Partido Polish Boyfriend: El gran derbi serbio patas abajo

Simone Pierotti Partizan

Ni los más viejos del lugar recuerdan un escenario como éste. Llega el derbi eterno de Belgrado y el Partizan anda hundido en una crisis sin precedentes. El dominador de las últimas ligas se encuentra a 29 puntos del liderato. Sí, 29 puntos. Y el líder, cómo no, es un Estrella Roja que solamente ha cedido dos empates en 23 jornadas.

El Partizan ha dominado el fútbol serbio posterior a la fin de Yugoslavia. Las últimas temporadas ha ganado 7 de las últimas 8 ligas, aprovechando los problemas económicos de un Estrella Roja con deudas. El Estrella Roja, con el patrocinio del gigante ruso Gazprom y una nueva directiva, ha reaccionado los últimos años y pudo ganar la liga en 2014, aunque nadie esperaba el escenario de esta temporada. En 2014 por ejemplo, no pudo competir en Europa por las deudas acumuladas con jugadores. Deudas que se van devolviendo y no sido obstáculo para armar un equipo que tiraniza la liga esta temporada. El montenegrino Bozovic entrena un equipo mezcla de chicos jóvenes de la casa, jugadores que han vuelto del extranjero con experiencia y extranjeros que aportan goles como el portugués Hugo Vieira, exjugador del Sporting.

Antes del derbi eterno, el Partizan ocupa solamente la cuarta posición. No podemos encontrar un Partizan por debajo de la tercera posición en liga desde la temporada 89/90… y entonces, claro, era la liga yugoslava, más potente, pues fue superado por Estrella Roja, Dinamo y Hadjuk Split. Además, el único club capacitado para plantar cara a los dos gigantes las últimas temporadas, la Vojvodina de Novi Sad (hablamos de ellos aquí), ocupa la quinta posición. El segundo es el sorprendente Borac de Çaçak y el tercero, el Čukarički, club de un barrio de Belgrado sin demasiada masa social. El ‘Cuka’, como es conocido, fue comprado por un magnate de la construcción y en la temporada 2014/15 ya sorprendió cuando ganó su primer título, la copa, derrotando precisamente al Partizan en la final por 1-0.

Hinchas del Partizan (Foto: Simone Pierotti)
Hinchas del Partizan (Foto: Simone Pierotti)

Una pequeña revolución, ya que con Serbia en solitario, la liga siempre ha visto al Estrella Roja y el Partizan en las dos primeras posiciones con la excepción de la temporada 2008/09 (la Vojvodina fue segunda) y las temporadas 97/98 y 98/99, cuando el Obilic ganó la liga y fue subcampeón. Era ese club de barrio comprado por Zeljko Raznatovic, el paramilitar acusado de crímenes durante las guerras de los Balcanes, asesinado de forma misteriosa cuando tenía negocios oscuros. Y había convertido este club en el ganador de la liga con métodos… polémicos, podríamos decir.

Esta última el jornada, el Partizán sufrió otra derrota (7 derrotas en liga en 23 jornadas), en un derbi histórico contra el OFK de Belgrado, club con tradición que lucha por no bajar. La hinchada del Partizán volvió a insultar una plantilla que ha ido vendiendo sus mejores jugadores. La considerada mejor cantera del país no puede retener a sus chicos y las apuestas de mercado no han funcionado. Al club le queda la copa (está en cuartos de final) con la esperanza de maquillar la temporada, ya que el Estrella Roja, de forma sorprendente, fue eliminado en casa por el Borac de Çaçak por 1-5. Una sola derrota oficial en torneos locales, y menuda derrota. Aunque liderando la liga, poco les importa a sus hinchas.

En el Estrella Roja pues, se ven campeones y sueñan con ganar el segundo derbi, ya que en la ida en el pequeño Maracaná ya le metieron un 3-1 a sus rivales con dos goles de Vieira. La última victoria como visitante del Estrella Roja en el derbi fue en 2012, así que este derbi parece la gran oportunidad para ganar otra vez y dejar aún más humillado a un Partizan que teme, especialmente, a sus propios hinchas. Los dos últimos derbis en casa del Partizan han acabado con fuertes incidentes (y eso que el Partizan ganaba títulos), así que éste puede ser infernal.

En las últimas temporadas el Partizan ha vendido todos sus jugadores con futuro, incapaz de retener el talento y de equilibrar sus cuentas. La última temporada, la mitad de los equipos de primera fueron embargados en algún momento por deudas y el principal sindicato de futbolistas recomienda no fichar por clubes serbios pues quizás no pagan. En este contexto, el futuro seguramente pasaría por la privatización de Estrella Roja y Partizan, ya que los clubes, sobre el papel, pertenecen a los hinchas ya que el deporte serbio se ha regido por normas de la era socialista hasta 2014.

Esta privatización puede atraer dinero, aunque también puede alejar a los hinchas. Es un debate complejo, y más en una sociedad que ha visto como en 2014, el Presidente del Partizan, Dragan Đurić, era detenido por fraude en un proceso de privatización de una empresa farmacéutica. Más problemas en un club que, por cierto, tiene un caso abierto para decidir si es propietario o no de su estadio, ya que en su momento era propiedad del Ministerio de defensa. El Partizan, pues, puede perder incluso su estadio.

Sea como sea, el camino se ha abierto y los éxitos del único club privatizado, el Cucaricki, dejan claro el futuro de los dos grandes.

Foto de portada: Simone Pierotti

Related posts

Deja un comentario

*