¿Cómo pudo perder la Brasil del 82?

Paolo Rossi Mundial 82 Italia Dominio Público

La Brasil del 82. La versión derrotada de la maravilla del 70. Lo hemos escuchado muchas veces. ¡Qué bien jugaba la canarinha en el Mundial de España! Qué bonito era verla. Y es cierto… Era muy bonito…

Ejemplo de ello son los dos goles que anotó incluso el día que quedó eliminada. En ese mítico partido en Sarrià ante Italia, el último encuentro de una liguilla de tres selecciones previa a las semifinales. Sólo pasaba el primero del grupo, y ambas habían ganado a Argentina. A Brasil le valía incluso el empate porque había vencido por un margen más amplio a la albiceleste. Era la favorita indiscutible. Los planteamientos iniciales, con una Italia que priorizaba claramente la solidez defensiva y una canarinha repleta de futbolistas con vocación ofensiva (los dos medios centros llegaban permanentemente a tres cuartos), reflejaban claramente la naturaleza de los dos equipos.

Italia vs Brasil - Football tactics and formations

Este reportaje tiene su versión televisiva en el programa “Planeta Axel Camino al Mundial” de Gol Televisión. Si no quieres perderte ningún partido del Mundial, hazte socio de Gol Televisión pinchando en este enlace.

¿Cómo pudo Brasil perder aquel partido ante Italia? Ante una Italia que estaba jugando un campeonato muy irregular. ¿Cómo pudo no sumar ni un punto, un simple empate, que ya le habría bastado para pasar a semifinales?

Porque se equivocó gravemente atrás y Paolo Rossi la penalizó. Y gravemente significa gravemente.

En el primer gol, a Cabrini le deja el lateral Leandro demasiado espacio y demasiado tiempo para centrar. No va a presionarle. No le molesta. Cabrini la pone muy bien, pero Rossi remata cómodo entre Luizinho y Junior. Entre el central y el lateral. Rossi gana un remate en el área pequeña siendo muy bajito, y lo gana porque los dos defensores que debían estar pendientes de su marca se equivocan.

En el segundo, Toninho Cerezo entrega un pase horizontal al rival. Una concesión de una magnitud tan gigantesca como la del brillo que pudiera tener todo el juego de ataque de Brasil. Errores así, en partidos de máximo nivel, se pagan.

Y justo cuando Brasil había hecho lo más difícil, empatar por segunda vez con un volumen de juego y una fluidez inconmensurables, justo entonces, en una acción a balón parado, dos de sus futbolistas saltan a por la misma pelota, se molestan y la dejan muerta en el área. Encima, Rossi está libre delante de la línea de gol. Paolo Rossi, que ya había anotado dos tantos en el partido, estaba sin vigilancia a dos metros de la portería, y completamente habilitado porque estaban bajo palos un defensor y el portero. Mayúscula torpeza.

Brasil jugaba de maravilla con la pelota en 1982, pero el fútbol también consiste en defender y es difícil argumentar que mereciste mejor suerte cuando haces tantas cosas mal cerca de tu portería.

Foto de portada: Paolo Rossi (Imagen sin copyright)
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

6 comments

El partido de Júnior esa tarde en Sarriá es horrible. No especialmente acertado en ataque (algo a lo que NO nos tenía acostumbrados), y fallando en momentos decisivos en defensa.

Por cierto, que es asombroso como Brasil se descompone una vez Telé saca a su hombre más criticado (junto al portero Valdir Peres), Serginho Chulapa. Se decía que no era lo suficientemente técnico para jugar en esa Canarinha, pero lo cierto es que cumplía bien con la labor que Telé le encomendaba: fijar a los centrales y habilitar espacio para los genios que tenía detrás. Una vez Telé lo sustituyó (y fue por el talentoso e incisivo Paulo Isidoro), el experimento se fue al garete. Sócrates no era el delantero adecuado para ese Brasil.

Fue una desgracia para el futbol que este Brasil no ganará el mundial y sin embargo lo hiciera el Brasil del ’94 con los dos medios centros defensivos que produjeron una involución la estética del juego, sobretodo en las posteriores selecciones de Brasil, que ofrecieron un juego paupérrimo comparado con su potencial debido a ese tipo de esquema impuesto por Parreira y Zagalo. Siempre pensé que hubiéramos disfrutado mucho más de las selecciones posteriores si hubieran ganado el de España en lugar del de EEUU.

Buenas Axel, estoy muy de acuerdo contigo en lo que escribes al respecto de como se gana un Mundial. No solo es tener la posesión y jugar lindo, hay que defender con orden, transmitiendo seguridad y cometer el mínimo número de errores. Mi pensamiento es que el fútbol se puede jugar de mil maneras y todas son válidas. Italia jugó a “esperar el fallo rival”, muy solida atrás y es tan respetable como salir con 5 delanteros.
Tuve la sensación cuando vi el partido hace un tiempo, de que Brasil aún sabiendo que el punto le clasificaba no tenía un plan B, es decir no supo cambiar el chip y quizá “guardar” la pelota para clasificarse. En el gráfico no te salió el nombre del arquero de Brasil (Waldir Péres), un saludo maestro!

Estoy muy de acuerdo Axel. Tu ultima frase es perfecta, el futbol también consiste en defender y si fallas 3 veces en un partido no es injusto que pierdas. Aquí en Brasil se dice mucho que el Mundial de 82 “fue una injusticia”, “que ha perdido el fútbol”, en fin, cosas que también se oyen por ahí cuando pierde la Roja, pero la verdad es que en un partido tan grande, contra un rival tan importante, no puedes ser tan blando atrás. El fútbol es fascinante por eso, porque ni siempre el mejor va a ganar!

Vi ese partido. Es uno de mis primeros recuerdos futbolísticos. Brasil me desulmbro y me pareció que el fútbol era arbitrario y la victoria cuestión de suerte. Pero he madurado y ahora sé con que mimbres se teje el azar en el campo.

Deja un comentario

*