El día en el que Park Ji-Sung se hizo famoso eliminando a la Portugal de Figo

PLANETA AXEL

Catorce de junio de 2002. Era el primer Mundial de la historia fuera de los continentes americano y europeo y en Asia se vivía un fervor popular extraordinario por el fútbol, ya que además las dos selecciones anfitrionas, Corea del Sur y Japón, estaban haciendo un buen campeonato. El partido clave de la fase de grupo para el conjunto de Guus Hiddink se jugaba en la localidad portuaria de Incheon. Corea llegaba con cuatro puntos tras haber ganado en el debut ante Polonia y tras empatar frente a Estados Unidos en la segunda jornada. Portugal, en cambio, estaba más presionada, ya que arrancó con una derrota ante los americanos, y pese a golear luego a Polonia, estaba situada en la tercera posición del grupo con solo tres puntos. Era una Portugal con nombres ilustres, como Luis Figo, Joao Pinto, Vítor Baía, Fernando Couto o Pauleta. Las cuentas parecían claras: a Corea le bastaba con empatar y en cambio el conjunto luso debía ganar sí o sí. Estas fueron las alineaciones titulares del partido:

 

Portugal vs Republica de Corea - Football tactics and formations

 

Un amplio resumen de este Portugal-Corea del Mundial 2002 puede verse esta semana en las distintas emisiones del programa “Planeta Axel” de Gol Televisión, que se estrena hoy miércoles a las 15:00. En la web de GolT se pueden consultar todos los horarios.

 

Pronto se observó que el partido sería difícil para el cuadro de António Oliveira, el seleccionador luso de aquella época, que había dirigido brevemente al Betis en los años noventa. Portugal se quedó con diez jugadores a los 27 minutos por una durísima entrada de Joao Pinto que fue castigada con cartulina roja directa por parte del árbitro argentino Ángel Sánchez. Pese a ello, el equipo ibérico entendió que debía atacar porque no le valía nada más que la victoria, y Pauleta dispuso de algunas oportunidades claras. Hubo goles anulados en ambas porterías en un primer tiempo que fue extraordinariamente tenso. Corea tuvo alguna ocasión a la contra, con Seol Ky-Hyeon como protagonista. El altísimo delantero, que militaba en el Anderlecht por aquel entonces, era uno de los pocos que jugaba en Europa dentro del equipo de Hiddink. El único gol del partido lo marcaría, en la segunda parte y tras quedarse Portugal con nueve por la doble amonestación de Beto, Park Ji-Sung. Park tenía entonces 21 años y jugaba en el Kyoto Purple Sanga de la liga japonesa. Aquel gol dio la vuelta al mundo y le acabó valiendo el fichaje por el PSV Eindhoven. Su historia de éxito en el Manchester United llegaría unos años después. Portugal estaba con nueve y sin embargo se volcó e hizo sufrir a los coreanos. Las ocasiones se sucedieron y António Oliveira lo vivía con desesperación desde la banda. El portero Lee Woon-Jae, que posteriormente se convertiría en héroe en la tanda de penaltis frente a España en cuartos de final, empezó a mostrar en ese tramo decisivo sus excelentes condiciones. El partido acabó 1-0 y Corea del Sur celebró su histórica clasificación. Portugal se fue eliminada en un grupo en el que pasaron ronda los asiáticos y los Estados Unidos de América. Una resolución absolutamente inesperada que provocó la destitución de António Oliveira, que después de aquel partido se retiraría definitivamente como entrenador y no volvería a dirigir nunca más a un equipo de fútbol desde el banquillo, aunque asumiría la presidencia del modesto Penafiel unos años después.

Related posts

2 comments

Ese mundial fue una autentica verguenza, Korea fue ayudada descaradamente por los arbitros en todos los partidos que disputo.

Estoy de acuerdo con Joaquin. Ese mundial dio asco, que yo recuerde los árbitros eliminaron a Italia y a España, y viendo lo que dices de que Portugal se quedó con 10, creo que también echaron a nuestros vecinos.

Deja un comentario

*