Partido Polish Boyfriend: El derbi de la costa adriática

Split (tamson66)

Vuelve la liga croata y las cosas parecen no alterarse. El Dinamo sigue controlando el torneo. El equipo de Zagreb puede ganar esta temporada su décima liga consecutiva pese a los problemas internos, con una guerra civil entre el propietario del club Zdravko Mamic y la hinchada.

Por detrás, el Rijeka intenta soñar con la que sería su primera liga croata, ocupando la segunda posición a 7 puntos. Y en tercer lugar sufre el histórica Hadjuk Split, antes gigante y ahora condenado a la tercera posición. Rijeka y Hajduk luchan por la tercera posición aunque su partido se ha pospuesto hasta el día 18 por culpa del mal tiempo. Sea como sea, este es un partido en que el club de Split no puede fallar si quiere luchar por la segunda posición. Si pierde, su lucha será por mantener la tercera plaza, una humillación pues hablamos de un club socialmente enorme con un pasado orgulloso.

Ahora, el Hajduk no se puede sentir ni favorito en el siempre caliente derbi del Adriático. Hajduk y Rijeka pugnan por algo más que la segunda plaza, pues los une una fuerte rivalidad. Los clubes representan las dos principales ciudades marítimas de Croacia. Aunque Dubrovnik sea la joya turística, Split y Rijeka son los grandes puertos, representando las dos personalidades de la costa croata: Split es el símbolo de la región de Dalmacia y Rijeka se encuentra en la región de Primorje-Gorski Kotar, cerca de Istria. Regiones no siempre unidas históricamente con influencias diferentes. Con personalidades marcadas. Por eso existe este derbi. En todos los pueblos de la costa dalmática te encuentras pintadas en los muros proclamando su amor al Hajduk. Hasta que llegas al norte y desaparecen cuando te acercas a Rijeka.

Hajduk y Rijeka pugnan por algo más que la segunda plaza, pues los une una fuerte rivalidad. Los clubes representan las dos principales ciudades marítimas de Croacia

Un derbi en que ahora manda el Rijeka, un club histórico, orgulloso, que puede presumir de ser la tercera fuerza histórica del fútbol croata, con sus dos copas yugoslavas y sus dos copas croatas. En 1984 eliminó al Valladolid en la UEFA y le dio un buen susto al Madrid. El Rijeka sueña ahora con el dinero del italiano Gabriele Volpi. Volpi lidera la reconstrucción del club, planifica un precioso nuevo estadio tocando al mar y ha permitido crear un equipo competitivo liderado por el hombre que llevó Eslovenia al Mundial del 2010, Matjaz Kek. Volpi es un tipo polémico. Empresario de éxito, invierte en infraestructuras marítimas, especialmente en África, aunque algunos afirman que también se lucra del negocio armamentístico, siempre dentro de la legalidad. El Rijeka ha brillado estas últimas temporadas en la Europa League con los goles de Kramaric, y ahora, toca ver cómo vive ya sin su goleador, fichado por el Leicester.

Kramaric chao1989Kramaric fichó por el Leicester City en el mercado invernal (Foto: chao1989)

Luego tenemos el amor de toda la costa dálmata por el Hajduk Split. Único club de la antigua Yugoslavia que pudo continuar existiendo antes y después de la guerra, el Hajduk representa el orgullo dálmata. El Hajduk, fundado por estudiantes croatas en Praga, ahora no no gana casi nada. En los últimos 8 años, el Hajduk solo ha ganado dos copas y encadena dos temporadas acabando en la tercera posición. El presidente Marin Brbić, cuando llegó al poder en 2012, anunció que el club podía desaparecer por culpa de las deudas acumuladas. Su prioridad fue eliminar parte de la deuda y, de momento, ya ha conseguido reducir en un 60% la deuda de un club que poco a poco respira. Ahora goza de estabilidad económica, aunque no tiene la capacidad de gastar tanto como el Rijeka o el Dinamo. Pierde a sus jugadores de más talento y vive los derbis con cierto miedo. Sólo le queda una cosa: su fiel hinchada.

(Foto de portada: Tamson66)

Related posts

Deja un comentario

*