes y encuentran el clásico local tradicional de café turco. Con todo su encanto. Con toda su magia.

 

 

Si observar la elaboración del café turco, cuidadísima, repleta de mimo y cariño, de amor al producto y a su espíritu, ya es fascinante… saborearlo representa una experiencia memorable.

 

 

A pocos metros, los contrastes de Estambul se hacen evidentes. Galatasaray pide marcha y la ciudad te atrapa con sonidos de todo tipo que provienen de lugares insospechados.

 

 

La noche ofrece múltiples posibilidades. No sólo para la gente joven. También para los que han superado el medio siglo, que se sientan en taburetes a fumar mientras contemplan la actividad de una urbe que es pura vida callejera. Y todo el mundo asume que la actividad diaria se prolonga hasta horarios que Occidente no podría sospechar. Los quioscos permanecen abiertos y un jugador del Barcelona aparece en las portada de un periódico local como objetivo del Galatasaray.

 

 

Y cada esquina es una sorpresa. Cada esquina te hace revisar tus experiencias antiguas para preguntarte si existe en Europa algo así. Y cuando aún no has hallado la respuesta, aparece, medio oculto por la oscuridad de la noche, el paisaje. El hechizo de la civilización centenaria que se ha ido transformando y moldeando.

 

 

Previas de las semifinales de este miércoles:

Ghana-Francia, 17:00 hora española, en Bursa… por Sergio Santomé 

La Ghana campeona de 2009… por Tomàs Martínez

Irak-Uruguay, 20:00 hora española, en Trabzon… por David Fernández

¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

5 comments

El café turco es que está asqueroso jeje, y los piscos que se quedan abajo del vaso parecen barro! Tenéis que ir SÍ O SÍ al barrio de Kadiköy cogiendo el Ferry, os va a encantar (además, es donde está el campo del fenerbahçe).
Ay! cómo echo de menos mi erasmus en Estambul!
Un abrazo cracks

Deja un comentario

*