Alemania sella su billete para el Mundial sub-20

FINal Alemania sub19

Se hizo esperar. Tuvo Benjamin Henrichs, de largo el mejor futbolista alemán en este torneo, que convertir el duodécimo penalti de la tanda para lograr lo que parecía que debía haber llegado mucho antes: la plaza en el Mundial sub 2o de la República de Corea. Pues el conjunto de Guido Streichsbier dominó el definitorio encuentro ante Holanda con una comodidad pasmosa durante 80 minutos, en los que parecía que no podía ocurrir otra cosa que no fuera la victoria de Alemania. Al borde del descanso, en una caótica jugada que enseñó las costuras del entendimiento defensivo neerlandés, Ochs marcó su cuarto gol del torneo, adelantó a la selección local y a partir de ese momento Alemania controló el encuentro con una facilidad abusiva. Es verdad que apenas desequilibraba y que su posesión era bastante espesa, pero con el tanto a favor aquello le valía y se limitó a pasarse el balón a la espera de que transcurrieran los minutos. Lo más relevante que ocurrió durante los 30 minutos posteriores fue la aparentemente grave lesión de Janni Serra, el reputado delantero del Borussia Dortmund, que precisamente había entrado por el lesionado Teuchert.

Ochs Serra Alemania sub19
Ochs adelantó a Alemania. Foto: MarcadorInt

Holanda prácticamente no compareció durante ese tramo. No mostró ninguna agresividad para recuperar el balón y, cuando lo conseguía, no juntaba más de dos pases seguidos. El tiempo iba transcurriendo y no parecía que la urgencia les incitara a ser más agresivos: el espectador podría pensar que aquel era un encuentro en el que la selección naranja no se jugaba absolutamente nada. Pero se estaban jugando una plaza en el Mundial sub – 20 de Corea y aquello se notó en la apasionada celebración del tanto del empate del capitán Nouri, una precisa falta directa que introdujo entre las manos de Müller. ¿Qué ocurrió para que Holanda reaccionara? Principalmente la entrada de Dennis van der Heijden, un robusto delantero que no había jugado más de 10 minutos en todo el torneo, que a través de su juego directo revolucionó el encuentro. Primero, forzando la falta que originó el 1-1 y, más tarde, marcando él mismo el 1-2 en uno de los goles del torneo, un cabezazo imperial de vaselina que recordó de forma inevitable al que le metió Van Persie a Iker Casillas en 2014 en Brasil. Tras no hacer nada en 80 minutos, dos detalles de su punta le estaban dando a Holanda una plaza para Corea. Fútbol.

A la desesperada, con el desafortunado meta alemán incluso subiendo a rematar el córner, Alemania se lanzó a tratar de empatar. Lo acabó haciendo Serdar al borde del pitido final, con un cabezazo que inauguraba por primera vez la posibilidad del cuarto cambio. Al poco de empezar la misma, una preciosa arrancada de Mittelstädt acabó con un preciso pase filtrado a Mehlem, que definió con muchísima calidad. Pero ni siquiera aquel tanto permitió que Alemania pudiera respirar, pues Holanda agotaría una vida más y Lammers, a través una vez más de ese juego directo tan esencialmente poco holandés, obligaría a que fuera la tanda de penaltis la que decidiera en Sandhausen. Allí Henrichs, como se ha comentado, marcaría el tanto decisivo y sellaría un billete a Corea de una selección alemana que es una de las más escasas en talento que se recuerdan.

Henrichs Alemania sub19
Henrichs marcó el tanto decisivo. Foto: MarcadorInt
Foto de portada: MarcadorInt

Related posts

Deja un comentario

*