Indefinición

fotorksachn

La Real Academia Española define el término ‘indefinición‘ como “falta de definición o de claridad”. Pocas veces un partido intenso y con contenido táctico y emocional se puede resumir con un único término y con una definición tan precisa. El encuentro en cuestión es el que ha medido en Brisbane por el grupo B de la Copa de Asia a Arabia Saudí y a la República Popular China. Los dragones se impusieron por 0-1 con un tanto conseguido en la recta final del encuentro y fueron superiores con y sin balón a Arabia Saudí pese a su falta de definición. El gol llegó en el servicio de una falta –afortunado rebote mediante– y su autor fue Yu Hai, una de las (muchas) sorpresas en el once de Alain Perrin. Ejerció de falso ‘9’ en detrimento del único delantero de la convocatoria (Yang Xu) y dejó vacía el área saudí durante demasiados minutos. Yu Hai es un mediapunta que rara vez juega en posiciones adelantadas y cuyas cifras dejan claro que el gol no es lo suyo. Sin embargo, el trequartista de Guizhou Renhe fue el nombre del encuentro por un merecido gol conseguido cuando ya no era falso ‘9’. La RP China ganó, defendió mejor y atacó mejor a una Arabia Saudí con falta de claridad. Los halcones verdes se mostraron tal y como se podía predecir: confusos. Habían practicado durante mucho tiempo un estilo de juego defensivo, con repliegues, con marcajes, con transiciones y con contragolpes a gran velocidad. Juan Ramón López Caro había conseguido que los engranajes saudíes funcionaran tras 23 meses de trabajo. Y su destitución en diciembre supuso la llegada de un Cosmin Olăroiu que ha querido hacer a Arabia Saudí posesiva nada más llegar. Ha fracasado en su primer intento oficial. Arabia Saudí es una selección en la que tradicionalmente se ha necesitado tiempo para hacer grandes cambios. El equipo, compuesto en su mayoría por futbolistas del directo y vertical Al-Hilal, no supo cómo construir. Y menos aún con el efectivo sistema defensivo ideado por Perrin.

Probar a asociarse ante el sistema defensivo chino

Arabia Saudí eligió un mal día para cambiar de estilo de juego. Anímicamente, el grupo estaba tocado tras conocer ayer que su delantero estrella, Nasser Al-Shamrani (Mejor Jugador de Asia 2014), se perdía toda la Copa por una lesión en los músculos abdominales. Su puesto lo ocupó Naif Hazazi, un delantero de menor nivel que estuvo al frente de un equipo con novedades ofensivas. El doble mediocentro defensivo de López Caro se deshizo y el capitán Saud Kariri estuvo acompañado por tres futbolistas que alternaron la banda con el carril central por su naturaleza: Mustafa Al-Bassas, Salman Al-Faraj y Nawaf Al-Abed. Olăroiu confió en dos laterales diestros para los flancos como Saeed Al-Mowalad y Yasir Al-Shahrani (enviado a la izquierda) y le dio más peso a este segundo pese a encontrarse fuera de zona. Tuvo que ganar protagonismo porque Arabia Saudí sacaba la pelota jugada de su campo sin oposición china pero, una vez llegado a Kariri, los orientales apretaban para impedir los primeros pases del capitán. Así, los saudíes, poco acostumbrados a construir fútbol en esa parte del campo, orientaron su juego al costado izquierdo, entendiendo que era el más débil del sorprendente once chino.

Sorprendente, especialmente, porque en esa banda no estuvo Gao Lin, el quizá mejor jugador de la RP China en la actualidad. Perrin lo dejó en el banquillo para darle su puesto a Ji Xiang, un extremo que estuvo acompañado por un lateral diestro que juega mucho más en campo contrario como Zhang Chengdong. La tendencia ofensiva de este último, ex del Eintracht Braunschweig y de varios equipos portugueses, llevó a Arabia Saudí a pensar que por ahí se podía atacar. Pero realmente nunca lo pudo comprobar con claridad por lo efectivo del sistema defensivo chino. Si Al-Shahrani recibía, Ji Xiang le encimaba. Si Al-Mowalad recibía, Hao Junmin (ex del FC Schalke 04) iniciaba la presión. En el carril central, el mediapunta Wu Lei estaba constantemente encima del hombre que se acercaba a Kariri (principalmente Al-Bassas). Si Arabia Saudí superaba esta primera línea, Yu Hai ayudaba defensivamente por dentro y el interior Wu Xi –que vale para lateral y mediapunta– apoyaba donde fuera necesario. Y por si aún faltaba más seguridad defensiva, el capitán Zheng Zhi, acostumbrado a liderar repliegues, acudía al robo desde más atrás. Los saudíes iban perdiendo la pelota a diferentes alturas y la RP China atacaba con ella, especialmente con los activos Wu Xi y Ji Xiang.

KSACHN2Planteamientos del Arabia Saudí-RP China. Infografía: Share My Tactics.

China no pisa el área y Arabia Saudí prueba suerte

Una de las principales cuestiones que permitían a Arabia Saudí mantener el empate era el hecho de que la RP China no llenaba su área. Yu Hai era demasiado falso ‘9’ y los centros de Ji Xiang, los desbordes de Hao Junmin y las asociaciones de Wu Xi y Wu Lei acababan en nada. Porque Yu Hai, quien debía estar arriba para rematar, estaba junto a todos los mencionados. A su misma altura. Arabia Saudí, que viene de un periodo de solidificación defensiva importante, acumulaba hombres en su campo con su solidaridad característica. Defender no era un problema para los pupilos de Olăroiu. Los dolores de cabeza venían a la hora de atacar. Porque los elevadísimos porcentajes de posesión que registraron no significaban una aplicación de las ideas del técnico rumano. Simplemente convertían en un número la sensación más evidente para los aficionados del Suncorp Stadium: Arabia Saudí no tenía ideas para atacar con pases rasos.

A comienzos de la segunda parte, Salem Al-Dossari, aislado durante la primera mitad, empezó a influir en el estéril ataque posicional. Salió del costado derecho para acercarse a la zona de Al-Abed, Al-Faraj y Al-Bassas y para instaurar en ella una línea de pase que descolocase a China. Lo consiguió en alguna ocasión y eso agilizó las pocas jugadas rescatables de Arabia Saudí elaborando con la pelota. Pese a ese encomiable esfuerzo, el conjunto árabe solo tenía éxito cuando, de forma casi inconsciente, jugaba directo y en vertical como en los no tan viejos tiempos. Kariri, mediocentro con talento para los desplazamientos largos, buscó a alguno de los trequartistas sirviendo balones a campo contrario. Pero la voluntad de estos de conseguir asociarse como les pedía su técnico hizo que Arabia Saudí tuviese una posición media muy retrasada y que la RP China, por el contrario, instalase a sus centrales (dos laterales adaptados como Ren Hang y Zhang Linpeng) cerca de la divisoria. Solo una jugada de este tipo, acaecida tras una hora de juego, pudo darle beneficios a los halcones verdes: tras una pérdida de Wu Lei en la media punta y tras intentos fallidos chinos de recuperar el cuero, Salem Al-Dossari, que bullía por el costado izquierdo por lo ya mencionado, sirvió un pase en profundidad para la carrera de Hazazi. El ariete de Al-Shabab lo aprovechó por la altura a la que estaban los zagueros y Ren Hang, uno de esos “centrales”, le hizo una clara falta dentro del área. Penalti. El propio Hazazi lo lanzó y recordó a todos por qué la baja de Al-Shamrani es tan sensible. Un disparo flojo y adivinable ayudó a que Wang Dalei, portero sorprendentemente titular el día de su cumpleaños (26), detuviera el lanzamiento.

Saud Kariri Arabia Saudí Focus Kariri, mediocentro y capitán saudí, vivió un partido frustrante en la salida de balón. Foto: Focus Images Ltd.

Perrin, atrevido pese al susto

Pese a que hacía solo unos minutos Arabia Saudí acababa de fallar un penalti, Alain Perrin se sintió con necesidad de hacer cambios ofensivos. Sus dragones dominaban el partido y Arabia Saudí atacaba demasiado poco (pese al penalti) como para mantener el plan defensivo inicial. Con su equipo instalado casi en su totalidad en campo contrario, cada vez tenía menos sentido. Por eso, el técnico de Lure decidió hacer un doble cambio en busca de la victoria. Quitó a un correcto Hao Junmin para introducir a Yang Xu, el único ‘9’ de la convocatoria. Y quitó a Zhang Chengdong, menos ofensivo con el paso de los minutos, para introducir a un volante como Yu Hanchao. Ji Xiang, extremo, se colocó de lateral derecho en la banda más frecuentada por el equipo en todo el partido. Era, como bien intuía Arabia Saudí, la banda fuerte para Perrin. Yu Hai, el falso ‘9’, cayó al costado izquierdo. Y la RP China empezó a intimidar. La lesión de Mei Fang, central adaptado al lateral izquierdo, hizo que el técnico francés tuviese que meter a Jiang Zhipeng, un lateral zurdo puro que también empezó a aparecer en ataque.

La RP China se acercaba al gol y lo obtuvo. Aunque a balón parado y con un desafortunado toque en Al-Abed, que formaba la barrera de dos. Olăroiu empezó a usar sus intactos cambios para meter atacantes e intentar reaccionar. Primero Mohammad Al-Sahlawi, el teórico tercer delantero (aunque mejor que Hazazi), para tener a dos puntas. Luego, al volante Yehya Al-Shehri en el lugar de un lateral, para intentar llegar con muchos efectivos por la banda derecha (el sustituido fue Al-Mowalad). Nada surtió efecto ante una RP China que, salvo por el penalti (fallo individual), defendió bien como bloque pese a lo ofensivo de su dirección de campo. Ahora, los hombres de Perrin miran hacia Cuartos de Final y piensan en cómo ganar a Uzbekistán, la otra selección con 3 puntos del grupo. Arabia Saudí tendrá que decidir si quiere seguir por la vía Olăroiu –quien, en principio, solo entrenará durante la Copa– o si retomar la última versión exitosa del equipo, la defensiva de López Caro con la que fueron subcampeones de su Copa del Golfo. El miércoles, ante la RDP Corea, se conocerá la respuesta.

Así acabaron Arabia Saudí y la RP ChinaAsí acabaron ambos equipos. Infografía: Share My Tactics.
Fotos de portada, de izquierda a derecha: Alain Perrin (Doha Stadium Plus Qatar) y Cosmin Olăroiu (Pur tang pang). Edición: MarcadorInt.

¿No quieres perderte nada de la Copa de Asia? En “FLASH ASIA” te lo contamos todo. ¿Aún no eres suscriptor PREMIUM de la APP de MI? Por sólo sesenta céntimos al mes puedes disfrutar de toda la programación de la APP y conocer en detalle lo que ocurra en los grandes torneos que se disputarán durante 2015. ¡PINCHA AQUÍ Y SIGUE LOS PASOS PARA DESCARGARTE LA APP!

Related posts

Deja un comentario

*