Partido Polish Boyfriend: Dos gigantes hundidos en la Tercera rusa

Vladikavkav  Vladimir Varfolomeev

El reto es intentar convencer a la gente de que el grupo sureño de la Tercera División rusa es interesante. Y, lógicamente, no hablo del nivel futbolístico. Hablo de sus escenarios, historias. Su pasado, sus nombres. El motivo por el que acabas mirando los resultados. Y buscas a los equipos en un mapa.

El grupo lo ganará, afortunadamente, un equipo que merece más: el Rotor de Volgogrado. O sea, ascenderá el equipo de esa ciudad famosa porque fue conocida como Stalingrado entre los años 1925 y 1961, siendo escenario de una de las batallas más duras y más importantes del siglo XX. Su club, el Rotor, nació en la famosa fábrica de tractores que luego sería escenario de combates muy duros entre los nazis y las tropas rojas, en la Segunda Guerra Mundial. Fundado con el nombre Traktor, pues no lo bautizaron así como homenaje a la fábrica, lo bautizaron así porque se fundó antes de la guerra en la fábrica, este equipo se pasó a llamar Rotor en 1975. Siempre me gustó el Rotor por el recuerdo de una eliminatoria de la UEFA 1995/96, cuando después de empatar en casa sin goles con el Manchester United el Rotor empató 2-2 en Old Trafford y eliminó a los chicos de Sir Alex Ferguson. Después perdieron con un Girondins de Burdeos con jugadores como Zidane, Lizarazu o Witschge. Aunque esa gesta en Old Trafford quedó allí, en el recuerdo, como página gloriosa de un equipo protagonista a finales de los años 80 e inicios de los 90 en el fútbol ruso. En 1993 y en 1997, por ejemplo, fueron subcampeones de liga. Y en 1995, subcampeones de Copa. Les faltó ganar un título antes de hundirse afectados por las deudas. Algunos de los empresarios que presidieron el club sufrieron bancarrotas. Otros, investigaciones por corrupción. Ahora van camino de volver a Segunda y como la ciudad será sede del Mundial, en el futuro el reto es volver a Primera en el moderno Pobeda Stadium.

Aunque el partido destacado de la jornada no tiene al Rotor como protagonista. Será el SKA Rostov-Spartak de Vladikavkaz. En esa misma UEFA de la temporada 1995/96 recordada por la gesta del Rotor, otro equipo ruso, el Alania de Vladikavkaz, empató 0-0 en Anfield contra el Liverpool. En casa perdió por 1-3 y fue eliminado, pero no deja de ser curioso que dos clubes que en 1995 empataron en Old Trafford y Anfield ahora sean rivales en Tercera. Aunque esta temporada ya no compite con este nombre, sino como Spartak de Vladikavkaz. El mejor club de Osetia. Un club interesante de una región fascinante. Toca viajar a la frontera rusa, en el sur.

Osetia es una de las numerosas naciones de ese mosaico de lenguas y religiones llamado Cáucaso. Como sucede en otros lugares del mundo, una frontera separa a personas que comparten la misma lengua e identidad. Y los osetios viven al norte y al sur de la frontera entre Rusia y Georgia. Los osetios tienen su lengua propia y a nivel religioso son mayoritariamente cristianos ortodoxos. O aún profesan el neopaganismo, una religión tradicional de la zona evolucionada de los primeros ritos cristianos mezclados con prácticas anteriores. En una región donde muchos de los vecinos son musulmanes, los osetios han sido fieles aliados de los rusos y por eso, a diferencia de chechenos, no han pedido ser independientes. Es más, han pedido ser aún más rusos, pues la zona de Osetia dentro del estado georgiano ha sido invadida por el ejército ruso como respuesta a la decisión del gobierno georgiano de quitar autonomía a estas tierras. Históricamente, muchos osetios del sur han preferido ser parte de Rusia y no quieren formar parte de Georgia. No se sienten georgianos y por eso muchos cruzaron la frontera y viven en Vladikavkaz. En Osetia del Norte. Hablamos de ello en este texto.

Sea como sea, en la zona norte, la provincia rusa osetia, tiene su sede este club, el Spartak de Vladikavkaz, su capital. Esta entidad llegó a la primera soviética en 1970, aunque bajó. Luego, cuando la Unión Soviética estalló, se convirtió en el único club ruso en primera sin ser de Moscú. Durante los años 90, como el Rotor, fue protagonista de gestas y llegó a ganar la liga rusa en 1995. El club había sido fundado con el nombre de Spartak, aunque con el fin de la Unión Soviética se apostó por un bautizo: Alania. La idea nació durante los últimos años de la Unión Soviética, cuando se recuperaban los símbolos nacionales de los pueblos del Cáucaso, reprimidos antes. Y algunos intelectuales en la llamada República Socialista Soviética Autónoma de Osetia del Norte pidieron la reactivación del nombre Alania, el reino medieval de los alanos, sus antepasados. En 1994, el principal canal de televisión local, un periódico y un partido político ya se llamaban así. Después, directamente, se cambió el nombre de la región: República de Osetia del Norte-Alania. Usando las dos fórmulas. Cómo no, el club también se bautizó así, añadiendo el amarillo al uniforme rojo del club, para honrar la bandera osetia. Y el escudo añadió el león de los reyes alanos. El club se convirtió en embajador de Osetia, región muy cuidada por Moscú, pues era un aliado fiel en una zona compleja. Y en 1995 ganaron la liga con un equipo con muchos jugadores locales. Y un entrenador osetio, un Valery Gazzaev destinado a ser seleccionador ruso en el futuro.

En 2006, el club bajó a Segunda y fue enviado a Tercera por irregularidades en los pagos. La directiva, una mezcla de empresarios locales con buenas conexiones políticas, crearon una nueva empresa llamada Spartak, no asumieron las deudas del Alania y volvieron a Primera, usando de nuevo el nombre Alania. En 2013, sucedió lo mismo: el club acumuló tantas deudas que la única opción fue empezar en Tercera otra vez con el viejo nombre, Spartak. Aunque este 2016 un juez decretó que, si usaban el nombre Alania, debían asumir las deudas que esta entidad dejó. Y por eso el club compite como Spartak Vladikavkaz otra vez, como en los tiempos soviéticos.

Rostov. Foto: Vladimir Lysenko.
El Spartak Vladivakvaz visitará Rostov. Foto: Vladimir Lysenko.

Este fin de semana, su rival será el SKA-Rostov. Otro club con un pasado glorioso. Este equipo fue subcampeón de la liga soviética en 1966, ganó la copa de la URSS en 1981 y llegó a dos finales más. Y uno de sus jugadores, el goleador Viktor Ponedelnik, marcó el gol que permitió a la Unión Soviética ganar la Eurocopa en 1960. El SKA, vinculado al ejército, era el orgullo de Rostov del Don, otra ciudad muy importante de Rusia, como Volgogrado. Pero en los años 90 se empezó a hundir. Algunas ciudades como estas no recibían tantas ayudas estatales como las de las zonas donde Moscú tenía que calmar sentimientos nacionalistas, como sucedió en Chechenia o Kazán. Y algunas de las urbes más pobladas, como Rostov del Don, la décima con más población, Volgogrado, Yekaterimburgo o Omsk se quedaron sin clubes de primer nivel. El SKA se hundió y acabó incluso en Cuarta.

SKA Rostov-Spartak Vladikavkaz domingo 12 de marzo a las 13:00h

De nuevo, Rostov del Don sufría. Esta ciudad nació como casa de aduanas cuando la frontera caucásica no estaba lejos, en el siglo XVIII. Cuando Vladikavkaz ni existía. A medida que Rusia creció, Rostov también. Rostov tiene fama de ser una ciudad dura. Con más de un millón de habitantes, es un centro comercial e industrial que no suele ser noticia por asuntos positivos. Su gente trabaja y sufre. La ciudad fue invadida por los nazis y se vivieron carnicerías. Con el final de la URSS, se cerraron fábricas. Llegaron el paro, las mafias y la pobreza. Y la opinión pública conoció una noticia ocultada durante mucho tiempo: los asesinatos de 52 mujeres y niños entre 1978 y 1990 por parte de Andrei Chikatilo, un asesino en serie. Fueron los años del hundimiento del SKA.

Aunque en la ciudad otro club ha encontrado su lugar. Fundado 7 años antes que el SKA, en 1930, en una fábrica, el FC Rostov vive sus días más hermosos. Este año ha jugado la Champions en el grupo del Atlético, ha eliminado al Ajax y derrotado al Bayern. El FC Rostov ganó la Copa de forma sorprendente en 2014, cuando jugaba en Primera desde hacía años sin llamar la atención porque tenía muchas deudas. En zona de descenso, fichó al entrenador Kurban Berdyev y este preparó la temporada 2015/16 con rumores sobre la quiebra de la sociedad. Aunque Berdyev levantó un buen equipo y fueron subcampeones de liga, soñando incluso con la liga. Ahora juegan en la Europa League -la próxima semana visitarán Old Trafford- mientras el SKA se medirá al Spartak de Vladikavkaz, en un duelo en Tercera entre equipos que ganaron títulos y jugaron en Europa. Sueños rotos en categorías inferiores en esta zona de Rusia apasionante. El sur.

Foto de portada: Vladimir Varfolomeev.

Related posts

4 comments

Pedazo artículo una vez más Toni!

Rusia es una tierra apasionante y desconocida, algún día no muy lejano espero hacer el transiberiano haciendo paradas en cada ciudad más o menos importante.

Por cierto, aquí siempre hemos sido muy del Amkar Perm. Es increíble los viajes que se hacen para jugar las distintas ligas rusas.

Deja un comentario

*