Brady derribó la puerta

Gianluigi Buffon of Italy tackles and Jeff Hendrick of Republic of Ireland in action during the UEFA Euro 2016 match at Stade Pierre-Mauroy, Lille
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
22/06/2016

La épica epopeya de la República de Irlanda en esta competición mantuvo el suspense hasta el último suspiro, pero continuará presenciándose al menos durante un nuevo capítulo. Los de Martin O’Neill se clasificaron heroicamente sobre la bocina para octavos de final y quedan situados en el lado infernal del cuadro, donde Francia, Inglaterra, España, Italia o Alemania compiten por un puesto en la anhelada final de París. La verdad es que esta exótica edición de la Eurocopa no podía privarnos de seguir presenciando a una selección tan neuróticamente competitiva, carismática y heterogénea como la británica. Y sobre todo, no podía dejarnos sin la oportunidad de seguir disfrutando de Robert Brady, sin duda uno de los nombres propios de Francia 2016 hasta el momento, que cerró la fase de grupos con una actuación mo-nu-men-tal. 

Pues se decía de él que era básicamente un hombre pegado a una deliciosa zurda y ante Italia demostró ser bastante más que eso. Es verdad que la selección que dispuso Conte era una versión B de la titular, pero afrontaron el encuentro con una activación mental y una voluntad competitiva que pronto hizo que aquello se olvidara. Los suplentes de la selección transalpina, liderados por un Motta cuya clase volvió a gritar que es un lujo prescindir de él, quisieron dar un puñetazo encima de la mesa y reclamar un sitio. Transmitían de forma sincera que querían ganar.

El seleccionador irlandés colocó a Brady en el interior zurdo, con la tarea de contribuir con su calidad a desbordar a la rígida estructura transalpina, y el tipo pareció haber nacido para tareas de tamaña exigencia. Con una jerarquía y autoridad apabullante, le impuso un ritmo a la circulación irlandesa que sirvió para embotellar al bloque de Conte contra Sirigu. Cuando podía, seguía poniendo sus inconfundibles platanitos a la cabeza de Murphy, pero como colofón a un liderazgo, calidad y recorrido en el centro del campo que impresionó. Brady sabe jugar.

Robbie Brady of Republic of Ireland pictured during the UEFA Euro 2016 match at Stade de France, Paris Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 13/06/2016
Robbie Brady se exhibió. Foto: Focus Images Ltd

Junto a él, acompañándole en el costado derecho, un hombre que queda algo eclipsado por la opulencia de Brady, pero cuyas prestaciones no se quedan atrás. Jeff Hendrick en el interior derecho es un auténtico avión. Como complemento a la técnica de su compañero, el futbolista del Derby County impresiona por su exuberancia física, por sus devastadoras incorporaciones desde segunda línea y su autoridad a la hora de morder. Un box to box para apuntar en letras bien grandes. Representa de forma simbólica el carácter batallador y épico de esta selección, cuyo endiablado ritmo puede desbordar a más de uno si no afronta el partido con la marcha adecuada.

Pero el hombre del día era Brady y para él estaba reservado el imperecedero instante de gloria. Cuando el partido ya se había roto y más parecía que el sueño de clasificar se alejaba, segundos después de que Hoolahan fallara lo que parecía que era la clarísima ocasión que concentraba las últimas opciones de los británicos, el destino le reservó al futbolista del Norwich un momento que inmortalizaría su actuación para convertirla en imborrable. En una jugada que él mismo se encargó de iniciar, el propio Hoolahan, que permanecía estoicamente en pie pese a su trascendental error, puso un buen balón con la zurda a la olla que Brady, que se incorporó desde atrás como un obús, introdujo en la portería de Sirigu. No sólo construyó, se bregó, e intentó asistir, sino que además aportó la acción resolutiva que permite a Irlanda clasificarse en octavos y disponer de la oportunidad vengar ante Francia la famosa mano de Thierry Henry en 2010. Pero sobre todo, nos permite al resto de espectadores seguir gozando durante algún tiempo con este descomunal zurdo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*