Así es Rusia, rival de España en la final del Europeo sub-19

Rusia arrancó el Europeo sub-19 con mal pie

Desde que se consolidaron los Europeos sub-17 y sub-19 en los formatos actuales, ninguna generación de futbolistas ha sido capaz de ganar ambos torneos. Esto es, ningún país ha ganado el Europeo sub-19 dos años después de alzar el sub-17, registro que puede superar Rusia si vence a España este domingo. Esta oportunidad histórica indica la calidad de una generación rusa con fama de golpear sin piedad al contraataque, pero con recursos para dañar a todo tipo de adversarios. La columna vertebral es sólida y se mantienen la mayoría de piezas que triunfaron en Eslovaquia 2013, aunque se han sumado algunos futbolistas de calidad y añadido un par de modificaciones.

Russia 1996

A la izquierda, el equipo que disputó la final de 2013 en categoría sub-17. A la derecha, el once que derrotó a Grecia en la semifinal del Europeo sub-19.

Por ejemplo, hasta siete de los futbolistas que arrancaron de inicio en el 4-0 del otro día frente a Grecia fueron titulares en la final del Europeo sub-17 de Eslovaquia y otros tres también formaron parte de la expedición que luego participaría en el Mundial de la categoría en los Emiratos Árabes Unidos. Así pues, la continuidad de un bloque ya exitoso es una de las principales características del equipo ruso, especialmente sólido y compacto en el trabajo sin balón y armonioso en líneas generales, también cuando goza de la posesión del esférico. Dmitri Khomukha, que lleva trabajando con estos chicos desde hace años, ha construido un equipo, algo que no siempre es habitual en torneos de categorías inferiores en los que los chicos entrenan juntos unos pocos días al año y a veces cambian según su estado de forma.

Estas características convierten a Rusia en un conjunto temible en transiciones, pues es ordenado sin balón, presiona con criterio y ha desarrollado mecanismos letales al contragolpe. Los extremos son balas con espacios por delante, el ariete Sheydaev protege muy bien la pelota para soltarla en el momento oportuno y Golovin derrocha calidad y clase para ejercer de lanzador y filtrar los pases al espacio más difíciles. A lo largo del torneo, España, Alemania y Grecia sufrieron en mayor o menor medida la pegada del ataque ruso, enormemente efectivo de cara a portería. Castigan todos los errores y cuando se les da la oportunidad de rematar en buena posición no suelen perdonar.

Khomukha Khomuka Rusia sub-19 Marcadorint

Dmitri Khomukha, entrenador de Rusia sub-19.

Sin embargo, no todo son contragolpes en la selección rusa. Si no no hubiese cosechado estos magníficos resultados en los últimos tiempos. En situaciones de ataque estático, por ejemplo, disponen de recursos para abrir defensas más o menos cerradas. Los extremos fijan por fuera y aportan desequilibrio. Guliev y Gasilin han alternado buenos partidos en las bandas, aunque el primero es algo más eléctrico e imprevisible en el regate y los movimientos entre líneas, mientras Gasilin pisa zona de remate con mayor frecuencia. Sheydaev también es un buen blanco al que centrar desde la banda y Golovin es un centrocampista magnífico para encontrar grietas donde pocos las ven, sea con un pase o regateando con su elegante zancada. Al internacional absoluto del CSKA se le ha sumado Melkadze en algunos partidos, que también es un pasador con capacidad para marcar las diferencias en el último tercio, aunque por otro lado Bezdenezhnykh (perfil de centrocampista llegador) ha sido titular en los dos últimos encuentros y podría ser de la partida de nuevo ante España. En caso de necesidad, también los laterales se incorporan con peligro. Suben con puntualidad, midiendo muy bien sus esfuerzos ofensivos, pero no suelen poner malos balones. En contra, la circulación de pelota no siempre es lo suficientemente rápida para desarbolar a un conjunto ordenado, de ahí el peso de las bandas y los momentos de lucidez individual.

Por detrás, Barinov es el encargado de dotar de equilibrio al sistema ruso. Este mediocentro jamás se complica la vida. No suele protagonizar jugadas memorables y decisivas, no filtra pases maravillosos que dejan solos a los delanteros ni tampoco cortes espectaculares lanzándose al suelo, pero es una suma infinita de pequeñas acciones positivas para su equipo. Siempre está atento para realizar la cobertura pertinente o preparado para pasar la pelota en la dirección correcta. Es la sobriedad absoluta, en gran parte gracias a su inteligencia táctica y lectura del choque, virtudes que le han ubicado en el eje de la zaga cuando las sanciones así lo han requerido.

Barinov Rusia Holanda sub-19 - MarcadorInt

Barinov despeja un balón ante Holanda.

A la espalda de Barinov Rusia posee una pareja de centrales bastante complementaria, con una torre como Chernov y un defensa más bajito como Khodzhaniyazov que anticipa y sale con el balón jugado. Chernov ya debutó con la selección absoluta en un partido reciente y destaca por su poderío aéreo (dos goles en la semifinal ante Grecia a balón parado), aunque al mismo tiempo golpea bien la pelota en largo, pues sus cambios de orientación son precisos. Es algo lento en el giro, pero para ello ya tiene un compañero rápido y atento para salir al cruce y corregir. Los laterales Yakuba y Makarov son solventes en tareas defensivas y, en general, Rusia comete pocos errores. Pese a ello, Alemania le generó problemas en las acciones a balón parado en la última fecha de la fase de grupos, Van Amersfoort castigó a los centrales con su enorme altura y Grecia amenazó en un par de ocasiones con varios centros tensos bien puestos sobre el área, por lo que ahí puede estar una de las debilidades de la selección de Khomukha, aunque España no es precisamente el equipo que apueste por más jugadas de este tipo.

Artículo relacionado: Una pareja de centrales inestable durante la fase de grupos

Bajo palos también hay que tener en cuenta al capitán Mitryushkin. Como también ha ocurrido con el español Sivera, hasta el momento el guardameta del Spartak no ha tenido excesivo trabajo a lo largo del torneo, pero cuando se le ha exigido ha respondido bastante bien, con paradas de mérito y sobre todo transmitiendo seguridad en blocajes y despejes aéreos. Así que más allá de la dificultad que entraña generarle ocasiones claras a la selección rusa, después hay que superar a un portero de nivel y buenas prestaciones como Mitryushkin. Quizás no hay nombres conocidísimos en la élite, pero se han ganado a pulso estar en la final. Es un paso más hacia el camino que lleva a su Mundial de 2018.

Mitryushkin Khomuka Rusia sub-19 Marcadorint

Mitryushkin, portero y capitán de la selección rusa.
Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*