Partido ‘Polish boyfriend’: En el nombre de Puskás

6146083983_8fa59e830b_o

No fue fácil elegir un partido especial en Europa. El derbi de Kiev, partidos en los que se puede decidir la liga en Kazajistán o Noruega, o el derbi histórico de Creta (OFI-Ergotelis) eran candidatos. Pero elegimos un partido húngaro que no se había jugado antes en primera: Videoton-Puskás FC. La historia vale la pena. O eso creemos.

En Felcsút viven unas 1.800 personas. No sería la ciudad más famosa de Hungría si no fuera por dos razones. La primera es que aquí pasó su infancia el actual primer ministro Viktor Orbán. La segunda, que es una de las poblaciones más pequeñas con un equipo en la primera división: el Puskás FC. La historia de cómo el fútbol de primera llegó a Felcsút es bonita. Hungría puede presumir de un pasado brillante en el arte de golpear el balón. De la Final del Mundial de 1938 contra una gran Italia, culminación de décadas de buen trabajo. Y luego, de ese equipo maravilloso que revolucionó la táctica, entrenado por Gusztáv Sebes. Ese equipo de Puskás, Czibor, Kocsis o Hidegkuti, que perdió la Final del Mundial de 1954 cuando todo el mundo pensaba que la ganarían. El problema del fútbol húngaro es que sus viejos trofeos acumulan polvo y el presente no es maravilloso. La goleada en Holanda sufrida esta última semana por la selección (8-1) es una perfecta metáfora de cómo tenemos la cosa.

Los húngaros, brillantes en waterpolo o balonmano, intentan encontrar fórmulas para recuperar su esplendor en el fútbol. Durante los primeros años del siglo XXI, el Gobierno y la Federación decidieron iniciar un proyecto con el objetivo de formar nuevos talentos. La idea era crear un centro de trabajo, con residencia, campos de juego y equipos para que los chicos se pudieran formar y competir. Viktor Orbán se encargó de poner el escenario y propuso Felcsút como centro de operaciones. Situada a unos 40 kilómetros de Budapest, Felcsút es una sitio bien comunicado, tranquilo… ideal para instalar la que fue llamada “Puskás Ferenc Labdarugó Akadémia”. O sea, la Academia de Fútbol Ferenc Puskás. Inicialmente, los primeros chicos reclutados entrenaron en Budapest, pero en 2007 acabaron las obras de las instalaciones de Felcsút, las mejores de Hungría. El 1 de abril de 2007, el día en el que Puskás hubiera cumplido 80 años, se inauguró la nueva academia. Curiosamente, Orbán era entonces el líder de la oposición y no pudo inaugurar un proyecto que tenía en alta estima. En 2010 recuperó el cargo y no se olvidó de la Academia Puskás.

El porqué del nombre era evidente: rendir honor al mejor jugador húngaro e inspirar así a los nuevos jugadores. La familia Puskás apoya este proyecto que Viktor Orbán vigila de cerca. Orbán pasa los veranos en Felcsút, donde aún juega con el equipo amateur local, el Félcscut SE.

Entre 50 y 60 jóvenes residen aquí. Hay una escuela, un centro de conferencias, un museo, un área de comunicaciones, un comedor, una editorial de publicaciones, un pequeño cine y más de 8 campos de juego, algunos de césped artificial. En 2012 se inició otra fase del proyecto con la construcción de un estadio de última generación para 5.000 espectadores, un edificio de 3.000 metros cuadrados y nuevas oficinas. Además, allí se organiza una copa anual de fútbol formativo, copa que el Real Madrid, en honor a Puskás, ha jugado con equipos de sus categorías inferiores.

En Felcsút se trabaja fuerte y los resultados se notan. El primer equipo de la academia, conocido de forma coloquial como Puskás FC, subió la última temporada a primera, donde debuta este año. De momento sufre, con una plantilla joven reforzada con veteranos para intentar dar consistencia a un equipo que tiene como meta formar a sus futbolistas. Curiosamente, uno de estos veteranos es español: Francisco Gallardo. En el club destaca otro español, el jugador de Sabadell Miguel Ángel Luque.

6146083983_8fa59e830b_o
Sóstói Stadion de Székesfehérvár, estadio compartido por Videoton y Puskás FC y sede del encuentro de hoy.

A la espera de que se acabe el nuevo estadio, el Puskás FC juega en la ciudad de Székesfehérvár, en el estadio del Videoton, vigente campeón de liga. En el estadio del Videoton, pues, juegan como locales los dos equipos que se ven las caras esta semana. Pero aún hay más: estos dos clubes están unidos por un contrato de colaboración que convierte al Puskás FC en el filial del Videoton. O sea, si de la academia sale un jugador que promete, el Videoton tiene prioridad. László Kleinheisler, Adrián Szekeres o el serbio Uroš Nikolić ya han pasado de un club al otro, por ejemplo. Además, el Videoton ha enviado a uno de sus veteranos, Czvitkovics, al Puskás para reforzar el proyecto y evitar el descenso. Czvitkovics ha pasado de jugar la Champions con el Debrecen a una academia.

El artífice del acuerdo entre los dos equipos fue, cómo no, el primer ministro Orbán. Nacido en Székesfehérvár, donde estudió, ha unido las dos poblaciones en que pasó sus años mozos con un acuerdo entre dos equipos que tiene en estima. El Videoton, con dos títulos de liga consecutivos, domina el fútbol húngaro y ahora lidera la tabla de nuevo, camino de su tercera liga consecutiva. Su filial, el Puskás FC, debuta en primera con muchos jóvenes que sueñan con devolver Hungría a un Mundial. El acuerdo une al primer equipo de la academia, pero también al segundo y el tercero, gestionados por entrenadores del Videoton.

Muchos recuerdan la gran proeza del Videoton: la Final de la Copa UEFA en 1985 perdida contra el club en el que brilló Puskás, el Real Madrid. Pues bien, el Videoton usa las instalaciones de última generación de la Academia Puskás. En el cuerpo técnico del portugués José Gomes hay un ayudante catalán: Joan Carrillo. En el césped, dos andaluces: el portero Calatayud y el defensa Álvaro Brachi.

El Videoton es claramente favorito, aunque el Puskás FC encadena cinco partidos sin perder entre liga, copa y copa de la liga. En la copa de la liga vienen de derrotar al Budapest Honvéd, el club donde el mundo se enamoró de un tal Puskás. Qué cosas: un club llamado Puskás derrotando al club donde jugó Puskás.

Related posts

2 comments

Excelente y formidable articulo Toni!! Pero aparte del romanticismo y la esencia del lugar de crianza de Orban Viktor, es tambien (informacion de los propios hungaros) una forma de favorecer y dar un empuje al Videoton, al equipo de sus amores (declarado por él mismo) y el equipo de su ciudad natal. Es comentado esto por dos razones la primera por lo contado en el articulo (instalaciones y convenios Szekesfehervar-Felcsut) y segundo porque cuando la empresa electronica Videoton dejó de dar empuje economico al equipo fue él hace unos años, aprovechando su poder la que “medio” obligó a la empresa a volver a estar junto al equipo porque mientras la empresa dejó de suministrar al Szekesfehervari Sk, el equipó bajó a segunda incluso hasta que Orban(ya comentado antes) medió en el patrocinio otra vez.
Por eso muchos seguidores hungaros de los equipos de la capital estan irritados por el trato de favor de su primer ministro y tambien de los hungaros en general por invertir en un deporte que ya no da alegrías como el futbol (ej: el nuevo estadio del Ferencvaros o el Uj Puskas Ferenc Stadion) en vez de otros deportes más mayoritarios como el balonmano, el waterpolo o el esgrima.

El Videoton no lleva dos titulos consecutivos, lleva dos subcampeonatos consecutivos. Permiteme el apunte.

El articulo es genial. Gracias por darnos estas historias.

Deja un comentario

*