Partido Polish Boyfriend: El gigante dormido de la ciudad de Amberes

Amberes es la ciudad de Bélgica más grande sin club en primera. Foto: MarcadorInt.

La noche del 22 de abril de 1993, se acabó la cerveza en Amberes. Y eso es difícil, con la pasión de los belgas por la cerveza. Las televisiones locales emitieron programas en directo desde las calles de la preciosa ciudad flamenca y detrás, centenares de chicos melenudos gritaban eufóricos. El Royal Antwerp (nombre en flamenco de la ciudad de Amberes) se había metido en la final de la Recopa.

Ese 1993 fue especial. El Amberes había ganado la Copa belga en 1992, el primer título del club desde 1957. Y ganar esa Copa permitió al club jugar la Recopa. Y llegaron a la final, después de eliminatorias, todas ellas, decididas por un gol. Contra el Glenavon de Irlanda del Norte, el Amberes necesitó los penaltis. Contra el Admira Wacker austríaco, un gol en la prórroga. Contra el Steaua de Rumania, un gol en el partido de vuelta a los 82 minutos del delantero Alexandre Czerniatynski, llegando a semifinales por ese gol fuera de casa. En semifinales tocó el Spartak de Moscú, que ganó la ida 1-0 y marcó primero en la vuelta: 0-2 en el global. Tres goles permitieron una remontada histórica, ganar por 3-1 el partido de vuelta (Onopko fue expulsado) y jugar una de las finales menos esperadas de todos los tiempos, pues el rival era el Parma italiano. Y entonces, el Parma aún era un desconocido, pues tres años antes jugaba en Segunda. En Wembley, el Parma ganó 3-1 a un Amberes que aún es el último club belga que ha jugado una final europea.

El recuerdo de esa final es doloroso comparado con el presente de uno de los equipos más viejos del continente, pues fue fundado por británicos y belgas en la ciudad en 1880. Se trata del club más viejo de Bélgica. Un club con cuatro ligas y dos copas de una ciudad, Amberes, incapaz de ser protagonista con regularidad. En su momento se jugó un derbi de la ciudad en Primera, pero el rival, el Germinal de Beerschot, ha sufrido bancarrotas, ha desaparecido y su heredero juega en ligas regionales. Y el Royal, el equipo grande de la ciudad, juega en segunda desde la temporada 2004/05. Más de una década en la Segunda División. Muy duro. Los dos clubes se enfrentaron por última vez en 2010, antes de la desaparición del Germinal en 2013. Fue un amistoso y antes del partido el cantante y humorista de la ciudad Tom Waes, hincha del Amberes, cantó con la grada su tema más famoso, con la hinchada local entregada y los hinchas visitantes abucheando la canción…‘Dos Cerverzas por favor’. Sí, en español. Habla de un belga de vacaciones en España y de españolas con bigote… la canción. El vídeo es puro bizarrismo:

En la temporada 1997/98 el Amberes bajó a Segunda, aunque dos años después volvió a Primera. Aunque entonces, ya tenía poco dinero y el año 2004 acabó 18º y bajó. El problema estos años ha sido la falta de dinero que casi acaba con el descenso administrativo o incluso la desaparición.

Con muchas deudas, el Royal ha luchado estos años en los campos y en los despachos. De las últimas cuatro temporadas, en tres el equipo acabó más cerca del descenso que del ascenso. Y todo, con problemas para pagar los sueldos. Sufriendo un concurso de acreedores, cada temporada el Amberes ha buscado ir devolviendo los más de 5 millones de euros de deudas. Esta última temporada, el empresario Patrick Decuyper ha llegado con la idea de devolver al Amberes a Primera. Y ha ido devolviendo partes de las deudas con la idea de poder obtener una licencia de Primera. En ello anda.

Decuyper fue famoso en Bélgica cuando su gestión permitió al modesto Zulte-Waregem destacar, jugar en Europa y derrotar a los gigantes con cesiones de equipos como el Chelsea. El problema fue que corrió la noticia que Decuyper quería trasladar el Zulte-Waregem a Amberes, información negada por el alcalde de Amberes. Eso no evitó que Decuyper fuera definido como “Judas del año” por el alcalde de Waregem. Finalmente, el empresario ha comprado la mayor parte de acciones afirmando que “la idea es devolver el club a Primera” con el dinero de “inversores que he encontrado y ahora deben estar en un segundo plano”. Sea como sea, ya de primeras pagó 600.000 euros de deudas. Y con un equipo digno, el club pugna por la única plaza de ascenso.

Sí, solamente asciende el campeón, y dos equipos luchan por esta primera posición, el Amberes y el Tubize. El duelo directo, pues, es vital. El Tubize, a diferencia del Amberes, es un club joven, fundado en 1990 después de la fusión del FC Tubize y el Amis Réunis de Tubize. Una entidad con una sola temporada en Primera (2008/09) y sin demasiada masa social, aunque tiene las cuentas saneadas y un fútbol base bien organizado. Un equipo modesto comparado con la historia del Amberes. Aunque un rival que puede dejar sin ascenso a la vieja dama del fútbol belga.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*