Avanza la Jamaica más pragmática

Schafer Jamaica - Focus

Los cuartos de final con acento del Caribe -primera eliminatoria puramente caribeña en la historia de la Gold Cup- entre Jamaica y la sorprendente Haití tuvieron un guión insospechado. Los Reggaeboyz cumplieron con su papel de favoritos en el igualado choque pero los haitianos causaron muchos más problemas de los previstos a la selección de Winfried Schäfer llegando a dominar el encuentro en muchas fases del juego. Pero acusaron la falta de puntería en los metros finales y serán los jamaicanos los encargados de disputar la semifinal -segunda en su historia, han pasado 17 años desde la última- ante la favorita y anfitriona selección norteamericana.

Salió Haití con una línea defensiva de cuatro hombres y un centro del campo muy poblado con cinco. Dejando solamente a Nazon descolgado. La intención de su seleccionador, el francés Marc Collat, era reducir los espacios y tratar de imponer el poderío físico de su selección -un aspecto donde los de Schäfer solían superar a su rivales en los anteriores partidos-.

Jamaica se puso por delante en el marcador con un tanto precoz de Barnes poco después de cumplirse los primeros cinco minutos de partido. Austin, timón de la selección jamaicana, abrió el juego a Dawkins, que desde la derecha la puso para que Barnes cazara la pelota y tras armar la pierna diestra superó a Placide metiéndosela por debajo de la piernas del guardameta haitiano.

“El seleccionador me venía pidiendo que chutara más. Cuando me vi prácticamente solo en el área pensé en pegarle fuerte y raso, y eso hice”. Giles Barnes sobre el único gol del partido.

Los jamaicanos más optimistas fantaseaban con una hipotética goleada. O, al menos, un dominio más evidente del que realmente se vio en el M&T Bank Stadium de Baltimore. La selección de Haití empezó por hacer suya la posesión del balón. No hubo discusión: durante los primeros 45′ los haitianos disfrutaron de múltiples de ocasiones para empatar pero malograron todas y cada una de ellas. Cuando no era el bueno de Thompson con sus grandes reflejos, era el palo de la portería el que evitaba el regodeo de la selección haitiana.

Los de Schäfer acabaron agradeciendo el silbato del colegiado que marcaba el descanso. Su selección se había conformado con neutralizar el vendaval ofensivo del rival tras marcar en la primera -y prácticamente única- ocasión clara de gol. Y esa diferencia en la efectividad de las dos selecciones acabó inclinando la balanza del partido hacia los intereses de los Reggaeboyz.

El capitán Morgan cuajó un buen partido en defensa. Foto: Focus Images Ltd.
El capitán Morgan cuajó un buen partido en defensa. Foto: Focus Images Ltd.

No permitieron en el segundo tiempo que Haiti continuara llevando el ritmo. Jamaica comenzó a tener más la pelota. El rol de Austin cambió de recuperador a iniciador del juego. Morgan y Héctor -pareja de centrales habitual en los planes de Schäfer- adelantaron unos metros su posición y esto dio resultados en pocos minutos. No resultado en forma de goles pero sí en cuanto a dominio del juego. Era percibible la mejora.

Psicológicamente Jamaica necesitaba sentirse capaz. Demostrarse a sí misma que el gol inicial no era fruto de la casualidad. Y, durante muchos minutos del segundo tiempo, lo lograron. Hasta que el marcador se acercó al noventa y Haití se lanzó a por el empate. Intentos desde fuera del área, jugadas de estrategia y balones laterales que centraban o sus laterales -sobre todo el diestro, Alcenat- o sus hábiles extremos -Mauricie y Guerrier-.

Acusó la falta de pegada Haití y, precisamente, Jamaica avanzó a semifinales gracias a su acierto de cara a puerta. Schäfer no pareció muy contento con el rendimiento de sus hombres a lo largo del partido pero, al fin y al cabo, el planteamiento que deberán emplear ante los Estados Unidos será similar. La versión más contragolpeadora de Jamaica será necesaria para superar a los de Klinsmann, y evidentemente la efectividad mostrada en este choque ante Haití.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*