Partido Polish Boyfriend: El Hibernian contra el club que dejó de ser el Hibernian

Easter Road, el estadio del Hibernian en el que el Celtic cayó derrotado el pasado mes de diciembre

En 1983, el Dundee United ganó la liga escocesa en el campo de su rival y vecino, el FC Dundee. Los hinchas del FC Dundee esperaron 33 años para devolver el golpe y la última temporada derrotaron por 2-1 al Dundee United, remontando un 0-1, y lo mandaron a Segunda.

En las últimas temporadas, en la Segunda División escocesa se han vivido muchos partidazos. Hace dos años teníamos a Rangers, Hearts e Hibernian en esta categoría. La temporada anterior, Rangers y Hibernian. Y en la actual, Hibernian y Dundee United. O sea, dos semifinalistas de Copa en la última temporada. Los dos equipos, hibs y terrors, se ven las caras en la lucha por el liderato, esta semana. Y solamente el campeón sube. Los otros disputan un play-off.

El Dundee United confía en ascender este año y pasar solamente un año en el pozo. En las últimas décadas, el Dundee United ha sido uno de los cinco equipos más potentes de la liga escocesa, muy lejos de Celtic y Rangers aunque por encima de otros. Como, por ejemplo, del mismo FC Dundee, su vecino en esta ciudad loca por el fútbol. Pocas ciudades de 175.000 habitantes como Dundee pueden presumir de dos equipos que han jugado una semifinal de la Copa de Europa. Además, se trata de dos rivales separados por los 100 metros entre los dos estadios. Los dos, en la calle Sanderman. Dundee tiene dos estadios de lado, como Avellaneda.

Este año, por primera vez en décadas, el FC Dundee se siente más grande. Este solía ser el equipo grande de la ciudad. Fundado en 1893, era un invitado fijo de la liga escocesa. En 1909 nació el Dundee Hibernian, fundado por inmigrantes irlandeses que ya habían intentado crear antes otro club que no funcionó. Como en el gran derbi de Glasgow o el de Edimburgo, uno de los dos clubes fue fundado por irlandeses, pero aquí el elemento diferencial no cuajó. Hoy, algunas familias se dividen entre los dos clubes y la rivalidad es más amistosa que violenta. Es más, rápidamente el club se cambió de nombre y se bautizó como Dundee United. Por eso, en esta jornada no se juega un Hibernian-Dundee Hibernian.

Voviendo al FC Dundee, fue subcampeón de liga en tres ocasiones y campeón de copa una vez durante la primera década del siglo XX. Después vivió sus mejores años entre los 50 y los 70. Ganó 3 copas de la liga y se proclamó campeón de liga en 1962. Por primera y última vez. Y todo, gracias a una maravillosa generación de jugadores entrenada por Bob Shankly, el hermano del famoso entrenador del Liverpool. Con Shankly, el Dundee se metió en semifinales de la Copa de Europa eliminando a equipos de la fama del Colonia (campeón alemán), Sporting (campeón portugués) y Anderlecht (campeón belga). En semifinales perdieron con el Milan. Barridos por los italianos en la ida en San Siro (5-1), ganaron en la vuelta por 1-0 al futuro campeón de esa edición. En 1968, el Dundee jugó de nuevo unas semifinales europeas, en la Copa de Ferias. No se metió en la final por un solo gol, eliminado por el Leeds. Después llegó la decadencia, aunque a finales de los 90 se intentó recuperar terreno fichando a jugadores como Caniggia o Ketsbaia. Con problemas económicos, el Dundee ha pasado más años en Segunda que en Primera. Finalmente, pudo volver en 2014, condenado, por lo que parecía, a vivir en la sombra de su vecino, el Dundee United. No fue así.

El Dundee United jugó su última final de una Copa en 2015. Perdió la Copa de la Liga contra el Celtic. Foto: Focus Images Ltd.
El Dundee United jugó su última final de una Copa en 2015. Perdió la Copa de la Liga contra el Celtic. Foto: Focus Images Ltd.

Los ‘arabs’, inicialmente más pequeños, ya suman más victorias en derbis y han igualado a su vecino en número de títulos grandes. En 1980, el equipo ganó su primer título, una Copa de la Liga. En 1981, llegó la segunda. Y su primera y única liga llegó en 1983, cuando con el entrenador Jim McLean, el equipo fue capaz de superar a Celtic y Rangers. Fueron los años del ‘new firm’, una rivalidad entre el Dundee United y el Aberdeen de Alex Ferguson. En la temporada 1983/84 en Dundee United emuló a sus vecinos y se metió en semifinales de la Copa de Europa. Eliminó al Spartans de Malta, al Standard belga, al Rapid austríaco y en semifinales se quedó a un gol de la final. Ganó la ida contra la Roma por 2-0 y perdió el partido de vuelta por 3-0 en un clima infernal. En 1987, el club llegó a la final de la Copa de la UEFA eliminando por el camino al Lens, el Hajduk Split, el Universitatea de Craiova, el Borussia de Mönchengladbach y ojo: al Barça, ganado en el Camp Nou. Luego perdió en la final con el Göteborg.

El Dundee United se ha mantenido como un equipo importante en el fútbol escocés gracias a la gestión de la familia Thompson, con dos títulos de copa más (1994 y 2010) y una presencia estable en competiciones europeas. Eddie Thompson, un empresario que de chico era hincha del Motherwell pero que se aficionó a los “arabs” cuando se trasladó a la ciudad, asumió las riendas cuando compró el club, del que ya era patrocinador en los 80. En 2002 fue elegido presidente. Su obsesión fue ganar un título otra vez, pero falleció de cáncer en 2008. Su hijo, Stephen, tomó el relevo ganando la copa en 2010 y su obsesión fue sanear al club de deudas. Stephen seguramente fue más visionario que otros, pues recordemos que Rangers y Hearts sufrieron bancarrotas, aunque la victoria que fue devolver todo el dinero a los bancos también supuso armar un equipo modesto que descendió la pasada temporada. Fue un mazazo. Y sucedió en el campo del rival, en Dens Park. Muchos hinchas pidieron que Stephen Thompson se largara, aunque este decidió seguir. Apostó por un exjugador como entrenador, Ray McKinnon, hijo de la ciudad de Dundee, y el equipo de momento planta cara al Hibernian, el otro gran favorito en esta pugna por el ascenso.

En 2014, el Hibernian era un club más o menos feliz. No ganaba nada, aunque su rival, el Hearts, andaba peor y se hundía camino de Segunda, sin dinero y con una sanción de puntos. Los hinchas de los Hibs, el equipo fundado por irlandeses en la ciudad, llegaron a mofarse del Hearts en los derbis de la temporada 2013/14, sin imaginar que una mala racha en las últimas jornadas (11 derrotas y 2 empates en las últimas 13 jornadas) provocaría que el equipo tuviera que jugar la promoción de descenso. En la ida de la promoción ganaron 0-2 al Hamilton. Luego perdieron 0-2 en casa y bajaron en los penaltis. Un drama. El mismo año, los dos equipos de Edimburgo bajaron. Y la siguiente temporada el Hearts ascendió. Ellos, no. Después fue el Rangers el encargado de dejar al Hibernian sin ascenso, esta última temporada, aunque los Hibs se vengaron ganando la final de Copa al Rangers, con un gol en el 92′ que significó la primera copa de Hibernian en 114 años.

Como el Hearts o el Dundee United, también el Hibernian sufría problemas económicos y tenía deudas. La temporada del descenso, la prioridad fue devolver todas las deudas e iniciar un proceso con la intención que los aficionados fueran los propietarios del club. Aunque faltaba dinero y se aceptó la necesidad de encontrar un salvador. La hinchada del Hibernian ya se había negado a aceptar en los años 90 una propuesta de compra del empresario Wallace Mercer, quien había sido propietario del Hearts, su rival ciudadano, y quería controlar que tipo de persona llegaba al palco. Al final, se aprobó una petición de compra del empresario local Tom Farmer. Este descendiente de irlandeses, famoso por dar grandes sumas de dinero al Partido Nacionalista escocés, compró el 90% de las acciones y puso dinero para armar un buen equipo. Y fichar un buen entrenador, Neil Lennon, el que fuera entrenador del Celtic. Lo más curioso del caso es que Farmer no suele ir al estadio de Easter Road y no le gusta el fútbol, pero invirtió cuando los hinchas se lo pidieron. Su abuelo ya había puesto dinero en el Hibernian un siglo antes, y Farmer consideró que era su responsabilidad garantizar que el Hibernian seguiría existiendo en su tierra, el barrio de Leith, como símbolo de una comunidad de vecinos de la que se siente orgulloso.

Hibernian-Dundee United, viernes 6 de enero a las 20:45h

Dos clubes fundados por irlandeses y con dos familias, los Thompson y los Farmer, muy ligadas a su historia, luchan ahora por el ascenso. Dos clubes sin deudas y con el sueño de ser grandes otra vez.

Neil Lennon ahora entrena al Hibernian. Foto: Focus Images Ltd.
Neil Lennon ahora entrena al Hibernian. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

2 comments

Podrías dedicar algún artículo más sobre el fútbol escocés, me parece una liga muy entretenida aunque tanto Aberdeen como Rangers estén lejos del Celtic.

Deja un comentario

*