Australia, el alivio de Perú

Sainsbury Zwolle Australia - Focus

Exigida al máximo, Australia saltó al césped de Sochi dispuesta a gobernar el partido y consciente de la necesidad de obtener una victoria para exprimir todas sus opciones de acceder a los octavos de final. Ganar no les aseguraba nada a los Socceroos, pero sí trasladaría todo el interés al Dinamarca-Francia, donde un triunfo galo hubiese apretado hasta el extremo la pelea por la segunda plaza del Grupo C. Sin embargo, ni lo uno ni lo otro: la selección dirigida por Bert van Marwijk no pudo superar a Perú, y Deschamps y los suyos tampoco doblegaron a Dinamarca. En definitiva, australianos y peruanos hacen las maletas. Los segundos ya eran conscientes de ello y al menos dejan la Copa del Mundo con el dulce sabor de la victoria.

Perú no necesitó masticar demasiado su juego ofensivo antes de anotar el primer tanto del encuentro, más bien todo lo contrario. Paolo Guerrero bajó al piso un desplazamiento en largo desde la defensa, levantó la cabeza, observó la incorporación de Carrillo por el sector derecho del ataque y colocó con la precisión de un cirujano un centro óptimo que el extremo del Watford empaló al fondo de la red. El gol liberó a La Blanquirroja, oprimida tras dos partidos sin encontrar portería. Si ante Dinamarca y Francia los hombres del ‘Tigre’ Gareca habían perdonado en exceso en los últimos metros, contra Australia solo necesitaron media ocasión para colocarse por delante en el marcador.

Australia 0
Perú 2
 (Carrillo 18′, Guerrero 50′) 

Australia vs Peru - Football tactics and formations

La reacción aussie no tardó en producirse, aunque no se trasladó al marcador. Rogic, muy participativo entre líneas, filtró un par de pases interesantes entre la defensa peruana, pero ni Kruse ni Leckie agobiaron a Gallese con sus remates. Mooy, el futbolista más cerebral de cuantos dispone Van Marwijk, también quiso dejar su sello. El problema para Australia se diagnóstico en el frente del ataque, donde Juric no preocupó demasiado al tándem formado por Santamaría y Ramos.

El segundo tiempo trajo consigo una serie de variantes interesantes que tampoco alteraron el escenario: Perú abandonó el 4-2-3-1 y pasó a cerrar en 4-3-3, Australia le dio minutos a la joven perla Arzani y al legendario Tim Cahill… y antes Paolo Guerrero ya había cortado de raíz cualquier intento de remontada del representante asiático. El ‘9’, asistido por Cueva, recogió la pelota en el área e hizo un escorzo entre los centrales para rematar el esférico de manera acrobática y con su pierna izquierda al fondo de la red. El gran ídolo de la hinchada peruana lo celebró con jubilo, el mismo que mostraron sus compatriotas en las gradas antes, durante y después del partido. Quizá por ellos Perú se empleó a fondo, aunque su propuesta resultase radicalmente contraria a la mostrada en los dos anteriores encuentros. Los sudamericanos cedieron metros y presencia con el esférico en aras de hacerse fuertes al contragolpe. Y el planteamiento funcionó a la perfección.

Australia, empobrecida tras la salida de Postecoglou del banquillo el pasado mes de noviembre, se despidió por la puerta de atrás de un Mundial en el que malgastó la oportunidad de repetir lo logrado en Alemania 2006: acceder a los octavos de final. Los Socceroos deben hacer autocrítica, porque su crecimiento parecía claro y de un tiempo a esta parte la línea ascendente se ha detenido.

Mathew Leckie of Australia during the International Friendly match at Craven Cottage, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 27/03/2018
A Mathew Leckie le faltó acierto en los últimos metros para superar a Gallese (Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*