Partido Polish Boyfriend: El derbi transilvano

Cluj Korkodush

Fin de semana grande en el fútbol rumano. Esta jornada el Steaua, el líder y el gigante del fútbol local, se cruza con el Astra, el sorprendente nuevo rico que pide paso y quiere destacar en los titulares. La última temporada ya hablamos de este partido (lo ganó el Steaua, campeón de liga) en esta sección. Una temporada después, el Astra sigue dando guerra.

Artículo relacionado: “El líder y el gigante de la liga rumana” por Toni Padilla

Además de este partido, se juega el derbi de Cluj-Napoca con el CFR Cluj situado en la segunda posición de la tabla. El CFR Cluj, situado por delante del Astra y por detrás del Steaua, confía en poder volver a competiciones europeas y, si puede, ganar la liga, título que ya alzó en 2008, 2010 y 2012, cuando jugó la Champions.

En espera del resultado del Steaua-Astra, el CFR Cluj afronta su derbi. Un derbi pasional y caliente que en algunas ocasiones, en las últimas temporadas, no ha podido acabarse por incidentes. El derbi de Cluj-Napoca. Esta ciudad, con su magnetismo y el peso de la historia, ya nos llamó la atención en su momento. Es una de esas ciudades maravillosas que en diferentes momentos ha sido conocida con diferentes nombres, como Cluj-Napoca, Koloszvár o Klausenburg. En rumano, húngaro y alemán. Capital histórica de Transilvania, la ciudad de Cluj-Napoca es una de las principales ciudades de Rumanía, aunque tiene un 20% de la población húngara. El resto son rumanos. Pero en 1910 el 80% de la población era húngara y los rumanos eran sólo el 20%. La modificación de las fronteras posteriores a las guerras mundiales acabaron con Rumanía consiguiendo una reivindicación histórica: que Transilvania fuera parte de su estado. Y creó una herida en Hungría, pues consideran esta región suya. Difícil poner de acuerdo a un húngaro y un rumano en esto, pues todos exponen datos, fechas, razones.

Cluj-Napoca, capital histórica de Transilvania

Cluj-Napoca, capital histórica de Transilvania. Foto: Alex Balan

Sea como sea, pues no es este lugar para posicionarse, esta ciudad forma parte del estado rumano desde el año 1920, con la excepción del periodo entre 1940 y 1945. Hoy los húngaros que viven en Transilvania piden autonomía y poder usar su lengua en ciudades como Cluj-Napoca, ciudades que ellos conocen como Koloszvár.

Artículo relacionado: “Rumanía-Hungría, un juego de banderas”, por Toni Padilla.

Históricamente, el derbi de Cluj era el derbi entre un equipo rumano y otro húngaro. El CFR Cluj era el equipo de los húngaros de la ciudad, aunque con el paso del tiempo esto se ha modificado y, ahora, la mayor parte de los hinchas del club también son rumanos. Aún quedan, cierto, hinchas de este club que llevan símbolos húngaros, como banderas con las letras ‘KVSC’, que hacen referencia al nombre original del club en el idioma húngaro: Kolozsvári Vasutas Sport Club (equipo de los trabajadores de los ferrocarriles de Koloszvár). El propietario del CFR Cluj entre los años 2001 y 2014, además, fue Árpád Pászkány, uno de los miembros más destacados de la comunidad húngara en Rumanía. Un tipo clave en el renacer de este equipo, considerado ahora como una de las potencias del deporte local tras haber pasado muchos años en categorías inferiores.

El Universitatea fue fundado el 1919, el último año de dominio húngaro de la ciudad, ya con nombre rumano. Así pues, fue el club relacionado con el nacionalismo rumano durante años. Los dos equipos jugaron entre ellos por primera vez en 1924, cuando el CFR Cluj se había refundado como “Locomotiva Cluj”, pues era un equipo relacionado con los trabajadores de los ferrocarriles. Y cuentan en la ciudad que el partido no terminó porque los hinchas se pelearon. Pese a esos primeros derbis, esta rivalidad quedó en segundo plano pues el CFR, exceptuando un corto periodo a finales de los 60, se pasó la mayor parte del tiempo en segunda o tercera. Y el Universitatea, en Primera. El CFR además, asumió el nombre de CFR en relación a “Căile Ferate Române”. O sea, los ferrocarriles. Siempre relacionado con este sector, el CFR poco a poco perdió hinchas húngaros y los ganó rumanos, siguiendo la evolución demográfica de la ciudad.

Todo cambió con la llegada de Árpád Pászkány al CFR Cluj. En la ciudad me contaron que de joven Pászkány era hincha del Universitatea, como muestra que el simbolismo de los dos equipos como supuestos representantes de dos comunidades ya ha decaído mucho. Aunque acabó comprando el CFR porque no podía invertir en el otro equipo de la ciudad. Sea como sea, en 2004 el CFR Cluj ascendió a Primera y desde entonces ha ganado tres ligas y se ha metido en la Champions derrotando al Manchester United o la Roma, con jugadores brasileños, portugueses o argentinos. Un golpe muy duro para la hinchada de la “U”, equipo relegado a luchar por no bajar. Especialmente duro fue el derbi de finales de la temporada 2007/08: en el mismo partido, el CFR Cluj ganó su primera liga y el Universitatea bajó a segunda. Todo en 90 minutos.

Cluj Korkodush

El CFR Cluj es ahora el principal club de la ciudad. Foto: korkodush

En 2014, algunas cosas han cambiado. La “U” ganó su primer derbi en más de tres décadas en liga por 1-2, aunque sigue por debajo en la tabla sin más aspiraciones que evitar el descenso. Pászkány ha vendido el equipo a Stefan Gadola, un empresario propietario de la empresa Energobit que ha prometido mantener el nivel del equipo. Y el CFR Cluj, después de un año flojo porque Pászkány no tenía más dinero, se ha metido segundo en la tabla de nuevo con una multinacional de jugadores: cinco portugueses, dos italianos, un bosnio, un ghanés, un georgiano, dos croatas, un francés, un congoleño, un brasileño, un moldavo, un macedonio y cómo no, un español, el madrileño Aitor Monroy. Además, han cedido a otro español, Javier Velayos, y a un australiano. El francés, un delantero llamado Gregory Tadé fichado del fútbol escocés, se ha convertido en la sensación con 9 goles en 7 partidos.

Un hincha del CFR Cluj me contó que su club no representa a los húngaros pues casi toda la hinchada es rumana. Aunque los portales web en húngaro siguen al club y los hinchas radicales de Bucarest han elegido partidos contra el CFR para quemar banderas húngaras. Los hinchas del Universitatea, aunque admiten que el CFR tiene historia, no dejan de ver a sus vecinos como un nuevo rico. Ellos nunca ganaron la liga aunque jugaron más en Primera, y afirman ser más hinchas pues al mover los universitarios de la ciudad tienen aficionados por toda la región. Sea como sea, el CFR Cluj, otra vez, es el favorito en el derbi transilvano.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*