Partido Polish Boyfriend: el derbi de Serbia

Belgrado - taburete

Solamente un equipo se siente lo suficientemente grande en Serbia como para aspirar a disputar la supremacía del fútbol local al Partizan y a Estrella Roja. La Vojvodina de Novi Sad, equipo histórico y orgulloso, siempre es una piedra en los zapatos de los grandes de Belgrado, aunque no tenga demasiada suerte: después de ganar en 1989 por segunda vez la liga yugoslava, empezó un camino por el desierto sin ganar títulos hasta la final de copa de la última temporada, cuando venció la copa serbia derrotando en la final al Jagodina. Fue una manera de sacarse la espina de la final del 2013, cuando el modesto Jagodina le ganó la copa a la Vojvodina. En las últimas 8 temporadas la Vojvodina ya sumaba cuatro finales de copa perdidas. Dos contra el Estrella Roja, una contra el Partizan y esa contra el Jagodina que dolió mucho, pues al llegar a una final sin el Partizan o el Estrella Roja delante, el equipo de Novi Sad ya se sentía campeón. Y perdió. Pero en 2014 el destino le brindó la oportunidad de devolver el golpe y acabar con esa racha de 25 años sin títulos. Y la copa se ganó justo el año que la entidad celebra su centenario, ya que fue fundado en 1914. Y es que los hinchas de la Vojvodina siempre miran a los clubes de Belgrado presumiendo de ser más viejos, históricos, tradicionales.

Si el Partizan y el Estrella Roja protagonizan el “derbi eterno”, cada vez que la Vojvodina juega contra uno de estos dos equipos se juega el conocido como “derbi de Serbia”, una jugada a tres bandas, con tres equipos, que enfrenta a las dos principales ciudades: Belgrado y Novi Sad. Y, de momento, esta temporada la Vojvodina aguanta el ritmo en la liga: ocupa la primera posición igualada con el Partizan y sólo ha perdido un encuentro. Antes de visitar precisamente al Partizan, se siente con confianza. 100 años de orgullo hinchan las velas de este equipo conocido por hombres como Boskov, Mihajlovic o Jokanovic.

La Vojvodina tiene sus raíces en épocas turbulentas. En 1914, un grupo de estudiantes serbios fundó este club y lo bautizó con un nombre provocativo, reivindicando su condición de serbios cuando la región de la Vojvodina era parte del Imperio Austrohúngaro. En la región vivían húngaros y serbios mezclados con otras minorías, como alemanes, croatas, judíos, gitanos…era un puzzle demográfico controlado por el Imperio, aunque en Novi Sad, la población serbia soñaba con unirse al estado serbio que existía unos kilómetros al sur. Justo detrás de la confluencia de los ríos Sava y Danubio, se levantaba Belgrado, la capital del reino serbio. Allí acababa el Imperio Austrohúngaro. Un río separaba dos estados destinados a la guerra. Los estudiantes que fundaron el club lo bautizaron con el nombre de “Vojvodina” en referencia a su región y la región autónoma que los serbios declararon durante la revolución de 1848. Bautizar así el club era una forma de reivindicar su condición de serbios delante de las autoridades y los húngaros. Pocos meses después de la fundación del club empezó la guerra.

Las tropas serbias liberaron la ciudad en noviembre de 1918. El fin de la Primera Guerra Mundial y el desmembramiento del Imperio austrohúngaro posibilitó la incorporación de la Vojvodina al Reino serbio. Pocas semanas después, la Vojvodina jugó sus primeros partidos contra equipos de Belgrado, aunque el Partizan y el Estrella Roja no se fundaron hasta después de la Segunda Guerra mundial. Rápidamente estos dos equipos ocuparon la primera línea del fútbol yugoslavo y serbio. Y la Vojvodina intentó jugar a su nivel, no siempre con éxito.

Belgrado - taburete

Afueras de Belgrado (Foto: taburete)

Con el fin de Yugoslavia y el nacimiento de la liga serbia, la Vojvodina ha jugado finales de copa y ocupado la segunda posición en diferentes ocasiones. Esta temporada anda segunda en la tabla por detrás del Partizan, quizás el equipo con el que más calientes han sido los últimos derbis. Especialmente esa final de copa de hace 4 temporadas, final que no se acabó. La polémica comenzó cuando el marcador iba 1-1 y el colegiado pitó penalti a favor del Partizan, penalti que acabó en gol: 2-1. Poco después se le anuló un gol a la Vojvodina. Y en los últimos minutos la Vojvodina pidió un penalti que no se pitó. Fue la gota que colmó el vaso, pues la Vojvodina decidió no seguir jugando la final. Abandonó el césped y el Partizan ganó la final en los despachos por 3-0. Los hinchas de la Vojvodina siempre afirman que los colegiados ayudan a los gigantes de Belgrado. Así se motivan antes de los derbis.

Durante los últimos años, el club ha superado fuertes problemas económicos y ahora se siente más optimista: remodela su estadio, mejora la ciudad deportiva -bautizada con el nombre de Vujadin Boskov- y ha ganado una copa. Con una plantilla casi sin extranjeros, ¿podrá este año aspirar a ganar la liga por delante de los gigantes de Belgrado? La última liga serbia, serbio-montenegrina o yugoslava que no ganó un club de Belgrado fue precisamente en 1989. Ese año la ganó la Vojvodina con un joven Sinisa Mihajlovic y Slavisa Jokanovic en el equipo.

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*