Partido Polish Boyfriend: el derbi croata fuera de Croacia

4843187514_7512b15983_o

“Tenemos más ministros que equipos de fútbol”, me dijo un bosnio una vez. Las cicatrices de la guerra aún se perciben en cada aspecto del día a día en Bosnia. Y el enfrentamiento entre las tres comunidades, la bosníaca (musulmanes), la serbia (ortodoxos) y la croata (católicos) obligó a buscar equilibrios extraños diseñando este estado con una presidencia de la República tripartita. O sea, tenemos tres copresidentes, uno para cada nación. La organización interna, pues, siempre es compleja.

La liga de fútbol, por suerte, es más sencilla. Una sola liga para todos, aunque no siempre fue así. Hace 20 años teníamos tres ligas en diferentes. En 1994, en plena guerra, se fundó una liga de fútbol de equipos bosníacos. Ese mismo año, se creó una liga de fútbol de clubes croatas. Separados, enemistados. Y un año más tarde, en 1995, los serbios de Bosnia crearon su liga. Durante un puñado de años, pues, en Bosnia se jugaban tres ligas diferentes, con tres campeones. La cosa empezó a evolucionar en 1998, cuando se organizó por primera vez un play-off final entre los mejores clasificados de las ligas bosníacas y croatas. Sistema que se jugó en 1998 y en 2000, cuando los ganadores de este torneo se convirtieron en los primeros clubes bosnios en jugar en Europa después de la guerra. En 1998, ganó el Zeljeznicar de Sarajevo, equipo bosniaco. En 2000 ganó el Brotnjo croata, un modesto equipo ahora en segunda.

Sarajevo (Terje Grimsgaard)Un atardecer en Sarajevo (Foto: Terje Grimsgaard)

En el año 2000, las diferentes federaciones de las tres comunidades no se podían negar a seguir jugando solas. La UEFA les abrió la puerta a jugar con normalidad sus competiciones si creaban una liga conjunta. La construcción del complejo sistema político bosnio costó, como costó el nacimiento de una liga unificada. La primera liga unificada del fútbol bosnio, finalmente, nació en el año 2000, aunque los equipos serbios no participaron en ella hasta la edición de la temporada 2002/03. Desde entonces, en fútbol, Bosnia es una. Bueno, en la Primera división. Pues la segunda división sigue dividida: un grupo de equipos serbios y otro grupo con equipos bosníacos y croatas.

En estos años, el equipo con más títulos de liga bosnia es el Zeljeznicar de Sarajevo, histórico equipo que ya brilló en el fútbol yugoslavo. Es más, sólo tres equipos han ganado la liga bosnia en más de una ocasión: el Zeljko. el Zrinjski y el Siroki Brijeg. Y con estos dos últimos equipos nos quedamos, pues no deja de sorprender su éxito, ya que eran equipos sin peso antes de la guerra. El fútbol de los croatas de Bosnia nunca fue demasiado importante, con sus mejores jugadores jugando junto a musulmanes, como esa delantera Gudelj-Kodro de juvenil del Velez Mostar de los años 80. Sorprende el éxito del Siroki Brijeg. Un equipo de una población de 7.000 habitantes que ha ganado en dos ocasiones la liga bosnia y suma 5 subcampeonatos. Un equipo que nunca llegó a la Primera o la segunda división yugoslava. Aunque tampoco deja de sorprender el éxito del Zrinjski, otro equipo sin peso histórico. Con el nacimiento de la República Bosnia y su liga, la comunidad croata de Bosnia ha consolidado estos dos equipos como dos de los más potentes, cuando antes del conflicto eran poca cosa. El Zrinski era la sombra del gran equipo de su ciudad, Mostar. Ya contamos el derbi de la ciudad en su momento. El Zrinjski, fundado en 1905 por jóvenes nacionalistas croatas, durante los años del comunismo fue visto como un símbolo del radicalismo croata y las autoridades lo eliminaron del mapa. Durante años fue una sombra, un símbolo oculto del orgullo croata en una sociedad que intentaba unir a todos debajo una estrella roja. Con el fin de Yugoslavia, los croatas desempolvaron sus símbolos y el Zrinjski fue refundado en 1991. Ahora es incluso más exitoso que el Velež.

9698863811_ec1efba81d_oEl cartel de un partido del Zrinjski (Foto: Voices in Football)

Con el nacimiento de la liga unificada, el Zrinjski se ha convertido en un equipo más que digno, ganando dos ligas. Tiene empresarios locales detrás y la economía de la zona croata, bien conectada con el estado croata, prospera. Incluso aquí jugó Luka Modrić cedido. Ha sumado tres ligas y ha competido en Europa, con una explosiva eliminatoria contra el Partizan serbio que acabó con los dos equipos sancionados por incidentes. El Zrinjski se ha encontrado luchando por dominar el fútbol bosnio con los equipos de Sarajevo y con el Siroki Brijeg, con el que nació una fuerte rivalidad durante la guerra, cuando se creó la liga de clubes croatas de Bosnia. Hoy, estos dos clubes, con la bandera croata en su escudo e hinchas que animan a la selección croata, y no la bosnia, pugnan por dominar la liga.

Es más, ahora mismo estos son los dos únicos clubes de la comunidad croata de Bosnia en la Primera División, equipos que pueden mantener cierta regularidad gracias a empresarios que comercian con Croacia, la tierra al otro lado de la frontera que los hinchas de estos equipos no valoran demasiado. Así, el Siroki Brijeg le puede pagar el sueldo a su máximo goleador, el brasileño Wagner. Y tiene en su plantilla cinco jugadores con pasaporte croata. El Zrinsjki tiene a 9 croatas en su plantilla. Fichar al otro lado de la frontera, tan cercana al mar, es natural en los clubes croatas de Bosnia. Esa frontera no la sienten demasiado y la cruzan con facilidad. Comprar en Split, ir a la playa en Corluka o de fiesta en Dubrovnik es una cosa normal entre chicos de Siroki Brijeg, a una hora de la costa croata. Fichar jugadores que no han triunfado en el Hajduk, lo mismo. Aunque estos últimos años, buscando mejorar el nivel y sacarse de encima la fama de ser un club muy cerrado, el Zrinsjki ha fichado por primera vez jugadores serbios y bosníacos. Una pequeña novedad en el derbi croata de Bosnia. Un derbi sin símbolos bosnios en la liga bosnia.

Foto de portada: cvrcak1

Related posts

Deja un comentario

*