Partido ‘Polish boyfriend’: La nueva vida del AEK de Atenas, capítulo 2

Estadio Olímpico Atenas. Foto: Wally Gobetz

El histórico AEK de Atenas, el tercer grande de Grecia, puede ascender este fin de semana a la segunda división griega si derrota al modesto Kyanous Astir Varis. Como ya contamos en la primera entrega de las peripecias del club, el histórico AEK sufrió una bancarrota el último verano y esta temporada ha jugado en la tercera división griega.

El año pasado el AEK descendió a Segunda después de una temporada horrible, Abdallah Yaisien en Segunda para empezar de nuevo en la primera categoría amateur. El AEK se apuntó al grupo 5 de la Tercera división griega jugando contra 14 equipos de barrios atenienses, de la periferia de la capital, de Creta y un equipo de la turística isla de Naxos. Durante toda la temporada se ha paseado. Ha goleado en muchos partidos y sólo en la última jornada empató por primera vez como local en el Olímpico de Atenas. Unas 30.000 personas vieron al portero del Ilisiakos brillar en un empate sin goles. Fuera de casa, el Peristeri y el Kyanos Astir Varis arañaron empates. Y el Thyella Rafinas protagonizó la sorpresa de la temporada ganando por 1-0.

Estadio Olímpico Atenas. Foto: Wally Gobetz

El AEK ha jugado esta temporada en el Estadio Olímpico de Atenas. Foto: Wally Gobetz

Con 10 ligas y 11 copas, el AEK acumuló deudas y pérdidas de dinero durante los dos últimos años. A la crisis griega se unió una mala gestión y la temporada pasada el AEK se encontró luchando por no bajar. En el partido clave, perdió en casa con el Panthrakikos Komotini, rival directo, y los hinchas no dejaron acabar el partido, saltaron al campo persiguiendo a todos: jugadores locales, visitantes y el colegiado del partido. El club fue sancionado y bajó a Segunda.

La directiva del club se largó y una asamblea provisional aprobó el descenso administrativo a Tercera para dejar de ser una entidad profesional, aunque fuese por un año, para sanear finanzas. Un escenario planificado por el empresario Dimitris Melissanidis, que llegó poco después a la presidencia del club para salvar al AEK.

Melissanidis ya presidió el AEK entre 1992 y 1995, cuando el club ganó su última liga, la 1993-94. Considerado uno de los hombres más ricos de Grecia, Melissanidis piensa en grande: sueña con reconstruir el estadio del club, demolido en 2003 después de quedar dañado por el terremoto de 1999. El AEK ha jugado últimamente en el Estadio Olímpico y esta temporada juega en el césped, los juzgados y el parlamento. Esta semana ha conseguido el permiso del primero de los tres ministerios que deben aprobar el proyecto del nuevo estadio. Melissanidis ha constituido una empresa llamado “Difefalos 1924” que se encargará del proyecto, animando a los hinchas a comprar participaciones en ella. El nuevo estadio, por cierto, se llamaría “Hagia Sophia”. “Hagia Sophia” es el nombre de la Basílica de Santa Sofía de Estambul en griego. O sea, es una manera de recordar quiénes fundaron el club: griegos de Estambul que llegaron a Atenas como refugiados después de la guerra contra los turcos.

El nuevo estadio del AEK se llamaría “Hagia Sophia” en honor a los refugiados griegos procedentes de Estambul que fundaron el club.

Melissanidis ya ficha a jugadores para la próxima temporada. Ha anunciado que el entrenador, el campeón de la Eurocopa Traianos Dellas, no seguirá en el cargo y lucha en los juzgados contra las denuncias de antiguos jugadores del AEK que quieren cobrar deudas, como Demis Nikolaidis, el exjugador del Atlético. Este fin de semana el equipo puede ascender: necesita sumar los 3 puntos. El problema es que está pendiente de un recurso derivado por los incidentes provocados por sus hinchas en el partido contra el Peristeri, cuando destrozaron todo el estadio. El ascenso quizás deba esperar algunos días, pero llegará seguro esta temporada. En la tercera división, los 6 campeones de grupo ascienden de forma directa a una segunda posición que consta de dos grupos. El ascenso, pues, llegará. Como también llegará el de otro equipo grande hundido en tercera por problemas de dinero, el Larissa, campeón de liga en 1988 y de copa en 2007.

Related posts

Deja un comentario

*