1×37 Monday Morning

Raul Fuentes Rulo Sporting Morning

Axel y Rulo siguen sin encontrarse en la misma ciudad, pero se comunican mediante audios para valorar los play-off de ascenso. Luego Axel analiza dos temas recientes: el discurso de Pep Guardiola en el que explica los déficits en competitividad de los jóvenes del City al no enfrentarse a equipos profesionales por el sistema de filiales que hay en Inglaterra y la cada vez menor importancia y valor que se da a los torneos coperos en la mayoría de países de Europa. ¡Participa con tus sugerencias y comentarios en el hashtag #MorningMI!

Si te ha gustado, no olvides suscribirte a nuestro canal en iVoox y darle a Me Gusta al propio podcast. ¡Contribuirás a que podamos seguir realizándolos!

1 comments

Guardiola haciendo amigos en Inglaterra… Me da la impresión que con esta postura Pep destila cierta falta de adaptación a la cultura del fútbol inglés. Una pena, porque llega a un Club y a una liga con unas condiciones como para crear época y ya desde el principio parece que el técnico catalán está al final de su carrera y que ni él mismo confía en acabar su contrato con los “citizens”. Pienso que si no se dan las condiciones para que Guardiola sea el “Wenger” del City, probablemente los casos de Wenger y Ferguson pasen a la historia como los últimos de una forma de entender los “managers” en el fútbol ingles y por tanto en el fútbol.
Si nos fijamos un poco, podemos ver como con frecuencia hablamos del final de estadios míticos, de atmósferas legendarias (como todo el entorno del Westham), de las tradiciones que se pierden, de los nuevos horarios, las nuevas aficiones de “turistas”, el fin de los “managers”… Vamos a tener que reconocer que se atisba el final de una era… que vamos hacia otra cosa… aunque al nuevo modelo le brotan semillas en los pies como el “fútbol popular” con los nuevos clubes que surgen al “estilo antiguo”.

Indudablemente la magia Axel-Raúl es un aspecto nuclear de este podcast. Pero hay vida más allá de esto. El de hoy ha sido un podcast magistral, de los mejores, a pesar del poco “Raulfuentismo” que destila y que he de reconocer que nos va atrapando a todos poco a poco aunque al principio uno no entienda mucho de qué va la cosa. Para colmo hoy hay una referencia a la entrevista en Ecos y al Faro De Dalatangi que acaba de redondearlo todo.

Nunca he estado a favor de los filiales. Desde pequeñito me parecía una estafa que viniera a jugar contra el equipo de mi pueblo “tal” equipo “B” de un Club de campanillas. Es como si te ponen la miel en los labios y luego te dicen “noooooo… era broma”. Este es el aspecto fundamental por el que los ingleses no admiten a los filiales en sus ligas (e incluso hay aficiones que han boicoteado alguna competición este año donde sí se admitía a esos filiales). No creo que ellos piensen mucho más allá. Es una cuestión de respeto y de amor propio, punto.
Pero cuanto más indago al respecto más razones veo para rechazar la participación de filiales en las ligas generales. Muchas ya las ha comentado Axel muy acertadamente, y por cierto, con una voz solitaria. Muy pocas reflexiones correctamente argumentadas se encuentran sobre esto en la prensa deportiva convencional. Bueno, creo que debería admitir que “prensa deportiva convencional” e “inconsistencia argumentativa” son conceptos redundantes.
Y es que lo de los filiales es una pata más del proyecto general de acumulación de atención y poder de unos pocos clubes en el fútbol global. En china, en África, en Estados Unidos, equipos como Madrid y Barça proyectan sus escuelas y sus franquicias. No desarrollan el fútbol autóctono (que por otra parte no es su labor), y lo local, por incipiente que sea, se va viendo desplazado por estas multinacionales del fútbol que fabrican millones de aficionados de televisión. Y peor es donde clubes consagrados, integrados en su comunidades, tienen que soportar como el “B” o el “C” de tal club los ningunea con la soberbia propia de unos chavales que se creen en la cima del mundo por vestir esa camiseta. Quizás sea cierto que vamos en camino de una 2ª A repleta de filiales que imite el Sub 23 inglés. Ahí tendríamos una imagen nítida del sin sentido de los filiales en el resto de ligas.
Podría poner muchos más ejemplos del efecto pernicioso de los filiales en todas las competiciones, pero sólo añadiré que el mismo perjuicio que ve Axel en el fútbol profesional es trasladable al más modesto, cuando es muy común que los filiales de equipos de Tercera copen las clasificaciones de las categorías más bajas de regional. Siempre hay un “proyecto” nuevo, la “nueva” cantera de tal Club; y le arrebatan el protagonismo en esas instancias a clubes “de verdad” con proyectos “de verdad”.

Y lo de las “Copas” no es otro tema. Es el mismo. La Copa de cada país nació para ver quién era el mejor equipo de dicho país. Precedieron a las ligas y de hecho el “Campeón de España” es oficialmente el campeón del “Campeonato de España” o “Copa del Rey”, no el campeón de Liga. Pero la Copa de Europa, o la UCL ahora, lo dominan todo. Y es que las ligas nacieron por motivos económicos, porque los clubes necesitaban jugar más partidos para mantener y agrandar sus estructuras. Y esto que fue un paso positivo, se ha convertido en el centro de este deporte, “hacer dinero”, hasta el punto que las ganancias importan más que los títulos o el nivel deportivo.
Las “Copas” importan menos porque no convienen a los grandes, porque no se disputan en un entorno controlado, con equipos elegidos y tropecientas jornadas para subsanar cualquier error. El cuarto de La Liga va a la UCL porque Madrid y Barça piensan que un año pueden ser ellos ese cuarto, son esos intereses y no los deportivos los que dan más valor al cuarto de una liga que al campeón de Copa.

Incluso pienso que cuando los defensores de otro fútbol proponemos ideas para corregir esto lo hacemos contaminados por la corriente del “General Euro”. Yo no daría el segundo puesto al campeón de copa, le daría el PRIMERO. De hecho algo original podría ser hacer un medallero con los tres primeros de Copa y Liga y darle más valor al mismo metal al de Copa. Luego para completar la clasificación si se considerarían al cuarto de la Liga en adelante. Pero eso al tiempo que reactivaría ambas competiciones, perjudicaría la comodidad de los grandes… y no puede ser…
En cualquier caso, cada país debería elegir a sus representantes europeos según sus criterios y tradiciones. Las competiciones europeas suponen un incentivo en los campeonatos nacionales que cada liga y/o federación nacional debería capitalizar según su criterio.

Por último estoy con los que piensan que debéis romper con vuestras barreras tecnológicas. Hay podcasts que se hacen con uno el “Selfos” y otro en “Cuenca”. Pero de esto debéis saber vosotros más que yo. Y falta un Morning… el de despedida… hay que cerrar la temporada con un “hasta pronto” impregnado de puro Raulfuentismo… no nos podéis dejar así 😉

Deja un comentario

*