Partido ‘Polish boyfriend’: Viejas historias de Sarajevo

FK Sarajevo Ulicar Streets

Faltas dos jornadas en la liga de Bosnia y nos quedan en el calendario los dos derbis más calientes. Con 4 equipos aspirando al título. Dos de ellos, los dos gigantes de Sarajevo. Y para conocer esta rivalidad, nos toca viajar en el tiempo.

Sarajevo era un maravilloso mosaico cultural. Un ciudadano salía a la calle y escuchaba el canto de un muftí musulmán llamando a oración. Se tomaba un café turco en el bar de un judío sefardita que tenía sus raíces en España mientras el campanario de la iglesia católica sonaba. Y en la esquina del frente, un pope ortodoxo salía del negocio de un empresario alemán protestante. Una ciudad creativa, con un sentido del humor particular, que creía poder tocar con las manos el sueño de mezclar en una ciudad diferentes confesiones sin problemas.

Algunos de los trabajadores de la empresa de ferrocarriles profesaban otras religiones: la fe en el balón o las banderas rojas. Afiliados a sindicatos socialistas, algunos de estos trabajadores fundaron en 1921 un equipo de fútbol, el Željezničar. Vestidos de azul (el color de los uniformes de los trabajadores del ferrocarril), los jugadores de este equipo eran serbios, croatas o bosniacos. Con su pasión, ganaron el apoyo de muchos ciudadanos. Hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial. Los amigos se dejaron de hablar y millares de ciudadanos fallecieron.

jonas maaloe  Zeljeznicar

Afición del Zeljeznicar. Foto: jonas maaloe

Cuando acabó la guerra, Yugoslavia pasó a ser un estado comunista controlado por Tito. El nuevo estado se cargó casi todos los viejos equipos de fútbol, pues los consideraba conservadores o relacionados con los nacionalismos. Se crearon nuevas entidades vinculadas con los aparatos del estado: sindicatos, ejército, policía… A pocos equipos creados antes de la guerra se les permitió seguir existiendo. Uno fue el Hajduk Split, por el apoyo de muchos de sus socios en la lucha contra los nazis. Otro, el Željezničar, pues era un club de obreros de diferentes etnias. Pero este permiso para seguir jugando no significaba privilegios. En 1946 nació un vecino ruidoso, el FK Sarajevo. Con la llegada de este equipo a la ciudad, muchos de los jugadores del Željezničar abandonaron el equipo ya que el nuevo club simbolizaba los nuevos tiempos y pagaba mejores sueldos. Nació una rivalidad, aunque los primeros duelos oficiales tardaron en llegar, porque el Željezničar bajó a segunda.

El nuevo club fue fundado con el nombre de Torpedo de Sarajevo. Luego, se lo bautizó como “Metalac” al relacionarlo con las empresas siderúrgicas. Y finalmente, se lo bautizó FK Sarajevo. Con el apoyo de los políticos locales el nuevo club dominó la ciudad, en parte gracias a Hase Ferhatović, un genio con la pelota en los pies. En 1967 el FK Sarajevo consiguió ganar la liga yugoslava por delante de los grandes clubs serbios y croatas, en una época en que Sarajevo reivindicó su espacio. En la temporada 1971-1972 le llegó la hora a un renacido Željezničar, que se coronó campeón de la liga Yugoslava. Aunque quizás el momento cumbre del ”Zeljko” fue en la temporada 1984-1985 cuando estuvieron a dos minutos de jugar la final de la Copa de la UEFA ante el Real Madrid. El Videoton húngaro los eliminó antes de ser goleado por el conjunto madridista. Ese mismo año, el Sarajevo ganó la liga. Fueron los años dorados del fútbol bosnio, con el Velez Mostar brillando. Luego llegó la guerra de los Balcanes. Las hinchadas de los dos equipos de Sarajevo se unieron defiendo la ciudad. El FK Sarajevo protagonizó una gira promocionando la causa bosnia. Socios y jugadores fallecieron.

FK Sarajevo Ulicar Streets

El FK Sarajevo se fundó en 1946. Foto: Ulicar Streets

Sarajevo, ciudad visceral, futbolísticamente vive dividida en dos. En los años 50 los funcionarios del estado se afiliaron al Sarajevo y los trabajadores más modestos seguían al Željezničar. Esta división permitió que croatas, serbios o bosníacos musulmanes amaran a los dos clubes sin distinción. Aún hoy, muchos serbios o croatas de Bosnia aman a estos dos equipos, aunque la mayor parte de la hinchada es de confesión musulmana. El tiempo también borró las diferencias de clases. Un niño rico puede amar al Željezničar por ser el equipo de los abuelos. Y a la inversa.

La liga bosnia, pese a ver la selección en el Mundial, no puede competir a nivel internacional. La mayor parte de los jugadores han nacido o se han criado en el extranjero. Y si un chaval joven apunta maneras, se larga. Aún así el derbi de Sarajevo no pierde magia. Pese a los incidentes entre hooligans, suele ser el derbi de los Balcanes más calmado, con las hinchadas dirigiéndose al estadio en calma, mezcladas. El derbi de esta temporada llega en la penúltima jornada. Es una final. El Željezničar, campeón las dos últimas temporadas, perdió en el campo del Velez Mostar en la última jornada y se ha quedado a tres puntos del nuevo líder, el Zrinjski. Cosas de la vida, una victoria del Velez acerca al título al Zrinjski, el otro equipo de Mostar. Y en Mostar, el derbi sí que es violento, como contamos aquí.

Artículo relacionado: El derbi de Mostar

El Sarajevo se encuentra a cuatro puntos del Zrinjski con dos jornadas por jugar. Casi no tiene opciones de ganar una liga que no gana desde 2007, pero puede fastidiar a sus vecinos aunque jugará el derbi como visitante. El Željezničar necesita ganar y esperar el pinchazo del Zrinjski y el Sirko Brijeg. Este segundo club, también de la comunidad croata de Bosnia, como el Zrinjski, está segundo empatado a puntos con el Željezničar. Además, le espera un calendario más sencillo, ya que se enfrenta a dos equipos que no se juegan nada. El Željezničar tiene este fin de semana el derbi y el Zrinjski acaba la liga en el campo del Velez. O sea, con derbi de Mostar. Y eso serán palabras mayores, pues el Velez se dejará la vida para evitar ver su su vecino gane la liga en su casa.

Related posts

Deja un comentario

*