Albirex Niigata Barcelona, el club peculiar que muestra una tendencia

nigata-ok-1

La casi ya década de éxitos internacionales cosechados tanto por los equipos de la liga española como por el combinado nacional ha dotado en los últimos años al fútbol peninsular de un gran prestigio. Este reconocimiento no sólo se puede apreciar en la facilidad con la que los futbolistas españoles pueden encontrar buenas ofertas en prácticamente cualquier parte del globo terráqueo; por las condiciones de vida más o menos mitificadas, por el clima y por el juego que se practica en los terrenos de fútbol, el poder de atracción que tiene el balompié español sobre los futbolistas extranjeros es tal que no sería demasiado exagerado decir que España se ha convertido en una meca del fútbol.

Como suele ser habitual ya en estos días, esta buena consideración del fútbol estatal ya ha sido captada por distintas personalidades con olfato para el negocio para traducir este interés en oportunidades de beneficio. Es el caso de las academias de fútbol para extranjeros, una iniciativa cada vez más común en nuestras latitudes. En España cada vez hay más instituciones que, en distintas edades y con distintas duraciones, crean equipos de jugadores foráneos y les dan la oportunidad de entrenarse e incluso competir en algunos torneos para luego volver a sus países de origen; algo así como una especie de ‘Erasmus futbolístico’. De entre todos estos proyectos, fácilmente detectables en cualquier torneo de las próximas fechas de Semana Santa por ejemplo, cabe destacar el del Albirex Niigata Barcelona por su peculiaridad, su ambición y por ser uno de los pioneros allá en la temporada 2012/2013.

nigata-2
El equipo satélite viste los mismos colores que el club de la J-League. Foto propiedad de marcadorint.com

Fundado en verano de 2012 como club satélite del principal equipo de la ciudad de Niigata, capital de la prefectura homónima y conocida como el país de la nieve pese a estar pegada a la costa del mar de Japón. Todo surgió cuando el propietario de una pequeña pensión en la ciudad condal, Tomonori Okazaki, recibió una oferta tentadora: ser el coordinador de un proyecto formado por una mayoría de jugadores nipones desde lo más bajo (4ª Regional) para ir escalando hasta llegar al fútbol profesional.

Un impulsor algo particular

Esta propuesta llegó de la mano de Daisuke Korenaga, un peculiar miembro del Comité Ejecutivo del Albirex Niigata, equipo que milita en la J-League, la primera división de fútbol japonés. Korenaga es un hombre de negocios con una extensa red de contactos en el mundo del fútbol que viaja por todo el globo con el objetivo de crear clones de su equipo que triunfen en sus respectivas ligas.  De momento ya ha lo ha conseguido en Singapur y Camboya, donde en menos de diez años sus homólogos se han convertido en equipos de referencia y empiezan a asomar como candidatos al título liguero.

daisuke
Daisuke Korenaga es el impulsor de un proyecto atípico. Foto: Facebook de D. Korenaga.

Después de cuatro temporadas el ambicioso proyecto sigue prácticamente donde empezó, a día que se escriben estas líneas es líder del grupo 17 de la cuarta división catalana, sin haber conseguido aún que el total de su plantilla esté integrado únicamente por jóvenes procedentes de Japón. Y eso que la entidad nodriza está poniendo mucho empeño en ello con distintos anuncios en portales web y prensa especializada para animar a los jóvenes nipones a que paguen por aprender cómo se juega en el viejo continente. Además, es justo apuntar que en este tipo de proyectos el nivel de dedicación y profesionalismo suele ser muy elevado. En el caso del filial del equipo de la J-League los chicos viven en casas de familias barcelonesas, estudian castellano por las mañanas y por la tarde entrenan cuatro veces por semana a las órdenes de personal muy cualificado con experiencia en categorías mucho más altas como son el coordinador deportivo del proyecto, el seleccionador catalán amateur Toni Almendros y su segundo Jesús Dorado, quien ejerce de técnico en el equipo de Cuarta Regional. Además, cuentan con un servicio de scouting que analiza tanto sus partidos como el de sus rivales en la próxima fecha.

nigata-3-ok
Las iniciativas que están desembarcando en nuestro fútbol aspiran a envolver sus proyectos con la idea de máxima profesionalización. Foto propiedad de marcadorint.com

Según los mismos preparadores del equipo satélite, las características de los jugadores que llegan difieren mucho de lo que se espera encontrar en la categoría más baja del fútbol federado: “Son tremendamente habilidosos con el balón, tienen una técnica digna de Tercera o incluso alguno de 2ªB pero tienen grandes carencias en el apartado físico y, sobre todo, táctico. He ahí donde insistimos día a día”. Además de lo que aprenden en los entrenamientos, curtirse en en según qué campos les añade competitividad: “Estamos preocupados de que los rompan algún día. Son tan nobles que nunca se tiran, nunca reclaman nada. A veces vamos a algunos campos y los cosen a patadas pero ellos no abren la boca. Por suerte completamos la plantilla con gente de aquí que es más guerrera”.

Esta es la experiencia del Albirex Niigata Barcelona, una curiosa y algo particular iniciativa para crear un equipo satélite de un club de primera división japonesa. Con todas sus peculiaridades, este proyecto es un claro ejemplo de lo apetitoso que resulta el momento del fútbol español para muchos inversores extranjeros que ven en España una ocasión para la importación de academias, campus, y otras iniciativas de calado similar. Tan acostumbrados como estamos ya a convivir con las gestas de futbolistas españoles en el extranjero, situaciones como ésta demuestran que la globalización en nuestro fútbol es ya un fenómeno de ida y vuelta.

Foto de portada: Foto propiedad de marcadorint.com

Deja un comentario

*