Partido Polish Boyfriend: La división de la mitad de una capital dividida en dos

APOEL Foto: George M. Groutas

Estos días se recordó que Berlín, en su momento, vivió dividida por un muro. Pues en Nicosia, el muro aún existe, aunque poco a poco se derriben partes. Nicosia es una de las pocas ciudades del mundo divididas en dos. Cruzas una puerta y dejas un estado. Te metes en otro. Aunque uno de ellos no esté reconocido a nivel internacional. En su momento, cruzar esta línea verde era casi imposible. Ahora, entrar en una discoteca puede ser más complicado que cruzar la frontera, con polícias indolentes y cascos azules eslovacos durmiendo en sus sitios de guardia.

El muro de Nicosia / T.P.

El muro de Nicosia. Foto: Toni Padilla.

Chipre es un estado curioso. Cuando en 1960 logró la independencia del Reino Unido se creó un estado donde la mayor parte de la gente… no quería ese estado. Lo que quería la mayor parte de la población de esta isla era unirse con Grecia, lo que los griegos definen como “enosis “. En 1959, el 90 % de los votantes en un referéndum lo hacían a favor de esta “enosis” con Grecia, por ejemplo. Pero como la isla tenía un 30% de la población turca a los que no les hacía ninguna gracia pasar a ser ciudadanos griegos, la Comunidad Internacional optó por crear este estado para intentar tener a todos contentos. Y, lógicamente, nadie acabó contento.

Así, después de 14 años de violencia entre griegos y turcos, en 1974 el ejército turco aprovechó como excusa un golpe de estado de militares nacionalistas griegos contra el presidente legítimo, el arzobispo Makarios, para invadir la mitad noreste de la isla. En Atenas ya mandaban los militares después de otro golpe de estado, por lo que muchos turcos tenían miedo de ver cómo se unía por decreto a Chipre con Grecia. Turquía movió pieza para defender a los turcos de Chipre y el resultado fue una guerra corta y cruel que dividió la isla en dos. Millares de griegos abandonaron como pudieron el norte de la isla. Millares de turcos, el sur. En medio de las dos zonas se levantó un muro que se ha empezado a desmantelar en los últimos años y que aún se puede ver en algunas partes. Chipre, como estado curioso que es, tiene la única bandera del mundo con el dibujo de un mapa, el mapa de la isla. O sea, Chipre es un estado con una bandera donde aparece un mapa que no es el del estado. Es el mapa de lo que ellos creen que debería ser su estado. Un estado, Chipre, que sueñan unir con otro, Grecia. ¿Complicado? Sí, así es Chipre. Y no entraremos demasiado a comentar los territorios de Akrotili y Dhekelia, dos enclaves que los británicos se quedaron para ellos…

Chipre, pues, vive dividido en dos. Como Nicosia, su capital. Nicosia (conocida como Lefkosia en griego y Lefkoşa en turco) es la capital de dos estados: la República turca del norte de Chipre, un estado con unos 210.000 ciudadanos turcos, sólo reconocido sólo por Turquía, y la capital de la República de Chipre, el estado de 700.000 habitantes griegos que goza del reconocimiento internacional.

Y como nada es fácil, Nicosia, la capital dividida en dos… tiene otra división: la futbolística. En la parte griega, esa donde la competición de fútbol es oficial y los equipos juegan la Champions, la ciudad está dividida en dos por una rivalidad terrible. La rivalidad entre el APOEL y el Omonia.

APOEL Foto: George M. Groutas

Es fácil ver banderas griegas entre los aficionados del APOEL. Foto: George M.Groutas

Y eso que en su momento, existió cierta unión. Todo empezó en 1926, cuando Chipre era británica y un grupo de jóvenes nacionalistas griegos de Nicosia fundaron el Apoel, una sigla que quiere decir “Club Atlético de Fútbol de los Griegos de Nicosia”. Ya desde su nacimiento, el Apoel se declaraba griego para diferenciarse de la comunidad turca, y sus socios reclamaban unir Chipre con Grecia en un solo estado. El APOEL se convirtió en una de las sociedades más relacionadas con el nacionalismo griego. Por ejemplo, en 1955 Michal Karaolis, un socio del APOEL, asesinó a un policía en plena calle. Pocos días después fue detenido por ser militante del EOKA, una organización armada que intentaba expulsar a los británicos de la isla. Karaolis fue ejecutado y su rostro aún se puede ver en algunas banderas de los aficionados de su club.

Pero antes, en 1948, se produjo la división. Ese año muchos socios abandonaron el club y fundaron su nuevo equipo molestos por el apoyo de la directiva del APOEL al gobierno griego durante la guerra civil contra los comunistas. Así se fundó el Omonia, el eterno rival del APOEL. O sea, la directiva de un club de Chipre manda una carta apoyando al gobierno de Grecia, en Atenas, cuando en esas tierras se vivía una guerra civil terrible entre los comunistas y el gobierno, con el apoyo de americanos y británicos. Este acto se consideró un claro posicionamiento por parte de muchos hinchas del club, que se declaraban comunistas. Y se largaron. El APOEL dejó de ser sólo un club griego de Nicosia para pasar a ser un club de griegos de derechas. Y el Omonia, el club de la gente de izquierdas. Aún hoy el derbi es uno de los más calientes de Europa, con dos masas sociales polarizadas. “Los derbis son una locura. Los aficionados te aprietan muchísimo para que no falles “, comentó Urko Pardo, portero del Apoel, un club que llegó a participar dos años en la liga griega en los años 70, cuando el gobierno militar griego incluyó en su torneo al campeón de Chipre a pesar de la desautorización de la UEFA. Era una manera de reivindicar esa enosis que los aficionados del APOEL aún reclaman.

APOEL - Chelsea -  George M. Groutas

Los derbis de Nicosia son especialmente calientes por su connotación política. Foto: George M. Groutas

Esta semana, un taxista con su coche lleno de detalles verdes, el color del Omonia, me contaba que muchas familias viven divididas entre el Apoel y el Omonia. “Muchas veces mi primo me invita a los partidos del Apoel. Yo lo invito a los del Omonia. Aunque siempre quiero que pierdan, esos cerdos fascistas“, gritó. “Compran los árbitros, compran la federación, son corruptos“, se justificaba preguntado por los problemas del Omonia. En el estadio GSP, un hincha del Apoel se reía del Omonia. “Como el comunismo, su tiempo se acabó. Aquí siempre mandará el Apoel“. Preguntado por sus propios hinchas, que han protagonizado incidentes graves como visitar el campo de concentración de Auschwitz antes de un partido en Polonia, gritando consignas nazis, se resignó. “No todos somos fascistas, aunque solemos ser gente de orden. Esos sí son fascistas“, dijo señalado los ultras de su propio equipo. La división izquierda-derecha sigue viva en Nicosia.

Aunque con el tiempo en las dos masas sociales se han suavizado posturas, los hinchas más radicales de los clubes siguen siendo activos políticamente. Los más radicales del APOEL, con banderas del partido griego de extrema derecha ‘Alba Dorada’. Los del Omonia, con banderas comunistas. Es la división de la mitad de una ciudad dividida. Pues al otro lado del muro de Nicosia, el equipo que manda es el Çetinkaya Türk, uno de los mejores equipos de la liga del norte de Chipre. En el futuro, no podemos descartar una liga chipriota unida, pues ya se negocia con la mediación de la FIFA. Aunque las negociaciones de paz se han roto estos últimos días pues no hay acuerdo sobre cómo explotar los recursos naturales como el gas. Unir la isla parece difícil.

A nivel deportivo, el Apoel dispone de mejor equipo, aunque en las últimas jornadas no marca goles y suma 270 minutos sin anotar. El Apollon lo persigue en la tabla y el Omonia sueña con aprovechar las distracciones europeas y sorprender. El Apoel es local y favorito. Manduca pone los goles que no marca el discutido Sheridan. El mediatico Riise no juega demasiado y con brasileños y portugueses, el Apoel debería ganar la liga. El Omonia, con su mezcla de jugadores locales, españoles y portugueses, aspira a jugar competiciones europeas con los goles de Mickael Poté, un delantero de Benín que llegó del Dynamo Dresden y es el máximo goleador del torneo. El Omonia suma 6 derbis sin vencer y buscará ganar el derbi como visitante por primera vez en 2 años. Eso, recordando que la liga chipriota nos regala cada año 4 derbis en liga.

Entrenamiento APOEL Edu Ferrer

El APOEL dispone de mejor equipo que el Omonia. Foto: Eduardo Ferrer Alcover.

Related posts

3 comments

muy buen artículo Toni, ¡enhorabuena! Debe ser curioso ver jugar a la selección nacional de Chipre. Me pregunto si habrá alguien que les anime viendo que unos quieren unirse a Turquía, otros a Grecia… y también me pregunto a quién animarían los griegos nativos de la isla en un enfrentamiento entre Chipre y Grecia.

Deja un comentario

*