1×23 Monday Morning

Axel y Raul en Sevilla grabando la carta FA Monday Morning

Con un Nantes-Marsella de fondo, Axel Torres y Raúl Fuentes reflexionan sobre el tiempo -¿dónde encontrarlo?- y contestan a algunos de los comentarios que llegaron la semana pasada sobre el asunto de la Superliga. La sorprendente derrota del Istanbul Basaksehir en Kasimpasa abre un ratito de conversación sobre la pelea por el título en la liga turca, antes de que Rulo se aventure a intentar acertar qué 16 equipos de Segunda B van a disputar el play-off de ascenso a final de temporada. ¡Participa con tus sugerencias y comentarios en el hashtag #MorningMI!

Si te ha gustado, no olvides suscribirte a nuestro canal en iVoox y darle a Me Gusta al propio podcast. ¡Contribuirás a que podamos seguir realizándolos!

9 comments

Comienzo a oir el podcast y noto que le dais demasiada relevancia a críticas que no merecen vuestro comentario. La reflexión de Axel sobre que no te pones a escuchar un podcast de fútbol que tiene una filosofía tan contrapuesta a la propia lo resume bastante bien. Estar expuesto al público en redes y demás interacción en Internet y no recibir este tipo de ataques es prácticamente imposible y no debe condicionar vuestras aportaciones.

Luego hiláis contraponiendo a ellas vuestros propios argumentos y sois hasta brillantes. Una síntesis muy buena del fútbol inclusivo y global (puro MI) frente al “exclusivo” y elitista que proponen los “grandes”. Para mí dais en el clavo en muchos temas. Sobre todo en la idea de que el último equipo de la última liga del último país, si ganara diez años seguidos, podría codearse con los mejores. Esa sensación da una fuerza especial al fútbol oficial del mundo entero.

No obstante parece difícil “parar el carro”. Ceferín podrá matizar algo pero la suerte parece estar echada. La relación de los grandes clubes con UEFA nunca ha sido demasiado buena, no hay más que repasar los inicios de la “Copa de Europa”, pero entonces las federaciones organizaban directamente las grandes ligas y tenían la sartén por el mango. Hoy son los Clubes quienes tienen la capacidad y la atención mediática para establecerse por su cuenta. Exprimirán a UEFA hasta su último aliento y producirán un cisma parecido al del baloncesto, donde la nueva competición fagocitará a la mismísima UCL.

Y entonces MI será más necesario que nunca… será el refugio de muchos de nosotros… Y Rulo… De Rulo hemos aprendido que cuando dice “no tengo tiempo” es que no lo quiere hacer… Y cada vez tiene menos tiempo para el Morning… humm… Pero eso no puede pasar nunca… Sois como Sherloc Holmes y el Dr. Watson, dos lógicas diferentes que convergen para crear algo nuevo… revelador… original… unas gotas del más puro…

MI

No se porque pero a mi la super liga me recuerda a cuando un jugador esta negociando su contrato y dice que otro club lo quiere para sacar más dinero. y creo que lo que buscan los equipos es más dinero de la tarta.
De todas formas me cuesta posicionarme tan claramente como axel porque hasta que de verdad no salga no veremos como es realmente.
También tengo que añadir que una liga con los más grandes no tiene que quitar atención a otras competiciones menores y el ejemplo lo tenemos con la NBA que tiene a casi todos los mejores y cohabita con ligas menores en otros países. Y yo que soy un gran amante del baloncesto me encanta ver a los mejores compitiendo entre ellos y disfruto también con acb, euroliga y leb oro que hay menos nivel individual pero mucha competitividad. Al mismo tiempo también me gusta la tesis de axel de que cualquier equipo de cualquier ciudad pueda llegar a lo más lejos como el caso del basilea que comentabais en el podcast, aquí es donde me surge el dilema que los 2 sistemas me gustan por igual y sinceramente el que menos es el actual que esta a mitad de camino entre los dos y en el que salvo milagros como el de la premier del año pasado siempre ganan los mismos y no hay variedad en la champion.

Respecto a la superliga esa…

Axel a dicho una cosa muy cierta, me refiero a eso de que las aficiones se centrarian mucho en los equipos que jugaran dicha competicion, dejando de lado a los equipos que posiblemente, durante años, han seguido con mucha pasion. Totalmente de acuerdo, pero tambien hay que decir que lamentablemente, eso ya pasa ahora, esperemos que no vaya a mas.

Ahora mismo, si preguntas a la gente por cual es su equipo, en por ejemplo la Premier, encuentras a muchos aficionados de Chelsea o Manchester City, no digo que me parezca mal, pero por otro lado, cuesta mucho encontar algun aficionado de Aston Villa o Newcastle (por decir dos), y son dos equipos con mucha mas solera, con muchisima mas historia, y con mucha mucha mas masa social de la que les acompaña al campo, y les sigue siempre en su dia a dia. Igual pasa en Francia, mucho aficionado de PSG, mientras que quedan olvidados para el aficionado “repartido por el mundo”, los Saint-Etienne, Rennes, etc… que son equipos con bastante mas historia, el PSG a pasado por delante incluso del O. Marsella.

Esta reaccion en estas dos ligas, como puede ser en otras, no es mas que por la fuerte injeccion de dinero, que entre otras cosas, a traido a grandes jugadores, y para poder competir mas arriba, y convertirse asi, en equipos mas famosos, mas grandes, mas conocidos mundialmente.

En las diferentes ligas, equipos historicos se han quedado olvidados para esa gran masa de “aficionado mundial”, si se acabase organizando el invento raro ese de superliga, esta situacion se agrabaria muchisimo.

Lo que pretenden los grandes clubes está claro, es a dónde están llevando a la propia UCL, a asegurarse su participación en la máxima competición con independencia de sus méritos deportivos. Por eso no nos quedan muchas dudas de lo que pretenden con su “Superliga”.

Lo de la concentración de aficionados en unos pocos equipos es algo histórico ya. La diferencia de seguimiento social y mediático que tienen aquí Barcelona y Madrid con el resto no ha dejado de aumentar desde los ochenta y sigue en progresión. Igual el Bayern en Alemania o los más grandes de la Premier, por mucho que en Inglaterra la tradición dicta que seas del equipo de tu ciudad.

Pero en nuestro país podemos bajar más en la pirámide del fútbol y darnos cuenta de que el problema está arraigado desde la base. En los ochenta muchos equipos de pueblo llenaban sus campos y los “derbys” que más interesaban eran los disputados con el pueblo de al lado. Hoy pocos equipos regionales consiguen en taquilla el dinero suficiente para pagar al trío arbitral. En muchos pueblos el Club ha desaparecido varias veces o ya ni siquiera hay fútbol, con campos que se han abandonado o que han sido asumidos por el Ayuntamiento y donde apenas entrena una triste escuela municipal…

Estamos asistiendo a una generación de jóvenes futbolistas que rara vez ven un partido completo, ni en el campo ni en la tele. Como sólo importan Barsa y Madrid y estos no los dan en abierto se tienen que conformar con los reportajes o ya ni eso, porque muchas cadenas no tienen derechos y la “información deportiva” se ha convertido en un rosario de infames incidentes, carruseles publicitarios y desfile de cochazos a las puertas de las ciudades deportivas…

Se ha perdido la cultura de ir al fútbol con el padre, el centro informativo no está ya en el partido en sí, sino en todo lo que lo rodea y hay tan poca costumbre de ver enteros los encuentros que a muchos niños los mandan a la cama cuando hay un partido importante entre semana y muchos ya ni protestan.

Los campos de la “élite” ya se llenan de “turistas”, curiosos que vienen por el espectáculo, que lo pagan bien y que dejan una grada sin pasión ni implicación en lo que allí ocurre. El fútbol convertido en un teatro profesional con muy buenas formas pero sin el sentimiento y la emoción que lo han convertido en el mayor fenómeno de masas de nuestro tiempo.

El proceso de creación de la Superliga comenzó hace mucho y no se decide sólo entre UEFA y la ECA, es un trasvase integral de recursos y atención entre el fútbol modesto y el más profesionalizado. Ahora falta ver qué es lo que le queda el fútbol cuando le arrancas el alma…

Excelente comentario. Creo que resume perfectamente los argumentos de los que nos oponemos a esa línea que se está siguiendo. Muchas gracias.

Brillante comentario, no puedo estar más de acuerdo.
Es evidente que los grandes lobbys empresariales y los medios (principalmente las televisiones) dominan hoy el fútbol y son la principal causa de la diferencia de seguimiento entre el fútbol modesto y la élite. Todo con la connivencia de los clubes y los grandes organismos internacionales. Se necesitan y se retroalimentan.
En mi opinión también hay un factor social o cultural que tiene su importancia. Es decir, no todo es culpa de los medios y redes sociales que nos ofrecen más contenidos, más rápidos y más comodamente que nunca.
La progresiva individualización de la sociedad (o americanización) fomenta el hecho de relativizar la importancia de pertenecer a un colectivo en beneficio del individuo. El descenso de valores, otrora más arraigados, como el esfuerzo por el colectivo, la lealtad, el compromiso y el respeto por la historia son factores que en mi opinión también ayudan a explicar porqué se vacían los estadios de las categorías menores. He visto muchos partidos de regional y tercera división en los últimos veinte años, categorías que a este ritmo están abocadas a desaparecer.
Aún siendo aficionado de uno de los clubs más mediáticos del mundo digo #noalaSuperliga

Muy buena esa porra de la 2ªB de Raúl,muy bien tirados casi todos sus pronósticos,sobre todo los de los grupos 2,3 y 4, los mas difíciles, sin embargo va a fallar en el más fácil, el 1, porque el Pontevedra va a aguantar en la 4ª posición y la Ponferradina que lleva todo el año remando no va a llegar. Yo como seguidor de 2ªB agradezco que retomeis aunque sea someramente y aunque sea comentándonos las novedades del Sabadell, el tema de la B, que ya bastante nos ningunean en general.
En el tema de la superliga poco que añadir que no sea el apoyar vuestro posicionamiento. Como la cosa siga así y se siga “NBAlizando” el mundo del futbol, al final tendré que exiliarme al Reino Unido, con brexit o sin el, para seguir mis tan queridas League One y Two,que será lo único con fundamento y con raices que nos quede.

Luego de tan emotivo y esperanzador discurso de Axel sobre la oposición a la Superliga, llega Rulo y se trae todo abajo. Parece que no comprendió nada de lo que se dijo porque justamente el Morning y MI en general servirán de alternativa a todo eso que rodee a la élite y no tendría sentido que “a modo de protesta” renuncie al podcast.

Es reconfortante escuchar la impecable reflexión de Axel sobre lo que debe ser realmente la esencia del fútbol y los extraordinarios comentarios que habéis ido dejando. Reconfortante que no esperanzador, ya que me temo que la tendencia es a que los que pensamos así (que pienso que aún somos muchos) seamos cada vez menos. El fútbol integral con enfoque MI está en extinción.

Y es que el fútbol, como uno de los grandes negocios actuales, no escapa al cambio cultural y de percepción de la realidad al que asistimos. Estamos ante el imperio de lo “ESPECTACULAR” y cuanto más se aleje un producto de este concepto menos interesará. Estamos ante una sociedad hedonista que, ya no es que en general tienda a esforzarse menos, sino que ni siquiera sabe valorar y apreciar el esfuerzo ajeno. Internet y las redes sociales han hecho a la sociedad más de masas todavía, donde prima lo uniforme y el deseo de sumarse al “trending”. Estamos ante una sociedad pagada de “solucionismo” en general y “solucionismo tecnológico” en particular.

Cómo se materializa esto en el mundo del fútbol:
– El interés se reduce a los partidos espectaculares, es decir, con los “mega cracks”, con mucho público, campos modernos y, desde luego, mucha propaganda mediática (ya que lo espectacular también queda afecto a la subjetividad del marketing).
-El creciente hedonismo influye en que se resienta el hecho de identificarnos con un equipo por los valores que representa, la historia que tiene detrás, su trabajo de cantera o su progresión heroica en una competición por eliminatorias aunque sea jugando un fútbol “no espectacular”, sufriendo y defendiéndose ante rivales superiores. Todo esto supone un esfuerzo por conocer a los clubs…es más fácil ser del equipo que gana, o del que se habla constantemente en los medios. Es más, el hedonismo nos hace impacientes, de manera que a duras penas logramos mantener la atención durante el partido; para eso están los “memes”, los piques en las redes sociales y demás, hasta el punto de que a veces el partido parece convertirse en un “mal necesario” para que toda la farándula pueda desplegarse después durante horas y horas.

– El solucionismo nos lleva a que repudiemos lo imperfecto, el error. Criminalizamos los errores arbitrales y despreciamos y hasta nos burlamos de equipos o jugadores porque son malos (cometen muchos errores jugando, claro). Por supuesto, debemos “solucionarlo” podando las competiciones con un sinfín de rondas previas o, y aquí está la “gran solución”, haciendo una competición que reúna a los Grandes, que asegure partidos-espectáculo.

En definitiva, creo que es imparable ese futuro fútbol espectáculo. A mí, personalmente, dejará de interesarme por completo, ya que precisamente lo que hace al fútbol interesante no es lo “espectacular”, sino lo apasionante, lo imprevisible, la imperfección, el error, la identificación con una idea, un lugar, una ciudad, un personaje histórico…en fin, el fútbol integral. Parafraseando un artículo magnífico de Tomás23, también hay belleza en un estadio decadente con asientos de piedra, no solo en los nuevos estadios envueltos en luces LED.

Deja un comentario

*