Partido Polish Boyfriend: el derbi de Valonia, un derbi con humor de mal gusto

Standard Lieja drhenkenstein

Bélgica es un estado curioso. Con el récord europeo de días consecutivos sin gobierno formado, sigue funcionado. Y sus habitantes se lo toman con humor. Es un país de humoristas y de cómics. Aunque no siempre se trata de humor de buen gusto. Bélgica es un mosaico de identidades complejo, con los flamencos y su idioma holandés, y los valones con su francés. Y en medio, Bruselas, todo un mundo en sí mismo. Mezcla de todo, especialmente con la llegada de la inmigración africana.

En su momento, Valonia fue el pulmón económico de Bélgica. La revolución industrial impactó en una zona llena de carbón. Millares de jóvenes bajaron a las minas con menos de 15 años. Nacieron fábricas y las viejas villas medievales crecieron. También crecieron los movimientos sociales y aún hoy la zona valona suele ser feudo socialista. Aunque cerraron las fábricas. Y las minas. Y Valonia ahora es más pobre que la zona flamenca.

A finales del siglo XIX nacieron los primeros movimientos que defendían las existencia de una identidad valona, sin abandonar la defensa del francés. Para muchos no dejaban de ser franceses fuera de Francia. Muchos se reivindicaron como valones. Un equilibrio complejo. Cuando se creo la región Valona como entidad política, se eligió la villa de Namur como capital, para evitar polémicas entre las dos urbes más importantes de la zona: Lieja y Charleroi. Ni una ni la otra. Sí, son dos ciudades enemistadas. Los valones, como buenos belgas, no andan unidos.

El gran derbi valón enfrenta al Standard de Lieja, el club de Valonia más ganador, con un Charleroi que nunca ha ganado la liga. Es más, la liga belga nunca la ganó un club de Valonia que no sea de la ciudad de Lieja. El Standard suma 10 ligas, menos que dos clubes de Bruselas (Anderlecht y la Union Saint-Gilloise, ahora en Segunda) y el Brujas. El RFC de Lieja ganó 5 ligas, la última en 1953. Este club, famoso por ser el causante del caso Bosman, ahora juega en Tercera.

El Standard es el gran equipo de Valonia. Foto: www.rsca.be.
El Standard es el gran equipo de Valonia. Foto: www.rsca.be.

El derbi Standard-Chareroi, pues, enfrenta dos ciudades y dos equipos. Aunque el Standard siempre ha sido muy superior. Este año, de momento, el Charleroi anda por delante, aunque poco a poco el club de Lieja ha reaccionado. En una Primera División con solamente 3 clubes valones sobre 16 (el otro es el Mouscron-Péruwelz, ciudad justo en el limite entre Valonia y Flandes), existen muchos derbis flamencos y pocos valones. Aunque este tiene su cultura propia.

Las dos ciudades han rivalizado cuando se trataba de conseguir ser sede de instituciones. Y antes, sus empresas rivalizaban. Lieja siempre fue más grande, aunque Charleroi sacó carbón para media Europa en su momento. Y el actual estadio se levanta al lado de una vieja mina de las cebras, sobrenombre del equipo por su camiseta blanca y negra. A nivel deportivo el Standard suele ganar más, así que su visita a Charleroi suele ser caliente.

En los últimos años la crisis del Standard y el buen trabajo del Sporting Charleroi con el entrenador Felice Mazzu ha igualado las cosas. Y con la igualdad, la tensión ha subido. La hinchada del Standard lanzó bengalas en Charleroi hace dos años. Y la última temporada los ultras del Charleroi la liaron con pancartas muy duras. En una, se podía leer: “Ultras islamistas, los únicos que decapitan sois vosotros”, en referencia a la hinchada del Standard. Sí, los ultras del Standard habían mostrado poco antes en un partido Standard-Anderlecht el dibujo de un tipo decapitado con la cara de Steven Defour, el antiguo jugador del Standard que los había traicionado marchándose al Anderlecht. En ese mismo partido, los ultras del Charleroi sacaron otra pancarta: “Standard, St.Pauli, Hapoel, Den Bosch: la consanguinidad nos une”, en relación a las hinchadas con lazos de amistad con el Standard, todas ellas de izquierdas.

Eso pasó en la temporada 2014/15. Ya en esta, en el partido de ida de octubre, cuando el Standard reaccionó y ganó por 2-3, los hinchas del Standard la liaron, con una pancarta y cánticos de mal gusto: “Charleroi, c’est la ville de Marc Dutroux”. O sea, Charleroi es la ciudad de Marc Dutroux, el asesino en serie condenado por haber secuestrado, torturado y abusado sexualmente de seis niñas y adolescentes. Ese partido fue muy doloroso para el Charleroi, ya que el Standard era colista con 2 victorias en 11 jornadas. Además, el Charleroi ganaba por 2-1 a los 82 minutos. Y perdió 2-3. Fue el inicio de la reacción de un Standard que con el refuerzo de Víctor Valdés, se ha metido en la final de copa y se acerca a las posiciones europeas poco a poco, aunque las dos últimas jornadas ha pinchado y seguirá por detrás del Charleroi. Aunque ganar otra vez el derbi sería un paso más para dejar claro quién manda en Valonia. Un consuelo, ya que ganar la liga parece utópico.

Foto de portada: drhenkenstein.

Related posts

Deja un comentario

*