Australia repite

Australia - Focus

Australia saltó al Newcastle Stadium decidida a rematar la semifinal en la primera media hora. Como si tuviese prisa por finiquitar el trabajo y certificar el pase a la final de su Copa de Asia. Casi como si tuviese que remontar un resultado adverso en una eliminatoria a ida y vuelta. Consciente de que los Emiratos Árabes Unidos habían gozado de un día menos de descanso y recorrido más kilómetros hasta el escenario del partido. Consciente de que su rival había jugado una prórroga y un cruce muy duro ante Japón el pasado viernes. Australia salió a arrasar todo lo que se cruzase su camino en los compases iniciales de la semifinal. Y vaya si lo logró. Los Socceroos volaron en Newcastle y pasaron por encima de una desconcertada selección de EAU en los primeros minutos. Cuando el equipo del Golfo despertó, se encontraba 2-0 por debajo en el marcador.

Arrolló Australia a Emiratos Árabes Unidos porque fue especialmente intensa y se mostró certera de cara a portería. La selección de Postecoglou atacó con mucha gente, clavó a los laterales muy arriba y empujó sin piedad. Leckie y Kruse desequilibraban por fuera y sorprendían por dentro mientras Luongo y Milligan pisaban el área de Naser. Australia plantó a muchos futbolistas en campo rival, lo que le permitía recuperar el balón rápidamente cada vez que lo perdía. Todo el equipo acompañaba en una presión agresiva y ambiciosa, con las líneas especialmente adelantadas, lo que cortocircuitó a Emiratos Árabes Unidos en los primeros compases. No lograban salir, por mucho que bajara Omar Abdulrahman a echar una mano.

“Será simplemente mover el balón rápido, que los jugadores se muevan. Y tan pronto perdamos el balón, tratar de recuperarlo y ahogarlos”.

Sainsbury, central australiano, en la previa del encuentro.

Australia vs EAU - Football tactics and formations

Disposiciones iniciales.

Así pues, pronto llegó el gol que reforzó el discurso australiano, pues Sainsbury cabeceó absolutamente solo en el corazón del área a la salida de un córner a los tres minutos de encuentro. Al cuarto de hora, Davidson amplió la diferencia en una jugada llena de rebotes dentro del área después de que la zaga del Golfo no atinara a despejar un centro lateral, lo que permitió a Luongo asistir al lateral socceroo para que definiera con clase. Ambos tantos llegaron en una de las especialidades australianas, una de las facetas en las que son claramente superiores al resto en la Copa de Asia: el juego aéreo. El primer gol fue un remate directo y el 2-0, una segunda jugada a partir de un centro desde la derecha que provoca el caos en el área del adversario. Australia sometió a los Emiratos Árabes Unidos y le pudo infligir más daño en ese tramo de partido, con el adversario completamente noqueado.

Le costó entrar en el partido a los Emiratos Árabes Unidos, aunque los del Golfo se recompusieron antes del descanso. Sobre todo a partir de dos figuras. La primera, el delantero Khalil, que estiró a su selección con desmarques profundos y caídas a banda. El ariete emiratí actuó solo de inicio en punta, con Mabkhout tirado a la izquierda, y remató al poste en una jugada que pudo cambiar el rumbo del encuentro. La segunda pieza relevante en Emiratos Árabes Unidos fue Omar Abdulrahman. El talentoso centrocampista partía desde la banda derecha, pero participó mucho en el juego del equipo. Pidió el balón en los momentos más delicados y no se escondió en ningún instante. No siempre acertó, cierto, pero demostró una gran personalidad en un escenario complicado. Tomó algunas malas decisiones y en ocasiones fue más efectista que efectivo, pero Omar mantuvo la fe durante gran parte del encuentro y su confianza terminó por contagiar a sus compañeros ante un rival superior en lo futbolístico y también en lo físico. Aun así, Emiratos Árabes Unidos llegó al descanso sin inquietar demasiado a Ryan y con la sensación de que Australia pudo sentenciar el partido de haber durado más su fase de inspiración.

Omar Abdulrahman Jazraw CC3.0 EUA UAE Emiratos Árabes Unidos

Omar Abdulrahman, la estrella de EAU. Foto: Jazraw.

El guion cambió en la segunda mitad. Emiratos Árabes Unidos dio un claro paso al frente, dejó a Mabkhout acompañando a Khalil en punta de ataque y se hizo con el control del esférico durante largas fases del segundo periodo. Imprimió mayor velocidad a la circulación de balón y al fin y al cabo le quitó la posesión a Australia, que hasta el descanso se había sentido más cómoda. Intervino Omar Abdulrahman más cerca del área rival y las sensaciones del combinado emiratí mejoraron. Incrementó la sensación de peligro de la selección del Golfo, pero en realidad Ryan no terminó parando demasiado más que en la primera parte. EAU merodeaba el área australiana, Omar veía el partido de cara, pero sus pases no encontraban a sus compañeros. O bien Mabkhout caía en posición de fuera de juego o bien aparecía una pierna australiana para alejar el peligro. Defendió muy bien Australia, con una notable actuación de su pareja de centrales, formada por el goleador Sainsbury y Spiranovic, campeón de la Champions Asiática con el Western Sydney Wanderers que volvía al once inicial tras perderse el partido de cuartos por sanción.

Postecoglou, al ver que su selección había perdido el control del balón, reforzó el centro del campo con la entrada de McKay e introdujo a Juric, otro miembro del WSW campeón de Asia, para amenazar al contraataque en lugar de un discreto Tim Cahill, muy lejos de su mejor nivel en el choque de semifinales. Con el paso de los minutos, seguía sin llegar el gol que metiese a EAU de verdad en la contienda, un tanto que hiciese entrar en pánico a Australia. Quizás tenía razón Sainsbury cuando afirmó antes del encuentro que no creía que los EAU tuviesen piernas y fuerzas para aguantar 90 minutos ante los Socceroos. En los últimos compases se esfumó la fe de los emiratíes, Omar Abdulrahman empezó a perder balones en zonas peligrosas y los australianos gozaron de alguna oportunidad para rematar un encuentro precioso. Aunque el choque terminó con el 2-0 que ya presidía el marcador a los quince minutos. Australia jugará la final de la Copa Asia por segunda edición consecutiva. Tienen cuentas pendientes con Corea del Sur.

Creo que tenemos una gran oportunidad para cambiar la manera como la gente mira al fútbol en Australia y somos consciente de ello”, Trent Sainsbury.

Postecoglou Australia - Focus

Ange Postecoglou ha cambiado la cara del fútbol australiano en pocos meses. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Australia debia de ganar este partido bien y lo ha hecho cosa que todavia estara sobrevolando sobre las cabeza de los nipones eliminados en un partido en los que se gana una de 200 veces . EAU debe de estar contenta con el gran campeonato que ha hecho y Corea del Sur no tiene la presion que va a tener Australia y para ellos es un punto a favor o en contra ya que los canguros van a estar arropados por unos 70.000 australianos y quieren ganar en su casa.
Gran partido , gran escenario ,mala hora pero bueno habra que verlo…..

Mi compañero Dani y yo estamos viviendo con mucho interés esta Copa de Asia -hasta el punto de sacar el móvil en plena clase para seguir las evoluciones del Australia – Emiratos Árabes Unidos-. La Final entre el equipo de Ange Postecoglou y una competitiva Corea del Sur será un magnífico broche para un Torneo en ascenso. Yo voy con los australianos, sobre todo porque arriba tienen a un tal Tim Cahill que es una auténtica leyenda.

Deja un comentario

*