Partido ‘Polish boyfriend’: Todos en pie, se juega el derbi de Salónica

(Foto: George M.Groutas)

El fútbol se empeña en dar alegrías a los griegos mientras llegar a final de mes se convierte en un lucha titánica para los ciudadanos. Entre imposiciones económicas europeas, asesinatos políticos y huelgas, Grecia sólo ha sonreído por la clasificación de su equipo para el Mundial.

Los hinchas del Olympiakos también sonríen, gracias al dinero de su propietario, que le permite tiranizar la liga y jugar a cierto nivel en Europa. El otro club que aguanta el tirón es el PAOK, jugando la Europa League y consolidado como segunda potencia del torneo local. El resto, un drama.

Equipos normalmente de tercera fila como el Atromitos, el Asteras o el PAS Giannina luchan por jugar en Europa aprovechando el hundimiento de los gigantes. El AEK, ya lo contamos, anda por Tercera División hundido en los despachos. El Panathinaikos se quedó fuera de las competiciones europeas la última temporada.

En Salónica, la segunda ciudad en importancia, normalmente se vivía una fuerte rivalidad entre PAOK y Aris, con el Iraklis sacando la cabeza como tercera vía. El Iraklis ya se hundió hace pocos años y anda por segunda. El Aris ocupa zona de descenso, es penúltimo antes del gran derbi de esa semana contra el PAOK. Un derbi profundamente desigual. Esta temporada el Aris redujo su presupuesto un 65%. Y como el Panathinaikos, ha pedido a las autoridades jugar sus partidos en franja diurna. Así se ahorra en electricidad. El Aris fue uno de los seis equipos que este verano se declaró insolvente. De los seis, uno acabó en bancarrota y hundido en Tercera, el AEK. Los otros cinco salvaron como pudieron la plaza en primera pero perdieron la licencia de la UEFA: el Aris, el Panionios, el OFI de Creta, el PAS de Giannina y el Kerkyra de Corfú.

El Aris soñaba con un nuevo estadio y jugaba la Europa League antes de la crisis. Ahora sólo le queda la fama de su hinchada, pasional en el fútbol o el baloncesto. Una hinchada conocida por ser una de las más fieles y ruidosas del mundo. Pero sobre el terreno de juego, manda el PAOK.

Durante los últimos años el PAOK sueña gracias al dinero del empresario ruso de etnia griega Ivan Savvidis. Savvidis es miembro de la comunidad griega en Rusia y miembro del partido político presidido por un tal Vladimir Putin. Savvidis, rico gracias al tabaco, es uno de ellos. El dinero de un empresario ruso permite a un equipo griego competir con dignidad. Savvidis nombró presidente al ex jugador Zizis Vryzas (lo recordamos en el Perugia y brevemente en Vigo). Con Huub Stevens en el banquillo, el PAOK ocupa con tranquilidad la segunda posición pero derrotado por el Olympiakos, parece lejos de aspirar al título.  

(Foto: George M.Groutas)
El PAOK es el único equipo que intenta seguir el ritmo de Olympiacos (Foto: George M.Groutas)

El Aris, con una sociedad que lo controla donde los aficionados intentan ayudar con sus donaciones, sufrió de lo lindo para poder cumplir las condiciones que reclama la Liga griega. Este verano casi acabó en Segunda por sus deudas. En los últimos años ha pasado de ser un equipo que fichaba extranjeros y entrenadores como Héctor Cúper a ser un equipo sin dinero que apuesta por jugadores locales. En su momento, en el Aris llegaron a jugar seis españoles. Ahora quedan dos, Rubén Pulido y David Aganzo. La mayor parte del equipo es griego y en 2012 el partido Panionios-Aris fue el primero en más de 25 años en que todos los jugadores eran griegos.

Pese a las diferencias, los derbis suelen ser partidos cerrados, feos, con más patadas que goles. La hinchada visitante no puede ir al campo. Si el Aris saca un punto del estadio del PAOK, sus hinchas seguro que los van a buscar al estadio para celebrar el éxito. Si son goleados, quizás los van a visitar con otras intenciones. Las agresiones a jugadores por un mal partido en el derbi se han producido en diferentes ocasiones. El odio entre el PAOK y el Aris es terrible.

La rivalidad entre los dos gigantes de esta ciudad nació en los años 20. Salónica perteneció al Imperio Otomano hasta 1913. Convertida en uno de los puertos naturales de los Balcanes, griegos, turcos, búlgaros o macedonios se la han sentido suya. Para todos, en algún momento, fue una cuestión de honor dominar la ciudad. En la segunda guerra balcánica, los griegos la conquistaron y, para alegría de sus ciudadanos griegos, la ciudad pasó al estado griego. Un año más tarde un grupo de chicos fundó el Aris, en honor al Dios de la guerra de la antigua Grecia. Con tanta guerra, era normal la inspiración en Ares. Los primeros derbis fueron Aris-Iraklis.

El nombre del Aris se inspiró en el dios griego de la guerra (Foto: ale3andro)
El nombre del Aris se inspiró en el dios griego de la guerra (Foto: ale3andro)

Pero las guerras no paraban. En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y Salónica fue un hervidero de soldados. Después llegó la guerra entre Grecia y Turquía. Esta acabó en 1923 con un intercambio de poblaciones. Medio millón de musulmanes que vivían en tierras griegas desde hacía siglos marcharon como refugiados a Turquía. Un millón y medio de griegos que vivían en Anatolia desde tiempos inmemoriales marcharon a Grecia. Detrás quedaban muchas guerras, revueltas y masacres de poblaciones civiles.

La llegada de más de un millón de griegos provenientes de tierras turcas no fue fácil. Aunque eran refugiados, les costó encontrar su sitio, trabajo y olvidar sus casas, quemadas u ocupadas. Muchos de estos refugiados fundaron equipos de fútbol con símbolos de las ciudades de donde los habían expulsado. Así nacieron el Panionios, equipo que fue fundado en Esmirna (Izmir en turco) y al que sus socios le dieron vida de nuevo en Nea Smyrna (‘Nueva Esmirna’, en griego), una ciudad dormitorio al sur de Atenas. El AEK de Atenas fue el equipo de los refugiados que llegaron a Atenas procedentes de Estambul, refugiados que se opusieron a los atenienses de toda la vida, hinchas del Panathinaikos. En griego, AEK significa ‘Athlitiki Enosis Konstantinoupoleos’. O sea, Unión Atlética de Constantinopla. Recordemos que los griegos llaman a Estambul con el nombre de Constantinopla. El Ergotelis fue el equipo de los refugiados que llegaron a la isla de Creta, opuestos al otro club local, el OFI.

Y en Salónica, un grupo de chicos fundó el PAOK. La mayor parte de ellos habían jugado juntos en un club llamado ‘Hermes’ en el barrio de Pera, en Istanbul. El PAOK fue su herencia y utilizaron como escudo el águila bicéfala símbolo de Constantinopla y la iglesia ortodoxa. Lo contamos en este post.

Convertido en el símbolo de esos refugiados, el PAOK luchó por su espacio vital y chocó contra el Aris. Nació el gran derbi entre los viejos griegos de la ciudad y los nuevos griegos. Los derbis con el Aris son una locura, con los dos clubes sumando sanciones por incidentes. Cuando visité los estadios, en un bar de hinchas del PAOK el posavasos era una cartón con la foto de un hincha del Aris con la cabeza sangrando. En las oficinas del club, colgaban fotos de la hinchada quemando banderas robadas a los rivales. En los dos estadios me dejaron pisar las gradas y el césped. Un hincha del Aris escupió al suelo cuando le pregunté por el PAOK.

Cuentan que es uno de los derbis más locos del planeta. Con dos hinchadas locas y pasionales. Todos: niños, jóvenes, adultos. O incluso sacerdotes, como este conocido Pope hincha del PAOK. Toda la ciudad se para los días de derbis. Aunque sean desiguales.

Related posts

2 comments

Gran articulo Toni. Desde que por primera vez, vi un video de la hinchada del Aris, es uno de los equipos que mas me gustan en europa.

Impresionante artículo, Toni, como siempre. Todo un manual histórico-futbolístico para entender el fútbol griego en general y el de Salónica en particular. Genial 🙂

Deja un comentario

*