Partido Polish Boyfriend: la venganza de Almatý

Vladimir Weiss senior Eslovaquia Foto: Майоров Владимир

Durante los últimos meses hemos observado en otras ocasiones la progresión del fútbol de Kazajistán. Seguimos la gesta del Shakhter Karagandá en la Europa League 2013/14, los resultados de sus equipos en esta edición de Champions y Europa League y cómo la federación pone dinero para mejorar el nivel de la selección.

La última temporada contamos cómo el Aktobe ganó la liga de este país situado entre Asia y Europa (el 11% del país forma parte del continente europeo) y recordamos cómo el Aktobe y el Astana eran las nuevas potencias del deporte local. Astana, la capital del estado, trabaja para ser protagonista y su equipo de fútbol, fundado en 2009 (la ciudad se creó en 1998 sobre la base de una pequeña urbe con todo tipo de lujos y edificios modernos), ha ganado ligas pese a su  juventud como entidad. Juega en el lujoso Astana Arena, estadio con capacidad para 30.000 espectadores diseñado por alemanes, dispone de un buen fútbol base y ficha jugadores extranjeros que mejoran el nivel del equipo.

Astana Arena Foto: Oliver W

Astana goza de un estadio completamente nuevo con capacidad para 30.000 espectadores. Foto: Oliver W.

Pues bien, esta temporada podría ser la temporada de la revancha del Kairat Almatý. Cuando faltan 6 jornadas del play-off final, el Kairat lidera la tabla con 6 puntos más que el Astana y 9 más que el Aktobe. Aunque estos dos equipos tienen un partido menos: un duelo directo entre ellos. ¿Qué convierte en especial el liderato del Kairat? Pues que si gana la liga, sería la revancha del equipo grande, el histórico, el club de la ciudad, Almatý, que siempre fue la capital de Kazajistán hasta que en 1997 el presidente Nursultan Nazarbayev se permitió la locura de levantar una nueva capital en pocos años. Nazarbayev controla el estado desde su independencia en 1991 y ha mezclado decisiones tiránicas con apuestas valientes en clave económica. En 1997 su gobierno decidió que la capital, Almatý se encontraba demasiado alejada, tan cercana a la frontera sur con Uzbekistán. Así que se trasladó la capital a la pequeña ciudad de Akmola. Se le cambió el nombre por el de Astana (‘capital’ en la lengua kazaja) y desde entonces se ha creado una nueva ciudad invirtiendo millones para construir una urbe llena de lujos y edificios impresionantes. Aún hoy Almatý, la capital en tiempos soviéticos, tiene más habitantes que Astana, la joya de la corona de Nazarbayev.

El FC Kairat de Almatý depende del dinero de una compañía de gas, a diferencia de los otros equipos, con ayudas del gobierno regional. El FC Kairat fue el único equipo kazajo que triunfó en la Unión Soviética, con muchas temporadas en la Primera División. Símbolo de los nuevos tiempos, el Kairat ganó su última liga en 2004 y en 2008 bajó a segunda, aunque volvió. Durante los últimos años el club ha visto cómo los otros equipos mejoran en un país que poco a poco apuesta por el fútbol. Las ligas las ganan el Aktobe y el Astana. Y el Kairat vive del pasado.

No ha sido fácil la vida de este club últimamente, pues. Y hablamos de un club con su grandeza. Jugó 24 temporadas en la primera división soviética, con una séptima posición. Ganó dos veces la segunda división, se adjudicó la Copa Federación soviética (competición jugada entre 1986 y 1990 que ganaron equipos como el Spartak de Moscú, el Chornomorets y el Dnipro en dos ocasiones) y en 1971 ganó una competición internacional difunta, la Copa de trabajadores de los ferrocarriles, competición jugada entre clubes del este que dependían de las autoridades ferroviarias, como el Rapid de Bucarest, el rival del Kairat en esa final de 1971, o el Lokomotiv de Moscú, campeón en 5 ocasiones. En esa época el club dependía de los ferrocarriles, aunque luego pasó a depender de la sociedad “Kairat” (fuerza), una de las numerosas Sociedades Deportivas Voluntarias de la Unión Soviética que gestionaban equipos como el Spartak.

El Kairat, pues, era la bandera del fútbol kazajo. Y de repente, quedó arrinconado, como la ciudad, considerada como demasiado lejana de Europa al encuentrarse debajo de las montañas que separan el país de Kirguistán. Finalmente, con el apoyo de empresarios locales y una multinacional del gas, el Kairat ha vuelto gracias también, a un buen entrenador como el eslovaco Vladimir Weiss, el seleccionador eslovaco en el Mundial del 2010. Weiss ha conseguido construir un equipo duro, competitivo, con alguna cara conocida como el español Sito Riera, que ha llegado del fútbol ucraniano, el marfileño Gohou, autor de 10 goles en los últimos 8 partidos, el experimentado croata Josip Knezevic o el eslovaco Lubos Michalik, exjugador del Leeds y el Bolton.

Vladimir Weiss senior Eslovaquia Foto: Майоров Владимир

Vladimir Weiss, entrenador del Kairat Almatý. Foto: Майоров Владимир

La última semana, el Kairat derrotó al Aktobe por 2-0, dejando muy lejos al campeón. Y ahora ha visitado a los mineros del Shakhter, ese equipo que enamoró a muchos cuando casi se mete en la fase de grupos de la Champions. El Shakthter ocupa la última posición del grupo final, aunque sólo cuatro puntos lo separan del tercer puesto que permite jugar en Europa. Al final, el partido acabó sin goles, 0-0. El Shakhter necesitará mejorar para volver a la Europa League, pues el mismo Kairat lo eliminó de la Copa. El Kairat deberá defender su liderato y luchar por un sueño: el doblete. Lidera la liga y jugará la final de copa contra el Aktobe.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*