Partido Polish Boyfriend: un campeón sin nombre y un colista ganador

Steaua Bucarest (Ramona Raican)

Decía Eugene Ionesco que “lo racional es la imaginación, lo irracional es la vida”. Sin imaginar que años más tarde, el fútbol de su tierra, Rumanía, crearía relatos de una imaginación exuberante. Steaua y CFR Cluj se enfrentan en un partido que sería cómico, si no fuera por el dolor de las hinchadas. El partido enfrenta a dos de los tres equipos con más puntos sumados de la liga rumana, aunque uno de estos clubes ocupa la última posición. Y el líder empezó la liga con un nombre y en la mitad del torneo, tiene otro. ¿Suena raro? Lo intentamos explicar.

Empezamos con el Steaua de Bucarest, el club más laureado del fútbol rumano y el actual líder. El Steaua perdió el 3 de diciembre los derechos de marca sobre su nombre en un caso que revolucionó el fútbol local. O sea, el Steaua ya no puede llamarse Steaua y está jugando con el nombre ‘FCSB’. Tampoco puede usar el viejo escudo y se ha inventando uno, muy feo, para salir del paso. El club que nació como equipo del ejército se separó en su momento de la entidad deportiva contolada por el Ministerio de defensa, en 1998, y cinco años más tarde fue comprado por el empresario Gigi Becali. Pues bien, esta separación ha generado sus problemas. Durante los tiempos de Ceaucescu, el Steaua era propiedad del Ministerio. Y con el fin del comunismo y la privatización, se procedió a la lógica creación de una nueva entidad sin reparar, en la letra pequeña, sobre quién quedaba como propietario de los derechos sobre el nombre, el escudo o la camiseta.

El Steaua ya no puede llamarse Steaua y está jugando con el nombre FCSB. Tampoco puede usar el viejo escudo y se ha inventado uno, muy feo, para salir del paso.

Una denuncia trasladada a la justicia rumana en 2011 por el Clubul Sportiv Armatei Steaua Bucuresti (Club Deportivo del Ejército) reclamaba la patente y derechos de explotación del nombre de “Steaua”. Este club polideportivo, propiedad del ejército, tiene sus derechos. El Steaua era su sección de fútbol cuando ganó una Copa de Europa. Solamente en 1998, la sección de fútbol se separó de esta entidad para cumplir mejor con la reglamentación de la UEFA. Por tanto, los derechos se los quedó la entidad deportiva y ahora los reclamana. La familia Becali, propietaria del Steaua, logró que la justicia le diese la razón en primera instancia, pero el Tribunal Superior de Justicia de Rumanía aceptó la apelación del otro Steaua. Al darle la razón el Tribunal Superior de Justicia de Rumanía al CSA, el Steaua no puede lucir su escudo sobre la camiseta ni usar el nombre de Steaua. Justo después de la noticia, el club quedó en estado de shock y jugó un partido de liga con el nombre de “equipo local” y unas camisetas compradas en un negocio, sin los colores de siempre. De momento, no se ha llegado a un acuerdo con el CSA y el Steaua, pese a usar, por ejemplo, un dominio de internet con este nombre, compite como FCSB.

Steaua Bucarest (foxbasegamma)¿Steaua Bucarest o FCSB? (Foto: foxbasegamma)

En Rumanía muchos creen que detrás de este caso se encuentran motivos políticos, pues el histórico presidente del club, Gigi Becali, llegó a sentarse en el Parlamento Europeo entre 2009 y 2012. Becali actualmente se encuentra en prisión por corrupción y abuso de poder en un intercambio de tierras con el Ministerio de Defensa de Rumanía en 1999 que perjudicó las arcas del estado rumano y denuncia a través de su familia los supuestos ataques a su club. Sea como sea, el club juega como FCSB. Así perdió el derbi contra el Rapid, aunque mantiene el liderado. Menos de 2.000 hinchas apoyaron al Steaua. Unos no acudieron como decepción por estas noticias. Otros afirman que no volverán al campo hasta que el Steaua recupere su nombre. El Ministerio de Defensa amenaza con ejercer su derecho sobre el nombre del Steaua, a través del CSA, y creará otro equipo con este nombre. Y el viejo Steaua confía en solucionar el tema ya sea con acuerdos, o con recursos.

Sin el nombre de siempre, el Steaua juega contra una de las mejores plantillas de la liga, aunque el CFR sea colista. Un colista que casi no ha perdido partidos. ¿Cómo puede ser? Pues el CFR Cluj ha sido sancionado con 24 puntos estas semanas. El club de Transilvania entró en quiebra al aceptar un tribunal su petición, lo que provocó que la Liga lo multara con 24 puntos de sanción. Con una deuda de casi 20 millones, 12 de ellos con el estado, el club no pagaba salarios y es el quinto club rumano en declararse en bancarrota, después de que lo hicieran Rapid de Bucarest, Dinamo de Bucarest, Otelul Galati y Universatea Cluj. El CFR Cluj, como contamos al recordar el derbi de la ciudad, creció con el dinero del empresario Árpád Pászkány, quien llevo el CFR Cluj a la Champions. La anterior temporada, Páskány vendió el equipo a Stefan Gadola, un empresario propietario de la empresa Energobit que ha cumplido con las deudas. El CFR Cluj, igualmente, ha presentado un recurso contra la sanción de 24 puntos y confía en evitar el descenso. Estos días pacta resoluciones de contratos amistosas con jugadores y, con una plantilla con menor nivel, ha sumado 1 de los últimos 6 puntos. Antes de Navidad luchaba por el título. Si le devuelven los puntos, podría incluso acabar segundo, aunque no se metería en Europa pues la UEFA lo ha sancionado por impagos. Un juez decidirá. En Rumanía, ser segundo en la liga o poder defender tu nombre, depende de los jueces.

Foto de portada: Ramona Raican

Related posts

2 comments

¿Por qué nadie ha comentado este enésimo articulazo de Toni? Es la triste realidad del fútbol en Rumanía, de todo menos deporte. Y no sólo en fútbol. Al menos, de rebote, tenemos estas bizarrísimas historias que recordaremos siempre.

Deja un comentario

*