Lección aprendida

England U21 head coach Gareth Southgate (r) during the England U21 Training at Rockliffe Park, Darlington
Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782
29/03/2015

Se debate mucho en Inglaterra acerca de la relación entre la selección absoluta y la sub-21, y el empate a cero de los futbolistas dirigidos por Gareth Southgate ante Bosnia-Herzegovina sub-21 pone de nuevo el foco de atención en este habitual conflicto. El combinado inglés se trasladó a Sarajevo para disputar un partido clave de cara a obtener la clasificación para la Eurocopa Sub-21 de 2017. Inglaterra no había cedido ni un solo punto en un choque de esta índole en los últimos dos años, pero sabía que esta iba a ser una prueba complicada para sus intereses. Jugó en un estadio casi desierto contra un rival organizado y físico. En paralelo, Roy Hodgson, seleccionador absoluto, se encuentra en Alicante junto con los convocados para enfrentarse a España en un choque sin nada en juego más allá de las sensaciones y el prestigio asociado a este tipo de duelos contra rivales de gran entidad.

El once titular de la sub-21 ejemplificó a la perfección las dificultades para confeccionar una alineación de garantías con futbolistas con cierto bagaje en la categoría: Dominic Iorfa, Jack Stephens y Dominic Solanke debutaron y tuvieron la misión de reemplazar a varios jugadores lesionados (Jordon Ibe, Nathan Redmond y Tyias Browning) y a otros incluidos en la lista de la selección absoluta (Eric Dier y Dele Alli). La progresión espectacular de Harry Kane o Raheem Sterling es innegable y lógicamente ambos merecen jugar con la absoluta, pero que Alli y Dier ya hayan dado el salto al primer nivel internacional es algo más inesperado. Ambos han firmado buenas actuaciones con el Tottenham en este inicio de temporada, pero ninguno de los dos ha alcanzado el nivel de Harry o Raheem. Ninguno de ellos será protagonista con Hodgson y sí habrían sido imprescindibles en Sarajevo.

Solanke Inglaterra Chelsea - Focus
Dominic Solanke. Foto: Focus Images Ltd.

Inglaterra arrancó con ímpetu, pero chocó contra un muro defensivo bien armado. Ruben Loftus-Cheek, que ya no disfruta de las oportunidades que desearía en el Chelsea, mandó en el mediocampo pero no logró ser determinante. Los centrales lo buscaban en corto y él desplazaba la pelota en largo buscando a Solanke, su compañero en el Chelsea (cedido esta temporada al Vitesse Arnhem). La zaga local aguantó los ataques frontales de los ingleses e interceptó los pases filtrados hacia los atacantes sin excesivas complicaciones. En realidad, la mayor amenaza inglesa llegó a partir del balón parado y en particular gracias a la precisión en el golpeo del capitán, James Ward-Prowse. Aun así, los visitantes no consiguieron crear ocasiones claras en el primer tiempo.

Bosnia creció en confianza con el paso de los minutos. Armin Cerimagic causó problemas desde ambas bandas y forzó una intervención extraordinaria de Jordan Pickford. Además de resistir en defensa, Bosnia mostró un nivel de dureza elevado que convirtió el choque en un partido particularmente difícil para los ingleses. Southgate se quejó repetidamente al colegiado de la agresividad local, pero a la postre sería su equipo quien recibiría el castigo más severo: uno de los debutantes, Stephens, fue expulsado tras recibir dos tarjetas amarillas en un espacio de tiempo de solo tres minutos. No tuvo demasiada fortuna en la acción que acabó desembocando en la primera cartulina, pues la reacción del jugador bosnio a su entrada quizá fuese desproporcionada; sin embargo, la obstrucción a Cerimagic que derivó en la expulsión fue un error claro producto de su inexperiencia. 

England U21 head coach Gareth Southgate during the England U21 Press Conference at Rockliffe Park, Darlington Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 29/03/2015
Gareth Southgate. Foto: Focus Images Ltd.

Stephens recordará su debut con sabor amargo e Inglaterra pierde dos puntos y la oportunidad de dar uno o dos pasos hacia delante. Algunos de los futbolistas más prometedores del país no viajaron a Sarajevo porque disfrutarán del amistoso contra España, siendo privados así de una experiencia muy valiosa en su desarrollo dentro del fútbol profesional. Es importante que las selecciones absolutas edifiquen su futuro, pero dar el salto a las primeras de cambio no siempre es el camino más corto para los chicos que quieren consolidarse en la élite. 

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*