Alemania desnuda a Argentina

Janelt Alemania sub-17 - Edu Ferrer Alcover

No había mejor postre de una estimulante jornada de Champions que uno de los partidazos de la primera fase del Mundial sub-17 de Chile. Argentina y Alemania, a priori dos candidatas a alzar el título, se enfrentaban en la madrugada de miércoles a jueves y protagonizaron el resultado de mayor impacto del campeonato. Si bien es cierto que Alemania ya brilló en el debut ante Australia y México destapó varias de las carencias de Argentina, era difícil esperar que su choque se saldaría con un contundente 0-4 que no fue más amplio porque la selección alemana bajó las revoluciones en el segundo tiempo, administró sus fuerzas y se puso a pensar en los próximos partidos, pues el Mundial sub-17 es una competición muy larga en la que hay poco tiempo para descansar entre jornadas.

Alemania encarriló el partido a los 3 minutos después de que Köhlert recogiera un centro de Passlack y asistiera a Vitaly Janelt, que llegó totalmente libre de marca para abrir la lata y perforar una portería cuya red no estaba bien atada. Poco después Janelt y Passlack se asociaron para romper toda la zaga de la Albiceleste con dos pases y el capitán teutón le regaló el gol a Johannes Eggestein. Antes del descanso fue Felix Passlack quien puso el 0-3 desde el punto de penalti y Niklas Schmidt remató la faena con la cuarta diana en la segunda mitad.

Eggestein. Foto: Edu Ferrer Alcover.
Johannes Eggestein completó un gran partido. Foto: Edu Ferrer Alcover.

Sin embargo, más llamativo que el marcador fue el pobre rendimiento del combinado argentino, que se desordenaba sin que Alemania tuviera que agitar demasiado su frente de ataque. La selección de Wück apenas tenía dificultades para hilvanar largas cadenas de pases que arrancaban en el central zurdo, Abu Hanna, y a partir de ahí encontraba con suma facilidad a Dorsch, Janelt y Özcan entre líneas. Como que la mayoría de futbolistas argentinos perseguían a los alemanes en marcas al hombre, el equipo europeo logró arrastrar a los miembros del doble pivote y recibir con continuidad entre líneas, zona en la que a menudo aparecía el delantero centro, Eggestein, que fue uno de los principales beneficiados. Eggestein recibía de espaldas, se llevaba a uno de los centrales y se generaba el caos con las rupturas de Passlack o Janelt, que ya suma dos goles en el Mundial llegando desde atrás. Guardaba la posición Dorsch, mediocentro del Bayern, y Janelt volaba para pisar el área casi siempre libre de marca. El despropósito defensivo recordó a la desordenada versión de Argentina del pasado Mundial sub-17, donde la calidad individual de futbolistas como Batalla o Mammana evitó mayores disgustos, y sobre todo a lo que ocurrió en el último Mundial sub-20, donde el talento de Ángel Correa no fue suficiente para que Argentina superara la primera fase. Conechny, Roskopf o Mancuso no son malos jugadores, pero un sistema que expone tanto el centro del campo y la línea defensiva y en el que no hay un plan de ataque más allá de las jugadas que puedan sacarse de la chistera sus mejores futbolistas no les beneficia en absoluto. Los mismos defectos empiezan a repetirse en las inferiores de Argentina con demasiada frecuencia cuando toca competir a nivel internacional.

Alemania derrotó a Argentina por 0-4. Foto: Edu Ferrer Alcover.
Alemania derrotó a Argentina por 0-4. Foto: Edu Ferrer Alcover.
Fotografías: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*