Brasil gustó, Uruguay creyó

Neymar abrió la lata desde el punto de penalti. Foto: Focus Images Ltd.

Prácticamente por primera vez desde el regreso de Dunga al banquillo, gustó Brasil en un partido de máxima exigencia ante Uruguay. Gustó por juego, sobre todo en una primera media hora trepidante y repleta de ritmo, pero una vez más se vio superada en lo mental por un cuadro charrúa que tenía de vuelta a Luis Suárez y con él se cree capaz de ganar cualquier partido.

Solo 42 segundos había tardado la canarinha en adelantarse, mostrando las que iban a ser las bases de su ataque: desborde por fuera (Willian en este caso) y llegada de varios futbolistas desde atrás (Douglas Costa en el segundo palo). Y es que Brasil no buscó estar en ataque, buscó llegar, con Neymar como falso nueve, dos extremos ligeros y habilidosos que se movieron hacia dentro para dejar el carril a Alves y Filipe y Renato Augusto pisando área desde la posición de enganche.

 Douglas Costa anotó a los 40 segundos. Foto: GetttyImages.

Así, aprovechando la falta de fluidez uruguaya en la circulación y la capacidad de robo adelantado del doble pivote (Luiz Gustavo – Fernandinho) y de David Luiz, Brasil atosigó durante los primeros 30 minutos, anotando dos goles (Renato Augusto hizo el segundo) y mostrándose muy superior a su rival.

Sin embargo, si Uruguay lleva más de un lustro compitiendo contra cualquier equipo no es por casualidad. Con una defensa muy lastrada por las bajas en la que no estaba ninguno de los cuatro titulares (faltaban Maxi, Godín, Giménez y Cáceres), la Celeste ya mostró personalidad para intentar tener un poco la pelota antes del 2-0 y respondió rápido a ese gol por mediación de Cavani. Impreciso y desordenado muchas veces, el del PSG se vuelve letal cuando tiene opción de rematar en el área y aprovechó su primera oportunidad para fusilar a Alisson tras dejada de Sánchez de cabeza.

Uruguay se acordó ahí de que tenía en punta a dos de los mejores delanteros del mundo y de que, con poco, le podía hacer mucho daño a Brasil. Casi dos años después de su último partido en la selección, Suárez regresó como siempre y generó ventajas en cada balón que tocó.  Prácticamente en la primera oportunidad que tuvo de rematar, cruzó con la izquierda para poner el 2-2 a la vuelta del descanso.

 Suárez volvió a lo grande. Foto: GettyImages.

Desde entonces, 40 minutos de mayor calma, pues Uruguay se paró un paso más atrás y Brasil se vio obligada a atacar en posicional. Sufrió entonces la verdeamarela, por falta de calidad en la base y también la creciente ansiedad por desperdiciar en casa una ventaja de dos goles.

Pasó mucho menos que en el primer tiempo, con un disparo de Coutinho -había ingresado por Fernandinho- como mejor acción de Brasil y un remate claro de Suárez que sacó Alisson como la respuesta charrúa.

Tras este resultado, ambos continúan en zona de acceso al Mundial 2018 con cinco jornadas disputadas: Uruguay es 2ª con 10 puntos y Brasil 3ª con 8.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*